Instituciones educativas 3.0 ¿Parecer o ser?

Instituciones educativas 3.0 ¿Parecer o ser?

Instituciones educativas 3.0 ¿Parecer o ser?

Una institución educativa de vanguardia es aquella que ha adoptado no solo tecnologías de información, sino también las diversas herramientas de apoyo al aprendizaje que el medio le ofrece.

A diario escuchamos numerosas noticias sobre las inversiones que algunas instituciones han realizado en computadores y/o tabletas, pero al momento de revisar su uso, nos encontramos con la sorpresa de que los dispositivos están guardados porque los niños los dañan o el profesor no tiene idea de qué hacer con "esos aparatos".

Si revisamos con más detenimiento la situación, nos damos cuenta que, más allá de modernizar la educación, estamos enredándole la vida a los planteles. Lo anterior se debe a que confundimos actualización con tecnología y no logramos ver más allá; deducir que el tema se trata de pura y simple cultura.

Indiscutiblemente el mundo ha cambiado y con él, la educación. Nuestros niños se aburren al estar sentados frente a un libro replicando sus textos en el cuaderno; todavía no hemos podido comprender que la educación de hoy va más allá de la capacidad memorística del individuo. Internet se ha convertido en el mayor repositorio de conocimiento y sus buscadores permiten acceder con facilidad a casi cualquier rincón, sin embargo, el cambio no radica allí. Toda esta revolución digital tan solo ha sido la punta del iceberg, dado que únicamente no ha cambiado nuestro enfoque frente al conocimiento, también ha cambiado la forma de comunicarnos, de relacionarnos y de enfrentar la realidad.

Actualmente, las grandes manifestaciones no se desarrollan en las calles, se mueven con mayor fuerza en el ciberespacio. Para conocer nuevos amigos no es necesario ir al parque, las personas se conocen en otros contextos, inclusive muchas veces ni siquiera se reúnen físicamente. Todo lo anterior nos conduce a reflexionar un poco más sobre la educación. Osadamente se podría afirmar que una institución podría llegar a ser 3.0 sin tener dispositivos, dado que este calificativo no se basa en infraestructura tecnológica, sino en la permeabilidad entre los actores involucrados en el proceso pedagógico (docentes-estudiantes). Siendo un poco más analítico en este punto y partiendo de que "la cultura de una institución educativa se encuentra en su cuerpo docente y alumnos", podremos deducir claramente que el punto álgido se da en la interacción entre estos.

Por lo tanto, para lograr este objetivo y ganar el calificativo 3.0 se debe comenzar por cerrar el gap existente entre ambas culturas, profesores/alumnos, lo cual no es más que adoptar costumbres que permitan la incorporación de nuevos esquemas. Por otro lado, es necesario mediar para derribar múltiples paradigmas, tanto en docentes como en alumnos y con esto no me refiero exclusivamente al cambio de canales de comunicación, dado que también se deben modificar las herramientas de apoyo a la educación, diversificar los formatos de presentación de trabajos y obviamente, derribar las fronteras que imponen la paredes del aula de clase.

Ahora bien, aunque todo suena sencillo, ¿cómo lograrlo? En primer lugar, es conveniente adoptar nuevas formas para reforzar el aprendizaje, los trabajos escritos no son la única vía para hacerlo. Explorar elementos como wikis, videos, post, podcast, infografías, presentaciones online, redes neuronales, mapas mentales, etc.

En segundo lugar, incorporar nuevos canales de comunicación profesor/grupo/alumno como email, foros, wikis, redes sociales, mundos virtuales, etc., siempre motivando la comunicación con otros pares internacionales y locales.

En tercer lugar, se recomienda fortalecer las habilidades de producción de contenidos, tanto en profesores como en alumnos; promoviendo el desarrollo de competencias comunicativas en entornos virtuales, conduciéndolos a la integración con un entorno globalizado.

Finalmente, una vez probados, discutidos y definidos los lineamientos institucionales relacionados con TIC se puede planear la adopción de plataformas y aplicaciones que apoyen esta creciente iniciativa y que a su vez, permitan hacer trazabilidad y seguimiento a las acciones con el fin de capitalizar este material producido.

Una vez alcanzado cierto grado de madurez en la iniciativa llega el momento de planear desarrollos e inversiones relacionados con las tecnologías que potencialicen el proceso adelantado. Herramientas como LMS's, gestores de contenidos o canales dedicados incentivan enormemente la adopción de esta modalidad como parte del quehacer diario del docente y a su vez enriquecen considerablemente el capital intelectual de la institución.

Aunque los anteriores pasos constituyen tan solo una propuesta, el desarrollo de la cultura TIC entre los diferentes participantes de la institución es un elemento primordial para garantizar el éxito del plan.

Visto 3896 veces
Marcelo Gómez

Asesor
Corporación Colombia Digital