3 cosas que las TIC me han enseñado

3 cosas que las TIC me han enseñado

Hace un par de semanas, por cosas de salud tuve que irme de urgencias a una clínica en Valledupar, por dolencias que venían afectándome tiempo atrás y a las cuales no les había prestado la suficiente atención.

Mientras una joven e interesante enfermera procedía a realizarme canalización de vía venosa periférica con Lactato de Ringer y algunos analgésicos para calmar el dolor, me dediqué a pensar en el trance que vivía, la manera en que muchas veces distorsionamos las cosas, en como dejamos que el imaginario colectivo y los paradigmas influyan en la toma de decisiones, viviendo muchas veces agazapados a 'realidades virtuales' acartonadas y olvidando recordar que la realidad no es tan sencilla como los slogans de las campañas políticas de ultranza: "habrá futuro", "el tiempo de la gente" o "el cambio es ahora".

Notarán ustedes hasta aquí, que por más dolor y 'sensiblería barata', en estos momentos siempre hay espacio para la reflexión y el humor negro, además de tiempo para recordar a varias mujeres que han pasado por la vida y que muy seguramente, si el camino se termina en ese instante, no vendrían a llorarme (recordé el velorio y entierro de Charlie Harper en Two and Half Men). Esas horas de espera y atención en una sección de urgencias dan para todo, hasta para pensar en el trabajo y en lo que ha sido mi experiencia en los últimos años con las benditas TIC.

Es por esto, que quiero compartirles tres grandes enseñanzas TIC que les dejo como nota especial y espero no los haga llorar intensamente, pero sí les produzca una lágrima tibia y nostálgica.

 

1. Los activistas de redes sociales son humanos. Nada más triste que tener que leer la doble moral de muchos de esos humanistas que se cruzan en nuestra 'cibervida'. Son defensores de las causas más nobles y justas (según su ideología e interés), indignaciones de la misma duración mediática que le brindan los noticieros de TV (espacios odiados por estos). Se creen 'sabelotodos', poseedores de la verdad única y sobre todo, los seres más justos sobre la faz de la Red. Es risible leer a muchos que trinan o postean frases sobre la paz, pero en el fondo incitan a la violencia y a esos, que defienden la diferencia, sin embargo denigran y bloquean al que piensa distinto a sus 'majestades'.

 

2. Innovación no es sinónimo de TIC. De un tiempo para acá, los eruditos de las TIC han imbricado en el discurso que para ser innovador en el oficio que sea, es necesario estar alfabetizado digitalmente y sobre todo 'casado' con los recursos tecnológicos que nos brinda la globalización.

Es evidente que nuestro entorno está siempre abastecido y regido por el asombro; en ese sentido, las TIC son fuente constante de momentos y situaciones asombrosas gracias a las diferentes y múltiples bondades que le brindan a la sociedad. Sin embargo, el hecho de generar apropiación y usar constantemente estas herramientas, no significa que seamos más innovadores. Las TIC son recursos que nos ayudan a responder aquellas preguntas provocadoras que nos lanza a diario el mundo y las cuales terminan convirtiéndose en aliadas a la hora de hacer algo diferente. Pero no son el todo que nos hace "más brillante que los demás".

ensenanzas-TICMe cuestionan muchos de esos genios que afirman (con total desconocimiento del país) que un docente que utiliza un blog no puede ser innovador porque eso es normal. Cuando el profesor no cuenta con Internet en su escuela, trabaja con 3 equipos de cómputo y la energía es producto de un generador de diesel que se utiliza cuando hay plata para su abastecimiento.

Es por esto, que vale la pena resaltar que todo intento creativo e innovador es siempre absolutamente siempre, un tormentoso autoaprendizaje, una experiencia significativa que enseña y que desde los inicios de nuestra historia se vivencia, si ayuda 'san Google' o una herramienta para mapas mentales de la Web 2.0

 

3. Hay TIC más allá de Internet. Hay que aceptarlo, estamos asistiendo a las honras fúnebres de muchas cosas que en algún momento apreciamos e hicimos indispensables para nuestras vidas, y todo por culpa de Internet.

Es cierto que uno de los grandes descubrimientos de la raza humana ha sido la superautopista de la información, pero es aún más real, el hecho de que no es la única herramienta TIC con la que cuenta la sociedad de la creatividad. Es imposible negar que todos estamos de una u otra manera inmersos dentro de este mundo digital y que del buen o mal uso que le demos a estos recursos, depende su desarrollo, expansión e impacto a todo nivel. Seguramente, generando en algunos casos beneficios para todos los nativos e inmigrantes digitales.

Es importante tener presente que la televisión, la radio y muchos de los dispositivos 'caídos en combate' por la globalización, han sido opacados por Internet, lo cual demuestra que cada avance es un reinvento de sí mismo y esto lo hace tan efímero como su propia existencia.

Lo rescatable, es que así como se lucha por darle un buen uso a la Web también se haga lo mismo con los otros medios que de una u otra forma, nos informan o desinforman (cada cual lo interpreta como quiera), ya que encender un radio o pegarse un rato a la TV puede ser una experiencia mucho más tortuosa que leer los trinos y post de los 'ciberactivistas de sillón'.

Esto me produce hacerles una última solicitud, en caso del final de mis días: "¡por Dios, hay vida más allá de la Web!, es cierto, pero que su vía de escape no sea 'Protagonistas de Nuestra Tele' o cualquier otro reality de 'tres pesos' y aún más, aléjese de los programas radiales que dejan mucho que desear y pululan en el dial de nuestros radios.

Visto 17703 veces
Álvaro Rodríguez

@LosCuernos

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.