Ya no son “bravucones”, ahora se habla de cyberbullying

Ya no son “bravucones”, ahora se habla de cyberbullying

Diferencie entre los que es y no es , y algunas de las acciones que han sido producto de la Sociedad de la Información. 

Primero es importante diferenciar el cyberbullying del ciberacoso, puesto que suelen tratarse como sinónimos y no lo son. Cuando se habla de ciberacoso es porque un adulto está implicado en los ataques que el menor recibe, en el caso del cyberbullying, las agresiones son entre menores.

De acuerdo con el estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación – INTECO, en el 'Estudio sobre hábitos seguros en el uso de las TIC por niños y adolescentes y e-confianza de sus padres' esta conducta "se define como acoso entre iguales en el entorno TIC, e incluye actuaciones de chantaje, vejaciones e insultos de niños a otros niños".

Los medios más utilizados por quienes agreden a la víctima son la telefonía móvil, las redes sociales y los videojuegos en línea, y las acciones que más suelen determinar un ataque es cuando un menor se encuentra amenazado, humillado o atormentado a través de dichos medios. Hace unos años, cuando Internet y las diferentes herramientas tecnológicas no eran parte de la cotidianidad, existían niños que se aprovechaban de otros, en ese entonces eran conocidos como "bravucones" y la situación solía arreglarse cuando el docente, después de haber hecho varios llamados de atención, acudía a hablar con los padres del menor agresor, pero ahora es distinto. La integridad de los niños que son víctimas de cyberbullying en muchas ocasiones corre el riesgo de ser afectada, por lo que deciden no contarle a los adultos, sean profesores o padres de familia, hasta que termina en consecuencias que  a veces resultan irremediables.

El portal Stop Cyberbullying hizo una clasificación de los tipos de acosadores que más suelen haber, dependiendo del motivo que lo lleva a cometer actos de matoneo.

  1. Un ángel vengativo. El niño toma represalia contra otro por defender a un amigo que ya ha sido víctima de este tipo de violencia. Considera que no está haciendo algo malo, sino que está haciéndole ver al otro lo mal que pudo hacer sentir a la primera víctima.
  2. El bravucón de la Red. Son los típicos niños que disfrutan cuando molestan a otros, en especial a los "mejores de la clase" o conocidos como nerds. Mientras más hablen de los actos que cometen, mejor se sienten y muchos de ellos consideran que es una gran ventaja utilizar los medios digitales para tal fin, ya que no tienen que enfrentarse a su víctima.
  3. Niñas malas. Este tipo de acosadores suelen surgir de grupos de niñas que están en busca de hacer cosas diferentes a lo cotidiano con la única excusa de querer entretenerse, por lo que los ataques no suelen durar mucho tiempo.
  4. Por accidente. Son personas que responden a los ataques de otros de la misma manera, pero sin ninguna mala intención, solo porque se sienten enojados o frustrados.
{quote}

Desde que Internet se ha convertido en parte de la cotidianidad, muchas personas han escrito sobre este problema, bien sea porque lo vivieron o porque tuvieron un caso cercano. En el mismo entorno virtual existen muchas herramientas que son de ayuda, bien sea para información o para recibir una asesoría.

Una de ellas es Pantallas Amigas, una organización con diez años de vida, en los cuales ha centrado sus esfuerzos en el uso seguro de las TIC y en formar a ciudadanos digitales responsables. Por lo que ha creado campañas sobre sensibilización, prevención e intervención sobre ciber-violencia y varias publicaciones especializadas en ciberbullying, entre las cuales cabe mencionar 'Cyberbullying, guía práctica para madres, padres y personal docente'; 'Cyberbullying, manual didáctico para la prevención del acoso por medio de las nuevas tecnologías', 'Kit Stop Cyberbullying' y 'Protocolo Cyberbullying', donde abordan desde diferentes perspectivas las consecuencias y dificultades frente a la prevención y la intervención de la violencia digital, y cómo los padres y docentes pueden ayudar a prevenir y tratar estos casos.

En Colombia, existe En TIC Confío, un proyecto liderado por el Ministerio de las Tecnologías y la Comunicación - MinTIC, dentro de su programa Vive Digital. Esta iniciativa educa a través de la página web sobre el uso responsable de las TIC, adicionalmente cuenta con un apartado en el que no solo hablan de Cyberbullying, sino que también informan sobre el ciberacoso, indicando medidas de protección y casos reales que han sido conocidos en todo el mundo.

Existen obras cinematográficas que, aunque son poco conocidas, reflejan la posición de las diferentes partes: víctimas, victimarios y hasta padres.

Un claro ejemplo de este tipo de conductas es 'Ciberbu//y'. Esta película fue realizada para televisión, se estrenó en 2011 y se basó en cómo una adolescente, en medio de su inocencia y ansiedad por descubrir el mundo de las redes sociales, terminó siendo víctima del acoso cibernético y señalada por la sociedad, haciendo caso omiso de la ayuda que le podía ofrecer su familia.

 

Emily Osment en "Cyberbully" https://www.youtube.com/watch?v=5ylLHvqpmEI&feature=kp 

 

"Después de Lucía" es otro ejemplo mostrado a través del séptimo arte. La cinta del director Michael Franco, mostraba como los adolescentes sin medir las consecuencias de sus actos, se convirtieron en blanco en las redes sociales, Una vez más, la una de las víctimas prefirió guardar silencio y sobrepasar los límites.

 

Trailer Oficial "Después de Lucía" https://www.youtube.com/watch?v=1T6DCtKZYxo&feature=kp

 

Las plataformas sociales siendo tal vez el medio que más se utiliza para este tipo de violencia, se han ido concientizando de tal problemática. Twitter y Facebook cuentan con un servicio dentro de la misma red para ayudar a instruir o a tratar casos de cyberbullying. En la segunda (Facebook) existe el Centro para la Prevención del Acoso, donde se informa a los jóvenes, padres y maestros sobre la problemática, además los usuarios tienen la posibilidad de contactar a un especialista que pueda ayudar a guiar a la víctima.

En Twitter el usuario puede silenciar los comentarios de otros, sin que estos se den cuenta; lo único que podrá hacer el victimario será enviar mensajes directos, y esto solo es posible si ambos se siguen mutuamente. Adicionalmente, la víctima puede configurar su cuenta para que ninguna persona pueda etiquetarlo en las fotos que publica.

Es importante mantenerse informado de este tipo de contenidos, que tanto padres como maestros se vuelvan conscientes de esta problemática social. Se trata de establecer una comunicación más cercana con los menores, puesto que en muchas ocasiones ellos, tal vez por temor a represalias, no comparten su situación, independiente de si es el actor pasivo (a quien atacan) o activo (quien ataca).

e-max.it: your social media marketing partner
Read 7227 times
Mayra González

Asesora
Corporación Colombia Digital