Web 2.0: cambios en los modelos de negocios, gobierno y sociedad

Web 2.0: cambios en los modelos de negocios, gobierno y sociedad

Web 2.0: cambios en los modelos de negocios, gobierno y sociedad

A diez años de Web 2.0 y una era de profundas transformaciones en la sociedad.

Se cumplen diez años desde que Tim O´Reilly popularizara el concepto de Web 2.0. Ese mismo año, en febrero, un grupo de jóvenes encabezado por Marck Zuckerberg (¡de tan solo 20 años en ese momento!) creaba Facebook, la red social que simboliza, justamente, una de las características más importantes de la Web 2.0: la de usuarios activos de todas las nacionalidades que crean, de manera permanente, toda suerte de contenidos en los más variados ámbitos de la vida social y económica.

El panorama de las comunicaciones entre individuos, comunidades y organizaciones de diferente orden (incluyendo empresas e instituciones gubernamentales) ha cambiado radicalmente en la última década y con él la forma en que hoy se transan bienes y servicios, se prestan servicios como la medicina y la justicia, se accede al conocimiento y se relacionan los gobiernos con sus ciudadanos.

...En un mundo más pequeño y más cercano...

En 2005 se publicaba "La tierra es plana" de Thomas Friedman, cuyo argumento central gira alrededor de la idea de un mundo cada vez más pequeño y cercano a todos los habitantes del planeta, que pueden comunicarse entre sí, ofrecer sus servicios, aprender y enseñar, sin las intermediaciones tradicionales.

Para Friedman el proceso se venía incubando desde la caída del muro de Berlín que, sin duda, hizo muy cercana la relación con una significativa parte de Europa (Oriental) que, bajo las condiciones de la Guerra Fría, no se encontraba al alcance de lo que se denominaba Occidente. Sin la caída del Muro hubiera sido imposible que una rusa o un serbio de hubieran coronado campeones de tenis en el siglo XXI, o que un lituano fuera el creador de Skype. Ubicuidad (comunicarse dónde, cómo y cuándo se quiera) en un mundo cada vez más pequeño es la realidad que Friedman desnuda, llena de oportunidades para quienes comprenden las nuevas plataformas de relacionamiento, trátese de individuos u organizaciones.

{quote}

Además del fin de la Guerra Fría, otros factores aceleraron, según Friedman, el "empequeñecimiento" del mundo: la incorporación al mercado de bienes y servicios de más de 3.000 millones de personas (India, China, Rusia y sus ex-satélites); el desarrollo de los navegadores; las prácticas de "outsourcing", "offshoring" e "insourcing" desplegadas por compañías multinacionales; el hecho de que, durante el "boom" de las llamadas punto.com (entre finales de los noventa y comienzos del siglo XXI) se hubiera procedido a invertir cuantiosos recursos en infraestructura de telecomunicaciones, con el saldo final de un salto sin antecedentes en materia de conectividad en todo el mundo, entre otros.

En viajes a la India en 2003 y 2004, Friedman se sorprendió de cómo profesionales nativos le ofrecían los servicios de gestionar su declaración de renta de los Estados Unidos o de cómo (hoy ninguna novedad) podía gestionar su pase de abordaje aéreo desde su PC. El usuario, a partir de esos años, comenzaba a contar con un poder de comunicación sin precedentes.


El usuario común se convierte en protagonista

El fenómeno Web 2.0 se despliega en un contexto en el que convergen tres grandes fenómenos: internet móvil, las redes sociales y computación en la nube. Ubicuidad (comunicarse dónde, cómo y cuándo se desee) y la posibilidad de crear contenidos a través de distintos medios al alcance de cualquiera están dando un giro radical a la manera en cómo las personas y las organizaciones se relacionan entre sí.

 

Y los modelos de negocios cambian

El mundo de la economía y el mercado, que gira alrededor de los hitos de la producción, la distribución y el consumo, se está transformando en forma significativa. Las intermediaciones y los costos asociados a las mismas se eliminan progresivamente en la medida en que productores y consumidores pueden encontrarse en forma virtual y directa. El mercadeo de masas es sustituido por el de nichos y la gestión de agentes externos es remplazada por las propias empresas, particularmente las pequeñas y medianas. Acceder a los mercados internacionales en la era de Web 2.0, participar en las cadenas de suministro y servir al cliente (otras empresas o consumidores finales) son realidades posibles para los empresarios dispuestos a sustituir sus modelos de negocios tradicionales.

 

La forma de aprender está cambiando

Lo que hoy interesa al mercado no es tanto en dónde se ha estudiado ni qué se sabe. Lo que importa es lo que se puede hacer con lo que se sabe. La capacidad de auto-aprendizaje, unida a la iniciativa y el trabajo colaborativo, marcan nuevas pautas en la relación con el mundo laboral. En un contexto en el que la tecnología y los mercados cambian en forma vertiginosa, la adquisición de nuevas destrezas y competencias es un imperativo.

La oferta impresionante de los llamados MOOC (cursos móviles abiertos en línea) puede satisfacer las necesidades puntuales y estratégicas de formación de individuos y organizaciones para la adquisición de nuevas competencias. Las universidades actuales, ancladas en el método tradicional están abocadas a modificar sus metodologías de enseñanza, so pena de sucumbir en el mundo de los MOOC.

 

La telesalud, la justicia y la nueva relación de los gobiernos con la ciudadanía: algunos efectos de Web 2.0

Los proyectos que permiten atención parcial de los pacientes a distancia (aspectos diagnósticos y de tratamiento parcial) se están multiplicando. Representan un valioso medio de superación de brechas socio–económicas para países en desarrollo en zonas a las que la atención presencial llega escasamente. La Web 2.0, esa capacidad de comunicación en doble vía, facilita no solo el auge de la telesalud. Puede llegar a ámbitos como la administración de justicia y, en general, a determinar el cauce de las relaciones entre gobiernos y ciudadanos. Los primeros están obligados a prestar servicios que son derechos ciudadanos y los segundos a cumplir con sus deberes. Unos y otros convergen en la era de Web 2.0.

 

Finalmente, la política ha cambiado

Las redes sociales y las altas tasas de penetración de conectividad a Internet han cambiado la manera en que se pugna por el poder. Sea en la forma democrática pacífica o en procesos insurreccionales como los ocurridos en algunos países árabes en los años 2011-12, el poder ciudadano se ha multiplicado en la medida en que redes como Twitter o Facebook se convierten en catalizadores de comunicación sin precedentes ni rivales. Por su parte, los políticos no pueden darse el lujo de ignorar la Web 2.0 y sueñan con tener entre sus seguidores virtuales al público que les elegirá.

Visto 6903 veces
Rafael Orduz

Doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Gottingen en Alemania Federal. Académico y analista económico y de tendencias digitales, se ha desempeñado como Presiente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá y Viceministro de Educación. Fue Director Ejecutivo de la Corporación Colombia Digital.