Lo importante no es el número de besos

Lo importante no es el número de besos

Lo importante no es el número de besos sino el amor con el que te los dan, dice el refrán. 

Un amigo prefiere cambiar amor por pasión, pero creo que el resultado sigue siendo el mismo: la calidad es más importante que la cantidad, y eso deberían entenderlo todas las personas que manejan redes sociales.

Construir comunidad alrededor de una marca es tal vez una de las labores más difíciles en una estrategia de Social Media, pues los resultados no son inmediatos y se requiere constancia y meses de trabajo para lograrlo.

Que nadie confunda comunidad con cantidad fans, seguidores, pluseros o instagramers. Estos números no representan fidelidad. Si quieres hacer crecer algún número es mejor pensar en engagement, que se refiere al grado de interacción de un consumidor con una marca. Y lograr engagement pasa por construir comunidad.

 

Pero, ¿cómo se hace esto?

Lo primero que debes tener claro son los valores y objetivos de la marca que representas, ya que cualquier acción que emprendas deberá ser el reflejo de esos valores y objetivos. Una vez superado este punto, vienen los siguientes retos:

  • Tómate el tiempo para conocer a tus usuarios. Sigue sus temas de conversación, estudia sus hábitos de consumo de contenido, las horas en que son más activos, las zonas geográficas desde las que se conectan y las redes en las que más interactúan. Toda esa información te servirá para emprender campañas y tomar decisiones. Ten en cuenta que lo que los usuarios dicen que les gusta no siempre es lo que consumen en la Web. Te garantizo que emplearás varias horas a la semana pensando cuál es la mejor manera de abordarlos. Tendrás esa sensación de que te cambiaron todas las preguntas cuando creías que tenías todas las respuestas.
  • Conversa, escucha y responde. Sé transparente, humilde y auténtico en todas tus comunicaciones. Habla con tus usuarios y responde sus inquietudes. Las comunidades son como las amistades, debes estar allí cuando alguien necesite algo de ti y debes hacerlo lo suficientemente bien para que otros asuman tu causa como propia y te ayuden a difundirla.
  • Aporta valor. Conéctate emocionalmente con tus usuarios e inicia campañas que marquen la diferencia. Crea cosas por las que ellos sientan que vale la pena estar en tu comunidad y no en la de la competencia. Para esto necesitarás mucha sensibilidad hacia los temas que realmente les interesan y, por supuesto, altas dosis de creatividad.
  • Mide los resultados y vuelve a empezar. No te sientas nunca ante un producto acabado, todo el tiempo estarás en beta. Mide el impacto de tus acciones, deja lo que sirve y renueva lo que no funciona. Este será tu ciclo permanente.

 

Recomendaciones que no vienen en los manuales

El trabajo en redes sociales es ante todo un asunto creativo. Y la creatividad está muchas veces lejos del computador y de la tecnología. ¿No me crees?, no tendrías por qué hacerlo. La mayor parte del tiempo que estoy despierta permanezco conectada, ya sea en el PC de la oficina, en mi computador personal, en mi teléfono inteligente o en mi iPad. Comparto un blog con @tatta25, el cual alimentamos todas las noches, devoro e-books y todo tipo de lecturas sobre periodismo y Social Media.

Sin embargo, he aprendido, como lo señala Austin Kleon en 'Roba como un artista: las 10 cosas que nadie te ha dicho sobre ser creativo', que "la computadora es genial para editar tus ideas, y para prepararlas antes de publicarlas, pero en realidad no sirve de mucho para generar ideas".

Klenon cita una frase del profesor emérito de la Universidad de Yale, Edward Tufte, muy acertada para el caso: "llevo demasiado tiempo viendo la pantalla de la computadora. Hay que darle más tiempo a las cosas que se hacen en el mundo real... plantar un árbol, pasear un perro, leer un libro en papel, ir a la ópera".

Si quieres mejores ideas para aplicar en Social Media pasa una tarde en un parque, sal a cine, ve a un museo, lee sobre algún tema que no domines, busca clásicos de la literatura, aprende sobre historia, sal de viaje sin conexión a datos o simplemente tómate un rato para hacer nada. Te sorprenderá cómo una escena casual puede ser el detonante para encontrar una idea o perfeccionar una en la que llevas trabajando semanas.

También coincido con Ariadna Huffington en el poder del sueño reparador. "En lugar de jactarse del déficit de sueño, es mejor dormir por lo menos 5 horas diarias, pues durmiendo más podemos aumentar la productividad, la felicidad y tomar decisiones más inteligentes". No lo digo yo, lo dice Huffington, cofundadora del The Huffington Post y una de las mujeres más influyentes del mundo en los medios de comunicación.

Si luego de todo esto sigues pensando que lo importante en Social Media es el número de fans, seguidores, pluseros o instagramers creo que tienes problemas para entender el significado de un beso.

Una última cosa: comparte tus ideas para que tus amigos y colegas te ayuden a perfeccionarlas. Puedes comprobar fácilmente que las ideas que no compartes tardan más tiempo en alcanzar la madurez que aquellas que socializas. Haz el ejercicio y me cuentas como te va. Nos vemos en otra columna, en mi blog Noches de Media o en mi cuenta en Twitter @kpdelahoz.

Visto 4016 veces
Karen De La Hoz Rodríguez

@kpdelahoz

Responsable de comunidad y redes sociales de El Espectador. Bloguera de 'Noches de Media' y 'Mi ruta del chocolate'. Antigua Editora Web de elheraldo.co. Ejerció como catedrática de Periodismo Digital en la Universidad del Norte y como profesora de tiempo completo de la Universidad Autónoma del Caribe. Máster Oficial en Periodismo Multimedia por la Universidad del País Vasco y Profesional en Relaciones Internacionales por la Universidad del Norte. Becaria de la Fundación Carolina.