Desde las redes sociales ella grita: “Venezuela mi corazón está contigo”

Desde las redes sociales ella grita: “Venezuela mi corazón está contigo”

"Con las balas no se pueden matar las ideas, pero sí a las personas".

A "Maleja" como le dicen sus amigos, le duele Venezuela y desde el 12 de febrero (12F) de 2014 se ha convertido en una activista por la lucha de un país que la vio crecer por 12 años. Ella es venezolana y también colombiana. Nació en Barranquilla, pero a la edad de un año viajó con sus padres a Venezuela, quienes estaban buscando mejores oportunidades laborales.

Aunque allí lograron una estabilidad económica importante, en el 2002 se fueron del vecino país cuando el gobierno del entonces Presidente, Hugo Chávez, dispuso una ley en la que se establecía que todos los menores de edad con nacionalidad venezolana pasarían a ser propiedad del Estado. Su hermano apenas tenía un año. "Los acababa de cumplir y estaba repitiendo mi historia, nos fuimos de Venezuela porque nos tocó".

De un momento a otro, su familia tuvo que vender todo y regresar a Colombia, "con una mano adelante y la otra detrás". Pasaron de vivir una época de bonanza a empezar desde cero. "Mi papá tuvo que vender hasta boli.... Mi familia empezó a levantarse de a poco en otros negocios, pero las cosas no despegaban".

{quote}

Después, la suerte les cambió. Hace 10 años viven en Barranquilla y aunque fue una decisión que tomaron por situaciones adversas que perjudicaban su estabilidad y tranquilidad, lograron sobreponerse en otro país y en otra ciudad.

En Venezuela dejaron amigos entrañables, familia, compadres, "toda una vida" y por eso hoy desde la impotencia, rabia, tristeza, miedo, les duele que la intransigencia y falta de liderazgo de un gobierno esté callando las ideas del pueblo con balas.

A sus 23 años, María Alejandra Caamaño se ha unido para marchar desde la distancia, desde Barranquilla, convocando desde las redes sociales: "Lo que está pasando hoy es producto de las ideas desfasadas e ilógicas de un socialismo mal llevado, de un Presidente sin amor a su patria, ambicioso, con grupo de lacayos llenos de ambición y ansias de poder, que prefieren llenar el país de balas y sangre, para poder llenarse los bolsillos".

Sus abuelos paternos viven en Caracas y están en edad avanzada. Hace poco, uno de ellos recibió una operación a corazón abierto. La impotencia, desesperanza y angustia se multiplican al saber que no pueden acompañarlos en momentos tan difíciles. Sumando a ello, a una de sus tías, quien ocasionalmente sale a las calles a marchar, casi la matan: "Eran soldados de la Guardia Nacional y en su acento se les notaba que eran cubanos, uno de ellos le apuntó con la escopeta en la cabeza y ella lo único que pudo decirle fue: "no me mate"...".

Aunque su tía salió ilesa, la zozobra de "maleja" y su familia es constante. "Cuando todo estalló no nos despegábamos del televisor, saber que la gente que quieres y te importa está allá y no puedes acompañarlos es angustiante... es cruzar los dedos cada vez que salen a marchar para que no los maten".

 

Marchas desde las redes sociales

"En las noches se escuchan los gritos de la gente, el llanto de niños y mujeres... 'Los Tupamaros', que son agentes uniformados del gobierno venezolano, se meten en los conjuntos residenciales y edificios contra la voluntad de quien sea... es una guerra de balas, de sangre, de miedo...", cuenta "Maleja".

Desde que estalló el 12F, una serie de manifestaciones civiles convocadas por la oposición venezolana, las redes sociales y los medios de comunicación han centrado su atención en lo que pasa al interior del país. Noticias, testimonios, videos, imágenes, información desenfrenada publicada minuto a minuto por las principales cadenas internacionales y los propios venezolanos, ciudadanos de a pie que se han convertido en reporteros.

El control total que ha mantenido el gobierno de Nicolás Maduro en la conexión a Internet ha provocado una crisis de conectividad en esa nación. "Con mi tía nos hemos comunicado por Whatsapp, pero ella generalmente no sabe lo que sucede por la intermitencia y las fallas de Internet".

Sin embargo a pesar del panorama, los estudiantes y población civil se han organizado para marchar en las calles y lanzar su voz de desacuerdo, de rabia y dolor. Las redes sociales han sido el canal para convocar y anunciar las manifestaciones. "Aunque les quiten el Internet, ellos se las ingenian, buscan la manera de reunirse, regar la voz y no quedarse callados". De hecho, desde BB Messenger, se han organizado la mayoría de los encuentros y marchas en el Estado de Táchira.

Desde el hashtag #SOSVenezuela y la cuenta de Twitter Venezolanos en Barranquilla, "Maleja" se ha convertido en una fiel activista que además de protestar desde sus redes sociales, también lo hace saliendo a las calles de 'La Arenosa'. Es un grito de inconformidad, de desacuerdo, es una voz de justicia que hace eco en sus perfiles, los que ha plagado de videos, noticias y denuncias en contra de las acciones llevadas por la Guardia Militar de Venezuela. "Ni de izquierda ni derecha, somos todos venezolanos", es una de sus tantas proclamas.

"Necesitamos que la autoridad se vuelque a nosotros, porque aunque el pueblo ha demostrado que tiene todas las ganas de querer cambiar lo que sucede en Venezuela... es un pueblo desarmado, que solo tiene ideas y antes eso qué se puede hacer cuando el gobierno está armado hasta los dientes".

Desde el éxodo de "Maleja" y su familia hacia Colombia, las cosas no fueron mejor ni peor para Venezuela, sin embargo, al irse y dejar atrás proyectos, ilusiones, anhelos y grandes amistades, dejaron parte de su corazón, el cual hoy los obliga a no quedarse callados ni ser indiferentes al dolor de su segunda patria.

"Confío plenamente en las redes sociales para convocar, porque son fáciles de usar e inmediatas", y aunque para muchos de sus contactos pueda parecer un bombardeo desenfrenado de información, ella no planea quedarse callada ni mucho menos echarse a un lado, porque como lo sigue sosteniendo "Yo quiero que la gente también conozcan esa Venezuela... la que conocí cuando niña".

Read 3137 times
Eliana Álvarez

Asesora
Corporación Colombia Digital