Valora este artículo
(1 Voto)

Oscar Andrade

Entrevista a Oscar Andrade productor y director de cine, animador y profesor colombiano. Creador de Jaguar Taller Digital y del festival de animación LOOP. Nos habla acerca de la producción de la película de animación en 3D: ‘Pequeñas Voces’, desde su papel en ella hasta su desarrollo.

pequenas-vocesLOOP: ¿Cómo fue la creación de la historia y la vinculación de distintas situaciones que se complementan y relacionan  entre sí, con momentos plasmados en la unión entre documental y argumental?

Oscar  Andrade: el largometraje animado ‘Pequeñas Voces’, se basa en el cortometraje homónimo que realizó Jairo Carrillo en el 2003, en el cual se mostraban las historias de cuatro niños de forma episódica, sin mezclarlas y estéticamente más basadas en sus dibujos.

En el largometraje, aunque la idea sí era conservar la estética naïve del dibujo infantil, sabíamos que debíamos agregarle no solamente un diseño más profesional, sino que también teníamos que escoger los personajes con mayor cuidado y trenzar sus historias, de manera que la película tuviera la estructura de un argumental, a pesar de estar basada en testimonios documentales.

Históricamente el documental siempre ha tomado elementos del argumental. Por ejemplo, en ‘Nanook el esquimal’, de Robert Flaherty (que se considera el primer documental de la historia del cine) Nanook, personaje real, actuaba sus propias situaciones bajo la dirección de Flaherty. En el caso de ‘Pequeñas Voces’,  considero que agregamos creativamente una parte importante de la historia, por lo que podría decir que es 50 por ciento argumental y 50 por ciento documental.

 

LOOP: Hábleme de la creación del story board y ¿cómo se define la parte conceptual de la película?

O.A: aunque Jairo Carrillo llegó a Jaguar con un guión escrito, después de una decisión conjunta tuvimos que replantearlo por completo. Las voces de los testimonios serían la base de la narración, decidimos escoger sólo cinco personajes (después quedaron cuatro) de los once que planteaba el guión.

En lugar de utilizar nuevamente un guión escrito, se editó digitalmente el audio de las historias de los cinco personajes principales. Basados en estos audios, se dibujó el story board con un estilo gráfico supremamente simple y finalmente, se agregaron escenas completas que, como la de la desolación del pueblo después de la guerra o la escena de la misa, nunca fueron narradas por los niños.

Durante la creación del story board se desecharon secuencias completas, porque se probaron animaciones metafóricas o alegóricas que, aunque pensamos que podían aportar a la narración, finalmente, decidimos eliminarlas para darle unidad y realce a la historia principal.


LOOP: ¿Cómo fue la organización al interior de la producción, cuáles fueron los papeles del equipo y quiénes participaron en su creación?

O.A: en cualquier producto audiovisual y sobre todo, en un largometraje animado la organización es crucial. En este caso, aunque la producción de ‘Pequeñas Voces’ fue ambiciosa, contó con un equipo reducido de personas (en total unas 25 y nunca más de ocho al tiempo) permitiendo que el ambiente laboral no sea tan burocratizado, como puede suceder en una producción de Pixar o Dreamworks, las cuales pueden pasar de 300 personas para realizar una sola película.

En ‘Pequeñas Voces’, el aporte creativo de cada uno de los artistas que participaron incidió en su resultado final. Yo lo comparo con los métodos de creación colectiva utilizados por el teatro La Candelaria en Bogotá, en los cuales el director funciona más como un coordinador, alguien que facilita y da integridad a la obra, pero que no necesariamente toma todas las iniciativas.

Otro elemento particular de la producción es que en su mayoría, las personas que participaron fueron mis alumnos de la universidad o habían tomado cursos libres en Jaguar antes de hacer parte del equipo. Esto fomentó un ambiente de investigación y aprendizaje único, que a mi parecer, se evidenció en el resultado final.


