Conexión

Conexión

Conexión

Conexión

Columnista
Corporación Colombia Digital

En años recientes, en el ámbito de la educación se ha venido mencionando con reiterada frecuencia la importancia de diseñar ambientes de aprendizaje.

Este fin de semana tuve la oportunidad de leer en una reconocida revista de nuestro país, el artículo titulado: 'Lo que la tecnología mató'.

A propósito del teletrabajo, esta modalidad reglamentada en nuestro país a través del Decreto 884 del 30 de abril de 2012, es importante tener en cuenta, que así como no todos los trabajos caben dentro de esta, tampoco todos los trabajadores son aptos para la misma. ¿Por qué?

El uso de videojuegos por parte de los niños y jóvenes se ha vuelto muy común, y han sido objeto de reflexiones y críticas, tanto por sus contenidos como por el alto porcentaje de tiempo que esta población pasa frente a un televisor y/o computador.

Las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, están transformado la manera en que los seres humanos nos relacionamos, incluyendo la forma en que intercambiamos bienes y servicios. A esto se le ha denominado 'comercio electrónico' o 'E-commerce'.

El comediante Andrés López, famoso por el stand up comedy: "La pelota de letras", dentro de la clasificación que hizo acerca de las generaciones, identificó dos clases en particular a las cuales me quiero referir a continuación. 'La generación de la guayaba', correspondiente a las personas nacidas entre 1969 – 1974, a la que pertenezco; y 'la generación AA' última en el escalafón (por llamarlo de alguna manera), que va desde el 11 de septiembre de 2001 a la fecha, donde están incluidos todos los niños menores de 11 años.

Una de las tantas cosas positivas que han traído consigo las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, es la posibilidad de que muchas personas, sobre todo aquellas que por diferentes motivos no tienen acceso a la educación superior presencial, puedan obtener un título universitario a través de la denominada 'educación virtual'.

El pasado 4 de noviembre de 2011 el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MINTIC, adjudicó al consorcio Unión Temporal Fibra Óptica Colombiana, integrado por las empresas del grupo Salinas de México, TV Azteca y Total Play, la realización del proyecto nacional de fibra óptica, lo cual permitirá que 753 municipios de Colombia tengan acceso a Internet de banda ancha. Hoy en día, solo 300 de los 1103(1) municipios que actualmente tiene nuestro país disfrutan del servicio.

Recientes investigaciones del Banco Mundial y las Naciones Unidas demuestran que la masificación de internet en los países en vía de desarrollo (léase Colombia), disminuye el índice de desempleo. Si esto es cierto, lo que el título de esta columna plantea va mucho más allá, no solo se trata de masificar, se trata también de promover el uso de esta herramienta (internet) así como la apropiación de las TIC, es decir, cualquier estrategia que se diseñe debe ir acompañada de propuestas para que efectivamente se utilice el servicio y haga parte de las actividades laborales y profesionales que a diario realizamos.

En los últimos meses hemos leído y escuchado en numerosas ocasiones en los medios de comunicación sobre el tema de la nueva ley de regalías, que el gobierno nacional ha estado promoviendo al interior del Congreso con el propósito de convertirla en carta de navegación para la nueva distribución de recursos que por este concepto empezará a regir en todo el país a partir del 2012.