¡Cuidado con lo gratuito!

¡Cuidado con lo gratuito!

¡Cuidado con lo gratuito!

La literatura sobre seguridad informática pide hacer un alto en el camino.

Hoy en día es fácil encontrar tanto en librerías físicas como virtuales libros sobre la inseguridad informática. Todos, coinciden en algo: ¡tenga cuidado con lo gratuito! Leerlos puede asustar pero también prevenir y hacer que se tomen cartas en el asunto.

Así es el día a día del común de las personas, ya sea en su tablet, notebook, PC, portátil o celular: descargan aplicaciones, libros en pdf, imágenes, gifs, videos, softwares sin licencias, keygens, patchs, medicinas y cracks para activar softwares de prueba, formatos, plantillas, antivirus, música, pornografía, juegos y cine. Todo, felizmente gratis, pero como dice el adagio popular: “de eso tan bueno no dan tanto”.

A excepción de las descargas realizadas directamente desde webs reconocidas, ¿Sabía que la gran mayoría de todo ese material gratuito en la red es muy propenso a venir infectado?

Se hacen miles de descargas de material gratuito, porque se piensa que por tener un antivirus instalado se está protegido de cualquier daño. ¡Nada más lejos de la realidad! Sobre todo si ese antivirus es gratuito: ¡He ahí el meollo del asunto!

¿Sabía que los antivirus gratuitos usan más recursos de la CPU debido a que están llenos de publicidad y de anuncios molestos, entre los cuales es factible que haya un virus? ¿Sabía que la protección que brindan es básica y que solo lo protege de virus, spywares y malwares conocidos, pero no de los nuevos que día a día se están creando? ¿Sabía que a diferencia de los antivirus de pago, estos no cuentan con un servicio de atención al cliente que lo pueda asesorar en caso de ser infectado?


Los antivirus de pago son muy costosos

Depende. ¿La información que conserva en sus dispositivos es digna de protección? La respuesta que le dé a esa pregunta será su mejor indicador. Recuerde que un virus no solamente es un elemento que destruye, también espía y recopila información, no obstante, es importante aclarar que se ha utilizado el término ‘virus’ para referirse a cualquier programa dañino; sin embargo, son varias las categorías a las que un dispositivo está expuesto:

· Virus: programas maliciosos que alteran el funcionamiento del dispositivo al reemplazar archivos ejecutables que previamente se tengan instalados. Pueden destruir la información o simplemente generar molestias en el desempeño del aparato.
· Troyanos: programas que se hacen pasar por otro legítimo. Al ser instalados atacan tomando el control del dispositivo.
· Worms: conocidos como gusanos informáticos. Afectan el rendimiento del dispositivo o de la red y su forma más común de propagación es el correo electrónico, las USB y los discos duros externos, entre otros dispositivos de almacenamiento.
· Keyloggers: utilizados para recopilar contraseñas y datos personales al registrar las pulsaciones del teclado.
· Dialers: ya no existen, pero cuando la conexión a Internet se hacía por medio de la línea telefónica, estos programas ordenaban al módem hacer llamadas de pago incrementando el consumo de su factura.
· Blackdoor: los troyanos usan parte de este código para permitir el acceso remoto a un equipo.
· Exploits: se aprovechan de los fallos o vulnerabilidades de los programas que se tengan instalados para ingresar al sistema.
· Spywares: espían y recopilan información.
· Adwares: no causan daños pero sí molestias. Abren innumerable cantidad de ventanas de publicidad cuando se navega en la red.
· Rootkits: funcionan a través de troyanos o exploits. Ingresan al sistema con la apariencia de programas genuinos, por eso son difícilmente detectados.
· Rogue / Scarewares: son falsos virus que generan notificaciones de que ha sido infectado y son casi que imposibles de desinstalar. Afectan el rendimiento del aparato.
· Ransomwares: bloquean el dispositivo y piden dinero a cambio de su desbloqueo (Ransom = rescate).

Cuando un artefacto electrónico se vuelve la mano derecha de las personas y además la herramienta número uno con la cual hacen compras en Internet, pagan facturas y revisan su cuenta bancaria, entre muchas más actividades que realiza un usuario con actividad promedio en la red, lo mínimo es que cuente con una protección de alto nivel.