LOOP: ¿Cómo fue el proceso y duración de las etapas de producción?

O.A: se escanearon alrededor de 500 dibujos, entre los cuales habían diseños de los niños y niñas entrevistados. Tuvimos una revisión inicial de todas las grabaciones de voces testimoniales y vídeos de psicólogas que analizaban los dibujos de los niños.

También vimos películas de animación que abordan temas similares, en especial ‘Mi vecino Totoro’ del director Hayao Miyazaki y ‘La tumba de las luciérnagas’ del director japonés Isao Takahata. Esta última fue muy importante ya que el argumento se basa en dos hermanos, de 12 y 3 años aproximadamente, que mueren en Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

En estos procesos y en el story board tardamos seis meses. Es importante tener en cuenta, que sin un buen story board, el fracaso de la película será casi seguro. La producción de animación duró alrededor de tres años. El render tardó cuatro meses y la conversión a estereoscópico tardó alrededor de tres meses.


LOOP: Hábleme de la estética y look que tiene la película, ¿cómo se diseñaron los personajes, fondos y ambientes? ¿Qué referencias se tomaron y cuál es la propuesta final que surge?

O.A: los dibujos de los niños sirvieron como inspiración para Karolina Villarraga, diseñadora de la Universidad Nacional que hizo el diseño de personajes y todo el arte incial. Desde el comienzo sabíamos que los personajes serían 2D y toda la composición se realizaría en 3D (para el caso se utilizaron Adobe Flash y Autodesk 3dsmax).

Después de muchas pruebas, decidimos que los personajes principales llevarían contornos duros y enfocados de tipo vectorial, y los figurantes y extras tendrían una estética más parecida a los dibujos originales de los niños, con muchos errores, perspectivas descasadas y rasgos indefinidos. Creo que fue una decisión acertada, ya que dio mayor foco a las acciones de los  personajes principales.

En cuanto al 3D, considero que el trabajo de Ricardo García en la dirección de fotografía de toda la película no solo fue destacable, sino una tarea impresionante, si contamos los 800 planos que la componen y que fueron iluminados uno por uno.


 LOOP: ¿Cómo influye el color en la narración y la dramaturgia; cómo se emplean las propiedades narrativas de la estética del color y su impacto psicológico dentro del espectador?

O.A: por tratarse de cuatro historias mezcladas, desde el inicio tuvimos un color base para cada una de ellas. La niña tiene una paleta de color predominantemente rosada, los elementos relacionados con el niño guerrillero tendían todos al verde (también por estar en el monte), el niño de los perritos se orientó más al color rojo, y para el niño que sufre la explosión, mayormente colores azules. De no ser así, el espectador se perdería rápidamente entre una historia y otra.

Todo en animación se construye desde ceros, así que cada elemento juega un papel fundamental en la historia. El color es uno de los componentes básicos de arte pictórico y como tal, siempre debe ser planeado con detalle para comunicar exactamente lo que se quiere. En esta labor tanto Karolina como Adela Manotas (directora de arte) jugaron un papel primordial.

 

LOOP: ¿Quiénes estuvieron encargados de realizar la mezcla de sonido y musicalización en esta animación? ¿De qué manera aporta a la narración de la historia, el diseño de audio?

pequenas-voces-conceptoO.A: el diseño sonoro estuvo a cargo de la compañía Songo. Creo que el trabajo musical está a la altura del diseño gráfico y no sólo complementa, sino que le da profundidad y dramatismo. En especial, me gusta mucho la canción principal, que se queda en la cabeza del espectador al terminar de ver la película, ya que todas las voces de los niños fueron pensadas siempre como voz en off, es decir, no parecen salir de las bocas de los personajes, sino que hacen parte del fondo sonoro.

Para los personajes se utilizó una jerga o palabras que no dicen nada, pero ayudan a quitar la sensación de narración muda que la voz en off le imprime.

