Periodismo drone

Periodismo drone

¿Pensar o volar? Cuestiones sobre el periodismo del futuro.

Pasé por una Facultad de Comunicación Social y Periodismo, y entre grandes aprendizajes y unos cuantos vacíos, la última clase que se me habría ocurrido necesitar dentro del pensum era la de pilotaje de ‘drones’. El fin ha cambiado y los medios también.

Un ‘drone’, equivalente en español a Vehículo Aéreo No Tripulado (VANT), es básicamente un avión de control remoto que, para el caso periodístico incluye cámaras fotográficas, de video y micrófonos, aunque con otras finalidades incluso se les ha ‘acusado’ de portar armas. 

La web especializada en educación superior en Estados Unidos ‘The chronicle of higher education’, presentó un mes atrás la noticia sobre dos Escuelas de Periodismo que ese país que esperan con ansias la resolución del gobierno que les autorice el uso de ‘drones’ para entrenar a sus estudiantes en el cubrimiento de noticias a través de ellos.

¿Escuelas de aeromodelismo? No, escuelas de periodismo.

Resulta interesante el ejercicio del Laboratorio de Periodismo Drone, liderado por la Facultad de Periodismo y Comunicación de Masas de la Universidad de Nebraska, una de las que espera por la autorización del gobierno para formar a sus estudiantes en el uso de los aviones no tripulados en el cubrimiento de historias.

“El periodismo está evolucionando rápidamente y la enseñanza del periodismo debe evolucionar con él, (por eso es pertinente) la enseñanza de nuevas herramientas y estrategias narrativas sin dejar de ser fiel a los principios y la ética del periodismo”, señala el Drone Journalism Lab.

Creo en la tecnología y la innovación. Creo por sobre todas las cosas en la educación, pero empiezo a dudar cuando el aparato se convierte en un fin.

En mis clases de pregrado tuve acceso a cierta tecnología, nada ni cercano a ‘drones’  ni mucho menos; apenas conocí una sala de edición con algo más que diez años de historia en su montaje, también conocí algunos programas de edición de imágenes y audio, pero el fin de las clases nunca fue aprender a usar los aparatos, sino (creo yo) entender cuáles eran las posibilidades que ofrecían y conocer su funcionamiento básico.

Algunos de mis compañeros vivieron con frustración el hecho de no poder ‘sacarles provecho’ a estos recursos, para ellos era un fin el usar correctamente el aparato o el software; por mi parte estaba más preocupada en entender el para qué usarlos y en qué contextos. Cuestiones de carácter, supongo.

El auge del periodismo ciudadano como ejercicio público del derecho a informar y estar informado y el posicionamiento de las redes sociales como primera fuente para consultar hechos noticiosos, desafían a los periodistas para brindar información cada vez más ágil pero también más profunda y certera.

Los ‘drones’  entregan nuevas perspectivas de hechos noticiosos, en algunos casos se convierten en la única forma de tener una mirada panorámica de un hecho como una protesta pública, pero la imperiosa necesidad del periodista por narrar los hechos, acercarse a la verdad y revelarla a una audiencia sobrepasan los alcances de cualquier aparato.

El ejercicio periodístico, hoy más que nunca, requiere de profesionales con criterio y ética, con conocimientos tecnológicos pero no por ello operarios de aviones robóticos. Capaces de poner los dispositivos y todas (o ninguna de) las plataformas a su servicio, pero siempre pensando en el análisis de contexto, la diversidad de fuentes y la presentación de historias atractivas más en fondo que en forma.

Como periodista valoro el desarrollo técnico y las oportunidades que la tecnología pone a disposición de los reporteros para alcanzar nuevos ángulos de una noticia, y sin demeritar el oficio técnico de operar cualquier aparato, lo que no valoro en un periodista es que convierta una herramienta en un fin.

Los periodistas necesitamos aprender primero a pensar antes que a volar.


Grupo Reforma graba a través de un ‘drone’ las protestas contra la Ley de Educación en México. Video publicado el 1° de septiembre de 2013 en la cuenta Reforma en YouTube.

Visto 3344 veces
Adriana Molano

@amolanor

Diectora de contenidos
Corporación Colombia Digital

Especialista en Comunicación y Cultura de FLACSO; estratega de comunicación para proyectos de apropiación tecnológica en áreas empresariales, sociales y culturales. Es Asesora de Comunicaciones y Contenidos para distintos proyectos de la Corporación Colombia Digital.