Pero, ¿si no son tan aconsejables, por qué los proveedores famosos de antivirus publican alternativas de descarga gratuita? Para probarlos. Es una degustación para que posteriormente se pase a la versión de pago, por eso es que también incluyen la opción de comparar ventajas y beneficios entre uno y otro.


¿Cuánto cuesta tener un dispositivo protegido?

Este es un presupuesto básico, basado en lo que usualmente utilizamos, sin incluir música, juegos, libros, softwares especializados y otros. Este es el mínimo común para un dispositivo de uso personal (no supone una recomendación comercial y solo se mencionan los programas para tener una referencia de los costos en el mercado):

· Antivirus (Avast PRO) – anual por equipo: $133.953
· Microsoft Windows (10 HOME) – anual por equipo: $419.999
· Microsoft Office (365) – anual (pc o MAC y una tablet): $179.999
· Adobe Acrobat standard DC (visualizar, crear y modificar archivos con formato Portable Document Format – PDF) – suscripción mensual para PC y una app para dispositivos móviles: $77.079


Dispositivos de almacenamiento masivo secundario

De cómo los usemos también depende la seguridad de nuestros dispositivos:

· Pendrive / flashdrive: conocidos como USB (Universal Serial Bus). Dispositivos de almacenamiento de información que utilizan memoria flash (tecnología de impulsos eléctricos que permite altas velocidades de funcionamiento).
· Llavero USB: aparte del almacenamiento puede incluir otros servicios como lector de huella, radio FM, grabadora de voz, reproductores de MP3.
· Tarjetas de Memoria: utilizadas comúnmente para almacenar fotografías y videos. Comúnes en cámaras digitales y teléfonos móviles para ampliar la capacidad de almacenamiento. Entre ellas las más usuales son la tarjea SD (Secure Digital), mini SD y micro SD.

Todos ellos tienen en común algo: los usamos en cualquier parte, pero la pregunta es ¿se lleva a cabo el proceso — que debería ser obligatorio —, de vacunarlas antes y después de usarlas en dispositivos ajenos? La respuesta usualmente es no y se debe a una razón: quita tiempo.

Vale recordar que estos dispositivos se deben vacunar por dos razones: ya sea para no infectar el dispositivo ajeno (en caso de que nuestro ordenador esté infectado), o para no infectar el nuestro, en el caso de aquellos dispositivos que son usados en cafés Internet, por ejemplo, y otras fuentes no confiables.

Cuando introducimos un dispositivo de este tipo en ordenadores, celulares y otros dispositivos infectados, cada que lo utilicemos en otros aparatos, se reproducirán los sistemas infecciosos que el antivirus gratuito que estemos utilizando no haya sido capaz de detectar porque no son parte de las listas de virus conocidos que están listados en su configuración.​

{quote}

Si el antivirus usado es una versión gratuita, su protección no será del 100%, ya que sus bases de datos no estarán actualizadas frente a las novedades de creación de programas maliciosos. Este es un aspecto tan importante como la periodicidad con la cual corramos el antivirus en nuestros dispositivos; lo usual, una vez por semana. “Según la compañía rusa de seguridad informática Kaspersky, cada segundo se crean doce virus informáticos”.


Para concluir: ¿la literatura sobre inseguridad informática es amarillista?

Pareciera, pero no lo es. Tensiona y hasta asusta, dicen los que han leído libros de esta temática, pero más allá de preocupación, lo que buscan sus autores es generar conciencia no solo de la realidad actual y sus consabidos riesgos, sino sobre la importancia de establecer códigos personales que promuevan la seguridad de la información.

Cuando introducimos un dispositivo de este tipo en ordenadores, celulares y otros dispositivos infectados, cada que lo utilicemos en otros aparatos, se reproducirán los sistemas infecciosos que el antivirus gratuito que estemos utilizando, no haya sido capaz de detectar porque no son parte de las listas de virus conocidos que están listados en su configuración.
 
Si el antivirus usado es una versión gratuita, su protección no será del 100%, ya que sus bases de datos no estarán actualizadas frente a las novedades de creación de programas maliciosos. Este es un aspecto tan importante, como la periodicidad con la cual corramos el antivirus en nuestros dispositivos; lo usual, una vez por semana.
Visto 1249 veces
Sandra García

Publicista y redactora. Actualmente se dedica a la investigación y generación de contenidos mediante el trabajo remoto freelance. Columnista de ADN Cali.

Web: dinosauriosdospuntocero.wordpress.com
Twitter: @vivianagarcia73