El sonido inunda al espectador sobre todo en una sala de cine, donde se puede jugar con la espacialidad del lugar a través del sistema Dolby, y creo que Songo logró un gran trabajo en este sentido.

 

LOOP: ¿Qué papel tienen las voces de los personajes?

O.A: son la base de la película. Sin la manera inocente y expresiva que los niños escogidos le entregan a la historia, no hubiéramos tenido largometraje. Que sea el momento de rendir un homenaje a la perseverancia y tenacidad de estos niños anónimos. Espero que hayamos rescatado adecuadamente el espíritu de sus palabras.


LOOP: Cuéntenos acerca del papel de Jaguar Taller Digital y LOOP.LA en la creación de este largometraje animado.

O.S: Jaguar se arriesgó tremendamente al crear una película con recursos muy limitados, gracias a su enfoque como taller digital es decir, una empresa en la que  se investiga y aprende,  convirtiéndose en parte de su filosofía y misión. Otras empresas de mayor tamaño no lo lograron antes, porque querían ante todo producir con millones de dólares, poniendo de antemano límites que no tienen nada que ver con el arte, que es lo que a nosotros nos importa realmente.

Loop, el festival pionero en animación y videojuegos que creamos en el 2003, nos permitió tener una convocatoria más amplia para la consecución de personal y, en conjunto, impulsar el arte de la animación que había sido relegado totalmente en años anteriores por la imagen real.

También a través de Loop tuve personalmente un aprendizaje importante, ya que la mayor parte de invitados han sido profesionales de la animación en Latinoamérica, me enteré de los presupuestos y métodos de trabajo que se manejan en nuestra región, los cuales guardan una distancia tremenda con Hollywood. Esto me tranquilizó y me hizo entender que no es necesario tener un presupuesto inalcanzable para sacar adelante un proyecto de largometraje, sino que la estrategia fundamental es utilizar una estética e historia adecuadas.

 

LOOP: ¿Qué papel tiene esta producción dentro del cine colombiano y cómo sirve de incentivo para quienes desean realizar largometrajes animados en Latinoamérica?

O.A: Colombia viene realizando animación dibujada y de stop motion desde finales de los años 60. La obra de Fernando Laverde, un esfuerzo aislado de hacer cine de largometraje para el público general, contrasta con la gran cantidad de comerciales publicitarios y presentaciones animadas que fueron la regla hasta años recientes, algo que fue modificado por la producción de la serie ‘el siguiente programa’ de Conexión Creativa.

Creo que ‘Pequeñas Voces’ destapa con fuerza un sector creativo que promete no sólo dar mucho trabajo a los colombianos, sino también abrir posibilidades de creación de historias diferentes que involucren nuevos temas y formas sorprendentes de contar y reflejar nuestra realidad.

En cuanto a Latinoamérica, nuestro cine se mueve entre dos vertientes: hacer películas de calidad internacional más orientadas a historias de tipo Hollywood que no parecen ocurrir en ningún lugar de Latinoamérica, ambientadas en Nueva York (“Gaturro” y la serie animada de “El chavo” tienen a mi parecer este tono). Y por otro lado, historias con fuerte color local, que muestran los acentos del idioma y particularidades del país en el que fueron creadas. A mi manera de ver,  ‘Pequeñas Voces’ se enmarca en este último grupo de películas, haciéndome valorarla aún más, ya que el mercado dominado por norteamericanos quiere hacernos parecer a todos como un gran México sin matices.

 

LOOP:¿Qué propuesta innovadora tiene esta película en comparación con otros largometrajes y películas que tratan estos temas al interior de la industria en nuestro país?

O.A: la visión de los niños es el principal aporte. En la guerra es difícil no tomar partido o evitar ser fanáticos de una fuerza armada o de su enemigos. Los niños en cambio, ven esto como una guerra aparentemente caótica y sin actores claros. Si fuera contada por adultos podría generar desconfianza o dar la impresión que somos sectarios, quitándole toda credibilidad a la historia.

