En las nuevas generaciones, rondan otras preocupaciones

En la actualidad es muy frecuente oír las dificultades que tienen los padres para entender a sus hijos, la forma de relacionarse, sus prioridades, pero ante todo el cambio generacional que representan. Los jóvenes de hoy se mueven a otras velocidades, sus intereses se manifiestan de diferente forma y quizás un “stage” en Haití para ayudar a poblaciones vulnerables del mundo les pueda ser más atractivo que un primer empleo en una reconocida multinacional. Pero, ¿por qué se han originado estos cambios, qué ha pasado con nuestros jóvenes que los ha hecho pensar, y por tanto, actuar de forma diferente?

Los miembros de las nuevas generaciones han estado expuestos a una revolución tecnológica que de manera no planeada ha influenciado el aprendizaje, la adquisición de conocimiento, las formas de expresarse y los asuntos por los cuales preocuparse. La multiplicidad de recursos con que cuentan para realizar sus tareas diarias hacen que estos hoy tengan otros intereses y ante todo unas preferencias bien diferentes a las que antiguamente se consideraban comunes.

generaciones-digitalesLa sociedad de la información no solo ha acarreado consigo nueva tecnología, sino a su vez nuevas formas de actuar a partir de esta. “Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC – nos acercan”, se dice continuamente, “nos permiten vender en otros lugares del mundo”, resaltan los empresarios, y de la misma forma “nos permiten conocer los modos de vida, los tiempos de trabajo y las prioridades en otras latitudes”, dirían los jóvenes. Recientemente, MisionPyme presentó en un artículo “Para los jóvenes el trabajo no lo es todo” el pasado 7 de julio de 2011, poniendo de manifiesto como la población entre los 18 y los 29 años de casi treinta países del mundo coinciden en preocuparse por los tiempos que le dedican a su vida personal frente a las largas jornadas de trabajo, el estrés que les produce el mismo y los problemas de salud que se tienden a desencadenar.

Las cifras son aun más reveladoras y es que en el caso colombiano, solo el 14% de los jóvenes se considera comprometido con su trabajo, y esto lleva a la tendencia actual de ir de un empleo a otro, de permanentemente estar en busca de una mejor oportunidad.

“No es un secreto que las nuevas generaciones de trabajadores, especialmente los profesionales de mayor calificación, tienen una percepción del trabajo muy diferente a la que tienen los empleados que están próximos a pensionarse. Es evidente que la modernidad; el mayor respeto por las libertades individuales; el auge sin precedentes de las tecnologías de información y comunicaciones, y el vertiginoso avance de la cultura de masas preocupada por asuntos más diversos que antes, no ha dejado de influenciar la mentalidad y las aspiraciones de los jóvenes en el mundo
[1]”.

De esta manera, pretendo que nos detengamos ante las evoluciones que se han dado en los últimos tiempos y se hagan los ajustes en la sociedad que se consideren relevantes. Así como es frecuente cuestionarse acerca de la manera de incluir las TIC en la educación, de los avances que se pueden dar pedagógicamente; las organizaciones privadas, sociales y públicas, deben evaluar la forma de hacerle frente a sus trabajadores para que estos se sientan en sintonía. Claramente los beneficios serán compartidos y el resultado final será un incremento en la productividad y la competitividad de las empresas con repercusiones en mayores ventas o un mejor cumplimiento de los programas ofrecidos, dependiendo del sector en que se ubique.



María Juliana Tobón
Asesora Proyectos Especiales
Corporación Colombia Digital
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.




[1] MisionPyme (Julio 2011). Para los jóvenes el trabajo no lo es todo. Disponible en: http://www.misionpyme.com/cms/content/view/4198/
Visto 9528 veces
Juliana Tobón

Asesora
Corporación Colombia Digital