La seguridad, el gran reto mundial

Los debates realizados en los últimos días, en los que participan candidatos a las alcaldías y gobernaciones de todo el país tocan temas claves para el futuro de las ciudades: educación, salud, vivienda, infraestructura y seguridad en las calles. Sin embargo, se olvidan del mundo virtual, un aspecto que cada día toma mayor fuerza y que también es responsabilidad de las administraciones municipales, regionales y nacionales.
.
Los recientes ataques perpetrados por Anonymous (un grupo de usuarios no identificados en la red) muestran el gran poder que tiene Internet para construir o destruir la imágen de personas, empresas y organizaciones enteras, o para planear estrategias muy bien estructuradas que permitan el desarrollo exitoso de algún proyecto cuyo objetivo sea beneficiar a la comunidad.
.
En otras palabras, Internet es un ‘mundo virtual’ que está completamente ligado a los espacios físicos y a la vida diaria de las personas, por lo tanto, merece un destacado lugar en las agendas políticas de todo el mundo, incluidas las de candidatos a las alcaldías y gobernaciones de Colombia.
.
seguridad-digitalPero lamentablemente no es así, porque los discursos políticos giran en torno a los mismos temas: oportunidades, trabajo, salud, acceso a la educación, reducción de la pobreza, movilidad e infraestructura, entre muchos otros.
.
La seguridad generalmente va ligada a todos estos aspectos. “Mientras haya acceso a la educación y al trabajo, habrá menos jóvenes delinquiendo en las calles”, decía recientemente el candidato Enrique Peñalosa, durante su participación en un foro.
.
Pero ¿dónde queda la seguridad del mundo virtual? Es la gran pregunta que surge frente a las frecuentes noticias que reportan ataques a las páginas web gubernamentales, de los periodistas y de la empresa privada. Esto, sin contar la tan anunciada amenaza de acabar con la red social Facebook el próximo 11 de septiembre.
.
Lo que se evidencia a simple vista es que hay una especie de ‘guerrilla’ en el mundo virtual, con la desventaja que tiene una identidad totalmente oculta. Según se ha dicho en diferentes medios de comunicación, Anonymous recurre a los ataques cibernéticos como una manera de protestar contra decisiones del gobierno y, en otros casos, para exigir derechos ante lo que ellos consideran una injusticia.
.
Frente a esta situación, se quedan cortas las estrategias que proponen los candidatos a las alcaldías para duplicar el personal de seguridad, poner más cámaras ocultas en sitios considerados de alto riesgo y fortalecer la iluminación de algunas calles peatonales, ya que la ciber-inseguridad es inmune a todos estos esfuerzos y requiere mucho más que buenos antivirus.
.
El gobierno nacional ha reconocido la baja capacidad del Estado para enfrentar este tipo de amenazas cibernéticas, pues no existe una estrategia orientada al tema. Hace unos días, incluso, se comenzó a trabajar en la creación de un Centro Cibernético Policial (CCP), y a nivel mundial ya se oyen voces de preocupación sobre la necesidad de fortalecer la seguridad informática para ‘blindar’ a las empresas y a la ciudadanía de este tipo de ataques.
.
Pero es claro que la tarea no puede quedarse en una sola entidad. Como en muchos otros sectores, es un reto que requiere de la articulación público-privada para avanzar hacia un mismo objetivo.
.
Hoy, cuando los esfuerzos del gobierno colombiano se han volcado a promocionar el uso y apropiación de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (TIC), vale la pena reflexionar sobre la necesidad de avanzar en la seguridad informática. El reto es grande y la responsabilidad es de todos.
Visto 7362 veces
Adriana Camargo Gantiva

Asesora
Corporación Colombia Digital