Competencias TIC para alcanzar empleos de calidad

Competencias TIC para alcanzar empleos de calidad

Competencias TIC para alcanzar empleos de calidad

Relevancia de las competencias en TIC para el desempeño económico: Estudio PIACC de la OCDE revela las competencias clave para obtener mejores trabajos.

La revolución tecnológica de los últimos 30 años ha cambiado casi todos los aspectos de nuestra vida diaria: la forma en que nos 'hablamos' con los demás, como compramos y operamos el dinero, los medios para informarnos y aprender, la forma en que interactuamos con las instituciones públicas, etc. Pero en este contexto, ¿cuáles son las competencias relevantes en el siglo XXI?, ¿cuál es su relación con las TIC?

A su turno, esta transformación económica y social cambia la demanda de las competencias relevantes para generar y proveer estos productos y servicios. De allí que las competencias que posean los individuos de una sociedad tanto a nivel individual como colectivo, son los verdaderos cimientos de la competitividad y capacidad de bienestar de una sociedad; así mismo, determinan la capacidad de agregación de valor de esa sociedad, y, aún más, hacen que las determinadas competencias se conviertan en una 'buena' medida del éxito que cada individuo puede tener en su mercado laboral. Por ello, las sociedades promueven tanto las competencias que identifican como relevantes, como el que éstas sean usadas de manera valiosa en sus sistemas de agregación de valor.

De allí que tener la radiografía de las competencias de una sociedad es fundamental porque permite ponderar la relevancia de éstas para los cambios económicos y sociales en curso, y al mismo tiempo, actuar sobre 'el otro lado de la moneda': los segmentos de la población con habilidades de baja demanda y con riesgo de desempleo, mediante programas de entrenamiento y capacitación que los integren a la actividad y crecimiento económico.

{quote}

Bajo esta aproximación, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, por su sigla en inglés) desplegó el Estudio de Competencias de Adultos entre sus países miembros, para analizar las competencias que tienen estos en su mercado laboral y cuál es el beneficio que ellos obtienen al usarlas. El análisis generó reflexiones y lineamientos importantes sobre los sistemas de educación (marcando direccionamientos importantes para las pruebas de educación PISA), así como sus sistemas de capacitación para el trabajo, todo ello con el propósito de asegurar que sus ciudadanos se estén 'equipando' a sí mismos con las competencias relevantes para el siglo XXI.

La importancia de que tal estudio sea realizado por los países de la OCDE, es decir, los países ricos, está en que revela las competencias claves en su desempeño económico y cuáles de esas competencias conducen a un empleo de calidad en sus sociedades. Al respecto, es interesante apreciar, para estos países, los tipos de empleo que presentan crecimiento y aquellos en los cuáles hay tasas de decrecimiento laboral en sus economías.

La siguiente gráfica muestra, para los mencionados países, que en la evolución económica de los últimos 30 años las tasas de crecimiento del empleo son persistentes para los trabajadores de alta calificación y las tasas de decrecimiento del empleo tienen lugar en los trabajadores con media-calificación y baja-calificación.

columna artifice imagen

 

¿Qué competencias se identifican y cuál es su relación con las TIC?

El estudio muestra que las tareas rutinarias en empleos de poca calificación, típicas de sectores como los extractivos, de infraestructura e industrial, tienen crecimientos negativos en el empleo y además no son bien remuneradas. Es decir, las tareas carentes de complejidad no son valiosas ni para quien las desempeña ni para la economía que las recibe. Un efecto que estos países han vivido directamente con la re-localización de sus industrias y los procesos de desindustrialización de sus aparatos productivos, los cuales han migrado hacia países en desarrollo (China, India, Vietnam, para mencionar algunos).

El estudio pone de relieve las competencias que típicamente despliegan las personas con empleo de calidad en esos países. Para su asombro, resaltan que en los puestos de trabajo de los empleos de calidad pesan mucho más las habilidades/competencias que no están relacionadas con la especialidad-disciplinar de ser ingeniero, físico, médico, profesor, frente a aquellas con relación estrecha con estas disciplinas, algo que los ha llevado a modificar sus sistemas educativos y metodologías de enseñanza, para orientarlas a generar competencias desde temprana edad y así desarrollar capacidades para solucionar creativamente problemas no rutinarios, entender una situación compleja desconocida en medio de la escases de información (desinformación) o exceso de la misma, que claramente hoy en día es la nueva forma de desinformación, para mencionar solo algunos aspectos.

En este contexto, el estudio evalúa un conjunto de habilidades/competencias claves, como lo son las habilidades de procesamiento de información en entornos tecnológicos y las caracteriza así: alfabetismo, razonamiento matemático y solución creativa de problemas.

Estas 3 tipologías de competencias están fuertemente relacionadas con la creatividad, la innovación y las tecnologías de información, y constituyen para ellos el núcleo central de la competitividad en el siglo XXI. A continuación, son descritas brevemente:

  • Alfabetismo: habilidad para entender, evaluar, usar e involucrase con textos escritos en diferentes formatos y representaciones, sustentada en la capacidad para de-codificar palabras y frases para la comprensión, interpretación, deducción e inferencias en textos escritos complejos.

  • Aritmética: habilidad para procesar, usar, interpretar y comunicar información numérica e ideas para resolver situaciones en el contexto de la vida real, respondiendo a contenidos, información e ideas matemáticas bajo diferentes representaciones para la construcción modelos representativos que diseñen la realidad.

  • Solución de problemas en entornos apoyados en tecnologías: habilidad para usar la tecnología digital y las herramientas de comunicación para adquirir y evaluar información, comunicarla y realizar tareas prácticas sobre ella, sabiendo establecer objetivos y planes para acceder y usar la información a través de diferentes dispositivos (celulares, tabletas, ordenadores, etc.).


¿Qué tanto de las recetas de los países ricos sirven a los países pobres?

Claramente, el estudio de competencias de los adultos de la OCDE no va a responder la pregunta sobre cuáles serán nuestros sectores portadores de valor y generadores de empleo de calidad; sin embargo, no deja de ser curioso, al menos a primera vista, que para Colombia sean precisamente los sectores que se revelan como maduros y con obsolescencia tecnológica en los países ricos, los motores de nuestra economía en la última década (extractivo como petróleo y minería, o de infraestructura y de construcción que son nuestras actuales locomotoras).

¿Cuál será nuestro rumbo ahora que el boom del petróleo se nos acaba de terminar?, ¿qué haremos como país una vez terminemos de construir las dobles calzadas y la locomotora de la infraestructura deje de jalonar nuestra economía?, ¿qué competencias tienen o deberán adquirir las personas directamente involucradas o afectadas por el conflicto armado de las últimas tres décadas?

Preguntas que no estamos respondiendo con la convicción y decisión necesarias, pero lo que sí es un hecho, tanto para países ricos como para los pobres, es que es mejor sustentar el progreso y la riqueza en aquello que 'hacen' las personas de un entorno y no tanto en sus recursos naturales. En este sentido, las tareas de baja complejidad muestran NO ser un tiquete para el crecimiento y bienestar en ninguna latitud.

 

Visto 5745 veces
Artífice Innovación

Columnista
Corporación Colombia Digital