Humanidades digitales

Humanidades digitales

Un nuevo campo para la investigación y la acción.

 

Es común ver cómo la tecnología se ha puesto al servicio de las distintas áreas del conocimiento para mejorar sus logros y aplicaciones. Las ciencias médicas, las ingenierías y hasta las artes se han beneficiado de los últimos adelantos, pero ¿qué pasa con las ciencias sociales y humanas?

Las ciencias sociales y humanas, que eventualmente aparecen en categorías separadas, pero que en general se refieren a las ciencias dedicadas a estudiar la forma en que el hombre se relaciona con otros y con la sociedad. Dentro de ellas se cuentan disciplinas como la historia, antropología, sociología, ciencias de la comunicación, geografía, psicología, derecho y lingüística. Todas ellas con objetivos claros, pero con necesidades de métodos y herramientas más acordes con el desarrollo de la sociedad contemporánea.

En 1949, un sacerdote se dio a la tarea de elaborar un ‘índice de concordancias’ en la obra de Santo Tomás y autores relacionados. El objetivo de este índice es identificar y categorizar las palabras utilizadas dentro de un texto, de acuerdo con la frecuencia de uso y el contexto en que son aplicadas. La tarea resultaba impensable por los escasos recursos humanos y el grueso de contenidos a analizar. Unos cuantos años después, el Padre Buso decidió contactar a IBM para saber si las incipientes computadoras de válvulas de vacío podían ayudarlo en su tarea.

De la alianza entre las necesidades de las ciencias humanas y las herramientas ofrecidas por las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) surgió lo que se conoce como Humanidades Digitales (HD).

“Las Humanidades Digitales es un término que engloba este nuevo campo interdisciplinario que busca entender el impacto y la relación de las tecnologías de cómputo en el quehacer de los investigadores en las humanidades”, según las presenta Isabel Galina en la Revista de la Unam.

Se entiende a las Humanidades Digitales como un nuevo campo del conocimiento, que atado a las distintas ciencias y disciplinas puede ser fuente de herramientas y métodos para la recopilación, análisis y difusión de resultados.

Isabel Galina, Presidente de la Red de Humanidades Digitales de México, señala entre los objetivos de este campo:

  • Crear bases de datos con recursos digitales relevantes para las Humanidades. Esto incluye la captura, estructuración, documentación, preservación y diseminación de los datos.
  • Desarrollar metodologías que permitan generar nuevos elementos derivados de estos datos.
  • Generar investigación y conocimiento para incrementar nuestra comprensión en las Humanidades.

Aunque distintas en apariencia, el principio bajo el cual se desarrolla Internet y toda una serie de recursos atados a ella, resulta tener la respuesta a las necesidades de los investigadores en ciencias sociales y humanas: categorías de información.

En el ciberespacio, frente al infinito de contenidos que circulan, categorizar la información es fundamental para que esta sea encontrada y en el mejor de los casos goce de reconocimiento y sea accesible al mayor número de visitantes. Los lenguajes de programación para el desarrollo de software, aplicaciones y sitios web, se basan en las categorías de información para agrupar y ejecutar acciones, como podría ser mostrar contenidos o combinar una serie de factores aleatorios para dar por resultado el número de veces que cierto tipo de personas se interesa por una imagen, para dar un ejemplo.

Justamente esa capacidad de generar bases de datos, categorizadas y susceptibles de ser cruzadas y analizadas, es el mayor recursos para los humanistas en su intento por comprender al hombre y sus relaciones en el mundo análogo y digital, de ahí que las Humanidades Digitales estén cobrando cada vez más fuerza y ya estén empezando a ser ofrecidas como especialidades académicas.

Observatorios, centros de documentación, bibliotecas digitales y todo tipo de bases de datos, hacen parte de los resultados de las Humanidades Digitales. Aunque gran parte de estas iniciativas no están atadas al discurso de las HD, pero si se alinean con su objetivo principal de agrupar información especializada y facilitar el acceso a los investigadores a los recursos de información disponibles.

El Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia son los pioneros en el camino de las Humanidades Digitales; en América Latina se ven los primeros esfuerzos en países como México. La Universidad de California (UCLA) desarrolló el Manifiesto 2.0 de las Humanidades Digitales, que sienta las bases para el desarrollo de las HD, así:

“Las humanidades no son un campo unificado sino un conjunto de prácticas convergentes que exploran un universo en el que: A) lo impreso no es ya el medio exclusivo o normativo a través del cual el conocimiento es producido y/o diseminado; al contrario, lo impreso es absorbido en nuevas configuraciones multimedia; y B) las herramientas, técnicas y medios digitales han alterado la producción y diseminación del conocimiento en las artes, las humanidades y las ciencias sociales”.

Para Colombia existen escasos pero significativos ejemplos de cómo se ha avanzado en este campo. La Biblioteca Luis Ángel Arango fue la única iniciativa latinoamericana en ser nominada a los Premios Humanidades Digitales donde ocupó el segundo lugar en la categoría de audiencias públicas, gracias a su Biblioteca Virtual con más de cuarenta mil visitas diarias y una serie de proyectos y colecciones especiales.

Visto 3501 veces
Adriana Molano

@amolanor

Diectora de contenidos
Corporación Colombia Digital

Especialista en Comunicación y Cultura de FLACSO; estratega de comunicación para proyectos de apropiación tecnológica en áreas empresariales, sociales y culturales. Es Asesora de Comunicaciones y Contenidos para distintos proyectos de la Corporación Colombia Digital.