Cuestión de Voltaje

Cuestión de Voltaje

Paren, por favor paren de trinar… ¡Quiero leerl@s a tod@s!

Por: Freddy Ernesto Velandia León (@freddyernesto)*

No soy fan de las redes sociales. Mi perfil de Facebook lo creé por necesidad, porque era la única manera de comunicarme con un par de amigos que están en el extranjero. Ja, como si para ellos el que vive en el extranjero no fuera yo.

Hace unos meses abrí Twitter por puro interés, para poder concursar por alguna cosa muy importante, tanto que ya no recuerdo de qué se trataba. Luego leí que yo engrosaba el más de 70% de personas que tienen cuenta en Twitter pero nunca habían dado un trino.

Mi experiencia con las TIC

A partir de esta semana y en las próximas cuatro, este espacio lo cederé a cuatro personas que han hecho de las TIC una herramienta para compartir un conocimiento y nos contarán sobre su experiencia. El turno de hoy es para Carlos A. Avellaneda* quien cambio jugar fútbol como opción de vida y le ha sacado provecho al fútbol como comentarista.

Hablando de “Ley Lleras” con mi tía Internauta

Como alguna vez lo comenté, tengo una tía de 74 años, que además de ser un tanto terca, un poco intensa y defensora de todos sus sobrinos que ostentan algún cargo público que le de status al apellido familiar, desde hace una par de años  siente por sus computadores y el Internet  una pasión casi mística: mi tía cree tanto en estas herramientas TIC, como en San Martin de Porres, santo de su devoción, aunque reconoce que el limeño de la Orden de los Predicadores, no ha alcanzado mejor posicionamiento en la diestra del padre, según ella por ser negro y porque era mucho más liberal que muchos de los curas de su comunidad por defender a los esclavos.

Twitter: Más que una red Social, una constructora de Tejido Social

No es la primera vez que escribo sobre twitter, esa herramienta muy buena para comunicar lo que se hace, lo que se ve, lo que se pasa por la cabeza en el recorrido del camino de nuestros días.  Soy uno de los miles de usuarios que a diario pasa una buena parte del día en la web 2.0 informándome, opinando, trabajando y sobre todo disfrutando de la interacción constante e inmediata con un centenar de personas a las que se sigue o que son seguidores de las tendencias y estilos que dinamizan la participación democrática en 140 caracteres.  Por tanto, si un usuario de Twitter es testigo de un hecho noticioso, lo lógico y lo que sucede es que comparta tweets con información o incluso con imágenes sobre este hecho. Igualmente comentar la actualidad con los seguidores, seguidos o simplemente cualquier usuario es un uso muy extendido.

Las TIC ruedan el balón

Soy uno de esos hombres que lleva en el fondo de su alma a un futbolista profesional frustrado y que cuando aún se pone los cortos para jugar el “picao” en el fútbol aficionado (aunque la verdad, ya no corro ni una silla) siente la frustración de la injusticia del error arbitral, aquella situación que por una u otra razón siempre termina perjudicando los interés del equipo en el que juego y lo peor aún, en los intereses de mi bolsillo, porque casi siempre hay que pagar unos pesos mal invertidos en el espíritu de la competencia y en orgullo de ese macho que nunca sentirá que realmente es un “tronco”.

Ahora todo es con mensajes de texto

La alarma de su celular hizo un clic antes de que se encendiera por toda la casa el descomunal y chillón ruido del tono seleccionado que cumplía todos los días con la misión de despertarlo antes de las seis de la mañana, como desde aquel lejano día que había decidido salirse de las enaguas de su progenitora. Ya lo estaba esperando, aunque seguía algo amodorrado, el primer café de la mañana, que como todos los días era un detalle de su esposa. Los primeros rayos de sol atravesaban los vidrios de las ventanas de su pequeño hogar mientras que en la televisión la voz inconfundible y fastidiosa de un “popular” presentador de un magazine matutino,  invitaba a sus televidentes a prepararse a hacer aeróbicos al compás y los ritmos de un coreógrafo de poca monta y un grupo tupido de “famélicos” y “desencajados” bailarines.

La Sociedad del Rumor

Hace unos meses escribí para el blog de la Corporación Colombia Digital en El Heraldo de Barranquilla, un post donde hablaba sobre esa sociedad del rumor que se está alimentado constantemente a través de las redes sociales. Lo curioso es que junto a la rumorología está creciendo un nuevo status social que es de ser señalar y juzgar, sin una previa verificación de la información, sin conocer lo que realmente sucede y sobre todo dejándose llevar más por el “fanatismo” ideológico y el impulso emocional como defensa vehemente de una suposición. En esa reflexión recordaba una edición de Junio de 1989 de la revista MUY INTERESANTE (número 97), donde encontré un artículo titulado: "Nace la Ciencia del Rumor" en la página 40, donde se hacía referencia a la forma cómo nacen los rumores, los distintos tipos de rumores que hay, el porqué de su creación y de la facilidad y velocidad con que se desarrollan y propagan, al mejor estilo de cualquier virosis.

Cuando un amigo se va...

Una de esas frases celebres de refranero popular: “Para morirse lo único que se necesita es estar vivo”, definitivamente cada día toma mucha más forma y vigencia cuando esos grandes personajes para la historia de la humanidad y esos que son grandes solos para nuestras vidas se adelantan en abandonar la faz de la tierra.

En algunos casos el dolor y/o los recuerdos de momentos o situaciones vividas con esa persona o por esa persona salen de inmediato de nuestra bóveda de la memoria, para dar un paseo fílmico-mental de cada uno de esos hechos que de una u otra manera influyeron en nuestra vida. El fin de semana que paso me sorprendió mucho el deceso de Norio Ohga, expresidente de Sony y creador del disco compacto o CD, quien falleció el 23 de abril, a sus 81 años.