Copyleft y acceso a la información

Copyleft y acceso a la información

Copyleft y acceso a la información

El acceso a la información y la cultura es un elemento esencial del proceso de innovación.

Los departamentos de investigación y desarrollo de las compañías producen nuevos conocimientos que, al ser aplicados a la industria y gestionados de manera eficiente, generan una ventaja competitiva en el mercado.

Si bien los derechos de autor representan un incentivo legal y económico para promover la creación de nuevas tecnologías, la protección excesiva y el ejercicio temerario de los mismos puede desincentivar la producción de conocimiento.

Teniendo en cuenta que Internet facilita el acceso global a la información y ha acelerado la producción de contenidos educativos y culturales, se generó la necesidad de crear alternativas legales que permitan aprovechar estas ventajas. El movimiento Copyleft surgió como una iniciativa para abrir el acceso a la información y fomentar la construcción colectiva del conocimiento.

Copyleft es una estrategia legal para utilizar las normas tradicionales del derecho de autor con el fin de fomentar el acceso y circulación abierta de las obras del intelecto. Así las cosas, los titulares de derechos de autor pueden escoger de manera voluntaria permitir el acceso a sus obras a través de licencias que permiten la colaboración abierta y libre destinada a mejorar la tecnología disponible.

Si bien el movimiento Copyleft es una construcción colectiva de quien esté interesado en mejorar el sistema de licencias, los principales promotores son Software Freedom Conservancy y Free Software Foundation (FSF), enfocados esencialmente en licencias de software. Vale la pena resaltar que las obras licenciadas a través de modelos Copyleft no se encuentran en el dominio público; las obras están protegidas por los derechos de autor pero los titulares han permitido que terceros accedan de manera abierta y libre a dichas obras.

En desarrollo del movimiento Copyleft, diferentes organizaciones han creado diversos modelos de licencias que permiten ejercer los derechos de autor para poner a disposición de los usuarios obras creativas de manera libre y abierta. Ciertos modelos de licencias están enfocados en permitir el acceso libre y abierto a los programas de computador, aunque pueden ser adaptadas para licenciar otro tipo de otras del intelecto. Por ejemplo, la Licencia Pública General GNU (GNU GPL) propende por la libertad del software.

La FSF ha establecido que las licencias de software libre constituyen un movimiento social, entendiendo que es un imperativo ético que un usuario pueda correr los programas de computador para cualquier propósito, estudiar y modificar su funcionamiento, y redistribuir copias del software tanto en su versión original como modificada. Con el fin de poder ejercer dichas libertades, el código fuente del software debe estar disponible para los usuarios.

Otras licencias como Apache o MIT promueven la circulación abierta del software, con el fin de desarrollar de manera colaborativa el mejor software posible. Las licencias de software abierto se caracterizan por permitir el acceso al código fuente de manera que cualquier usuario pueda modificarlo, sin limitarse a un producto o sector industrial específico. Vale la pena aclarar que el hecho de que el software sea libre o abierto no significa que sea gratuito y que no se pueda comercializar.

{quote}

Por su parte, las licencias Creative Commons (CC) ofrecen una manera estandarizada de otorgar permisos legales para la comercialización y explotación de obras artísticas, permitiendo que los autores de contenidos digitales retengan los derechos de autor sobre sus obras mientras permiten el acceso y circulación de las mismas. A diferencia de las licencias de software libre y abierto, las licencias CC permiten mayor control sobre la explotación y comercialización de la obra, pues el autor puede restringir el uso comercial o la creación de obras derivadas. Adicionalmente, el proyecto CC se encuentra comprometido con la promoción activa del acceso a la información, por lo que ha puesto a disposición del público una plataforma para buscar contenidos CC a través de Google o Wikimedia Commons.

Los empresarios deben tener en cuenta sus intereses comerciales al momento de escoger el tipo de licencia que prefieren utilizar para permitir el acceso a sus programas de computador o contenidos digitales. Sin embargo, deberían considerar que las licencias CC se aplican principalmente a contenidos digitales online y offline, mientras que las licencias de software libre y abierto están contempladas para programas de computador. Igualmente, es importante recordar que las licencias son irrevocables, aunque los titulares de los derechos pueden retirar el contenido de circulación.

Las normas de derechos de autor contemplan excepciones y protegen el dominio público con el fin de mantener el delicado equilibrio entre los derechos a la explotación exclusiva de las obras del intelecto y el derecho al acceso a la cultura y la información. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de los países por implementar un sistema internacional balanceado de derechos de autor, la rigidez de su naturaleza jurídica en ocasiones obstaculiza la libre comunicación del conocimiento.

En este contexto, los diferentes tipos de licencias que permiten la circulación libre de las obras del intelecto son una alternativa legal viable que propicia una cultura colaborativa y el acceso abierto a la información. La circulación libre y abierta de la información tiene mayor preponderancia en Internet, pues el mundo digital “ofrece la oportunidad de construir una representación global e interactiva del conocimiento humano, incluyendo el patrimonio cultural y la perspectiva de acceso a escala mundial”.

El flujo abierto y la construcción colaborativa de la información no solo benefician a la sociedad global, sino que también permiten que los empresarios tengan el insumo intelectual necesario para llevar a cabo el proceso de innovación.

Visto 1103 veces
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.