¡Urgente, manual del español para escribir en la Web!

La Sociedad de la Información, los constantes avances de la tecnología, la globalización, son todos fenómenos actuales que nos hacen comunicar diferente. De una u otra manera, se le está exigiendo una adaptación al lenguaje, se quiere que este sea más “rápido”, que además sea universal, capaz de incorporar palabras en otros idiomas al propio, pero a su vez capaz de transmitir emociones por medio escrito.

Los dispositivos electrónicos se hacen más frecuentes en la vida cotidiana de los seres humanos. Comunicarse a través de ellos, así como de las redes sociales o de aplicaciones como Skype, Google Talk, MSN, es una actividad del día a día. Pero, ¿cómo gritar a través de estos? ¿Cómo decirle a una persona que está lejos cuanto se le ama? ¿Cómo manifestar que se está triste, o que se está feliz? Claramente, en la cotidianidad se ha logrado y cada día se hace más visible un uso, casi acordado, de algunos simbolismos, como las letras en mayúscula para “hablar duro” o para llamar la atención. Pero también la repetición de una letra es un fiel reflejo de demostrar un sentimiento, de hacer fuerza sobre algo puntual, como “Goooooooool”, “Hoooooola”, entre muchos otros.

manual-espanol-webEs así como la Fundación del Español Urgente ha reconocido la revolución que está teniendo el idioma y viene trabajando en la 18ª versión del Manual del Español Urgente. En este no se pretende dejar atrás los usos frecuentes del lenguaje, por el contrario se busca un equilibrio entre aquel que está primando en los canales de comunicación de uso diario y el comúnmente aceptado, para lograr así una universalidad del mismo y una mejor comprensión y aceptación.

El reto del proyecto emprendido por la Fundación es grande pues entre los cambios que la Web 2.0 y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC – han introducido, se encuentran también , el uso de letras que acortan palabras y la introducción de otros idiomas con expresiones más cortas, “kieres un break?”. La brevedad de redes como Twitter donde los trinos no deben superar 140 caracteres están llevando a que estas expresiones hagan parte de la cotidianidad, a que se plantee la red como un laboratorio del lenguaje, pero ¿hasta qué punto se aceptará el no cumplimiento de la ortografía, la gramática, la sintaxis, y ante todo del idioma mismo?

La respuesta la tendremos en cuanto el diccionario esté disponible, de forma virtual, brindando una guía de fácil acceso con las menores restricciones posibles. Si las TIC han acercado al mundo, han acortado las distancias, han incrementado la comunicación entre personas de diferentes partes con incluso lenguas diferentes, la academia no debe ahora restringir el uso que de manera natural se ha venido imponiendo, aunque si debe velar por establecer reglas para unificar los escritos y poder hablar todos, ahora sí, el mismo idioma. De esta manera, destaco el trabajo emprendido por la Fundación del Español Urgente e invito a todos a empoderar las normas para escribir en la Web.





María Juliana Tobón
Asesora Proyectos Especiales
Corporación Colombia Digital
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 9423 veces
Juliana Tobón

Asesora
Corporación Colombia Digital