Por otro lado, quizás por ser animación, se pueden contar historias que de otra manera serían ofensivas o grotescas si fueran realizadas con actores y escenarios reales.

 

LOOP: ¿Cómo es el proceso de preparación de las escenas para estereoscopia y adecuación de la película para ser proyectada en 3D?

O.A: este proceso estuvo a cargo de la compañía Brash 3D, donde Ricardo García y Adela Manotas trabajaron después de terminar su labor en Jaguar. Básicamente, se retocó escena por escena en 3dsmax para dar la impresión de profundidad. Vale la pena aclarar que la estereoscopía es una técnica anterior al cine mismo y surgió pocos años después de inventarse la fotografía, en el año de 1832.

Considero que el trabajo de Brash fue realizado con alto profesionalismo, pero realmente no modificó la puesta en escena original que se planeó,  a fin de dar profundidad y dramatismo a la historia, desde los movimientos de cámara hasta la escogencia de los encuadres y la coreografía de los personajes, trabajo realizado totalmente en Jaguar.

Actualmente, la conversión a estereoscopía se hace atada a licencias de marca, en este caso de la marca RealD, que es el sistema utilizado por la mayoría de teatros a nivel mundial y cobran un valor por las herramientas que permiten convertir las imágenes a su sistema.

 

LOOP: Podría hacer un paralelo entre el uso de recursos narrativos y el uso de recursos tecnológicos al interior de las producciones.

O.A: el arte se ha basado históricamente en la técnica. Los pintores del Medioevo y el Renacimiento en Europa conocían algo de química y en muchos casos, mezclaban sus propios materiales de pintura. El invento del lápiz fue una revolución para el dibujo. En Latinoamérica, quizás por desconocer casi por completo los orígenes de la tecnología que utilizamos diariamente, tendemos a mitificarla, a ponerla en un pedestal cuando realmente es solo una herramienta.

Lo fundamental aquí, es que el artista que domina con maestría la técnica puede darle la vuelta y llegar a realizar lo que su inspiración y su disciplina le provocan. ‘Pequeñas voces’ es un caso ejemplar, ya que con una técnica casi primitiva y utilizando computadores que no superan la configuración promedio, comunica de manera poderosa su historia. Es por eso, que aunque la técnica siempre sea la paleta del artista, debe estar al servicio de lo verdaderamente importante: la narración,  la cual dejará una recordación en el espectador por horas o días.

 

pequenas-voces-3dLOOP: ¿Qué impacto tiene y cómo aporta ‘Pequeñas Voces’ a los niños que sufren, que son víctimas y victimarios del conflicto interno del país?

O.A: creo que el cine siempre es político porque comunica una ética, una manera particular de ver el mundo. En este caso, la ética que nosotros quisimos resaltar es la siguiente: no importa cuánto nos haga sufrir la guerra o la situación de injusticia y desigualdad permanente que sucede en Colombia, siempre habrá lugar para la esperanza, la solidaridad y la unión familiar.

Aunque confío en el poder del cine para inspirar y modificar el pensamiento de la gente, no soy inocente. Sé, que a menos que sucedan transformaciones políticas y económicas desde el Presidente de la República hasta los escenarios menos importantes, quienes históricamente han destruido nuestra confianza y han malversado nuestros impuestos, ninguna película, ni siquiera la nuestra, podrá transformar un país completo.

Desde otro punto de vista, la gota rompe hasta la piedra más resistente si cae repetidamente sobre ella. Aunque ‘Pequeñas Voces’ no sea probablemente la gota que genere la ruptura, espero, que al menos horade la dura piedra de la desigualdad y el robo a que nos tienen sometidos nuestros ‘líderes’.

 

LOOP: Gracias a los testimonios de los niños que mantienen su ingenuidad, se expresa un punto de vista no político, resaltando el hecho que ellos no entienden ninguna de esas posiciones. ¿Cómo aporta esto a la visión que se tiene del conflicto?

