Teletrabajo, de los beneficios a los excesos: no se deje llevar

Teletrabajo, de los beneficios a los excesos: no se deje llevar

 El Teletrabajo es un tema al que suelo hacer alusión en mis artículos, no solo porque hago parte del grupo poblacional que trabaja bajo esta modalidad, sino porque además soy una convencida de los beneficios laborales, productivos y sociales que acarrea consigo. Cuando pongo de manifiesto beneficios, muchas personas podrán pensar que me refiero a menos trabajo, menos responsabilidades, pero no, a lo que me refiero es a una flexibilidad de ubicación física y horaria que hacen que la oficina se componga de un computador y una conexión a Internet.
Diferentes estadísticas sobre el Teletrabajo en otras partes del mundo sacan a relucir la maximización del tiempo de trabajo, el incremento de la productividad y la eficacia. Las tareas laborales que se emprenden cuentan con pocos distractores que hacen del trabajo, en palabras de algunos teletrabajadores, uno por objetivos y metas de cumplimiento y no por tiempo pasado en una oficina. Esto sin descontar que las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC – que por definición acompañan el teletrabajo, hoy fomentan el trabajo en equipo y colaborativo.

Herramientas, en su mayoría gratuitas, dispuestas en la Web 2.0 como Google Docs, Zoho Projects, Skype, permiten que sin importar el lugar de trabajo se esté en permanente coordinación, realizando trabajos en conjunto, con otras teletrabajadorespersonas del mismo equipo laboral. La posibilidad de almacenar información en la nube, de realizar documentos de manera conjunta y colaborativa, y las múltiples formas de comunicación, hacen que la presencialidad ya no sea la única opción para trabajar en equipo.

Teniendo como precedentes seguramente estos aspectos positivos descritos y a partir de los avances que se hacen cada vez más visibles en Colombia a través de proyectos como la Ley 1221 de 2008, encargada de garantizar los derechos laborales para el teletrabajador, como si estuviese laborando en un espacio físico puntual; la Alcaldía de Medellín, desde la oficina de Prospectiva de ciudad, ha puesto en marcha un piloto con veinte teletrabajadores que empezará a regir a partir de este segundo semestre del año 2011 que inicia[1]. Con agrado veo como Colombia está cada vez más en sintonía con esta tendencia mundial, no se puede desconocer los avances que se han hecho en esta materia, que no solo benefician al empleado, sino a su vez al empleador, quien debe velar por el bienestar de sus empleados paralelamente a la productividad y eficacia de la organización. No obstante, con gran sorpresa, pero también como una alerta para todos aquellos que vienen teletrabajando, que planean hacerlo o que lo van a realizar, quisiera compartir un estudio realizado en Japón “Reasearch Study on Diversification of Working Places and Working Hours” sobre las implicaciones que tiene esta modalidad de trabajo.

Esta investigación destaca las bondades que acarrea consigo, tal y como se ha mencionado en este texto, pero a su vez las desventajas. Entre estas últimas, se pueden resaltar la extensión de horas de trabajo y la dificultad para separar el trabajo de la vida personal. Para Japón esta situación ha desencadenado un problema de salud nacional denominado Karōshi que se refiere a la muerte por exceso de trabajo. El cansancio, como origen de una presión arterial alta y del endurecimiento de las arterias, lleva, en los casos detectados de Karōshi, a una muerte repentina que tiene como síntomas hemorragia cerebral o insuficiencia cardiaca o respiratoria. En el país nepón esta enfermedad esta ocasionando cerca de mil muertes al año y ha despertado la preocupación del Ministerio de Trabajo, como autoridad en el tema.

De esta manera, espero que los teletrabajadores aprendamos de estas lecciones de otros continentes y pongamos en marcha políticas, así sea personales, que permitan tener horarios laborales equiparables a los de las jornadas que actualmente se exigen y que hagamos una gran labor en separar el trabajo de nuestro tiempo libre. Las desventajas deben ser afrontadas en aras de privilegiar los alcances del Teletrabajo.



María Juliana Tobón
Asesora Proyectos Especiales
Corporación Colombia Digital
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.




[1] Si quiere conocer más acerca de esta noticia, consulte “Teletrabajo: un proyecto de incidencia en Medellín” en: http://www.culturaemedellin.gov.co/sites/CulturaE/empresario/Paginas/teletrabajo_prueba_medellin_110617.aspx



Visto 7501 veces
Juliana Tobón

Asesora
Corporación Colombia Digital