O.A: la reconciliación y el olvido son la única salida. Como dice uno de los protagonistas: “nunca me puse a pensar quien fue, a quién echarle la culpa, quiénes fueron los culpables... Hay que echar para adelante, mirar más allá del muro que tengo aquí en frente...”

 

LOOP: ¿Qué tácticas como el tráiler y otro tipo de herramientas se usaron? ¿Cuál es el papel de estas como parte promocional de la película para su realización y promoción?

O.A: el tráiler es una pieza promocional de corta duración, normalmente no superior a dos minutos, que se edita a partir de la película terminada. En ‘Pequeñas Voces’ el primer tráiler fue editado por Juan Felipe Orozco, quien dirigió ‘Al final del Espectro’ y ‘Saluda al diablo de mi parte’ y fue utilizado para su participación en festivales. Más tarde, se realizaron otros tráileres adicionales con menos violencia explícita, para su distribución final en salas de cine comercial.

También se produjeron afiches, comerciales de TV, dummys de cartón para los lobbys de las salas, invitaciones, muñecos de trapo, cajas de chocolates, muñecos inflables, kits de prensa, DVDs de prensa. Esta labor fue coordinada por Jairo Carrillo y RCN, así como el trabajo de prensa y comercialización de la película, la cual es el 50 por ciento de cualquier proyecto empresarial y ‘Pequeñas Voces’  no puede escapar a ello si quiere tener éxito en las salas comerciales.

 

LOOP: ¿Cómo se ha logrado la participación de esta producción en festivales, cuáles son y qué reconocimientos ha recibido?

O.A: creo que el reconocimiento más importante hasta ahora ha sido concursar como Mejor Ópera Prima por el premio ‘León del Futuro’, en el Festival de Cine de Venecia de 2010. Hay que tener en cuenta que se presentaron casi mil  películas de todas partes del mundo para la muestra y sólo clasificamos once. Eso, es un premio a nuestra labor creativa, ya que no  éramos la única película animada de Venecia, sino además la única película colombiana que participó en ese año.

Ganar como Mejor Documental en el Festival de Cine de Cartagena del 2010 también me alegra muchísimo, porque esta película fue realizada por colombianos para colombianos, y Cartagena es el mejor reconocimiento que se puede recibir en Colombia para un cineasta.

Los demás festivales y premios recibidos los pueden consultar en la página oficial de la película en www.pequenasvoces.com

 

LOOP: ¿Cuál es su mensaje final?

O.A: el gobierno ha enfocado su labor en los últimos años a traer empresas extranjeras de animación como Pipeline en Medellín, que han llegado a tener la desfachatez de decir que son “el único estudio de animación” de nuestro país. Espero que en el futuro nuestros impuestos sean invertidos en las empresas nacionales, algo que no sólo genere riqueza económica rápida basada en la exportación, sino que nos permita a largo plazo crear obras artísticas ambiciosas que trasciendan el tiempo y nos ayuden a entender quiénes somos, cómo es nuestro país y cuál es nuestro lugar en el mundo.

Quiero soñar con una industria nacional de la animación y los videojuegos robusta, en la que los canales y el gobierno inviertan en el producto nacional.

El arte, es la manera que tiene una sociedad de soñar su futuro y si dejamos de creer en nuestra capacidad creativa, relegando nuestra labor a la de obreros sin cabeza que sueñan sueños extranjeros, podemos apagar e irnos.

 

Entrevista realizada por:
Antares A. Tepeu López Zúñiga

 

 

*AnimaTICes un espacio de contenidos digitales creado en coproducción entre LOOP y Corporación Colombia Digital el cual ofrece diversos recursos y materiales para el aprendizaje y acercamiento al mundo de la animación digital y los videojuegos.

Visto 4703 veces
Más en esta categoría: « Eugenio Recuenco Asoganat »