Couchsurfing, experiencia cultural y hospedaje gratis

Couchsurfing, experiencia cultural y hospedaje gratis

¿Si usted fuera surfista y buscara las olas más apetecidas del mundo con un presupuesto limitado qué haría? Casey Fentos envió cinco mil correos electrónicos apelando a la hospitalidad de los islandeses y consiguió al menos cincuenta ofrecimientos de sofás dispuestos a alojarlo gratuitamente.

A su regreso se unió a otros tres emprendedores y crearon la que hoy es la comunidad de intercambio de alojamientos gratuitos más grande del mundo: Couchsurfing (CS).

En 2003 el boom de las redes sociales apenas estaba empezando y aunque existían redes de viajeros como TripAdvisor, ninguna cumplía con las expectativas de quienes buscaban ahorrar al máximo en su recorrido por el mundo.

Gran parte del presupuesto de los viajeros se destina al hospedaje y si bien muchas ciudades del mundo cuentan con pequeños hostales, para algunos turistas estos resultan no solo costosos sino también alejados de la experiencia cultural del país. La solución para estas dos dificultades es tan sencilla que en ella radica el éxito de Couchsurfing, anfitriones que reciben en sus casas a huéspedes de todo el mundo, brindándoles una acomodación gratuita y segura, junto a un acercamiento a la experiencia de vida local y una guía turística permanente.

Lo que inició como sofás (couch) para surfistas (surfing) hoy se ha convertido en una comunidad mundial que reúne a más de tres millones de personas con un interés común, viajar. CS anuncia que hasta la fecha ha propiciado el desarrollo de más de 5,6 millones de viajes, o experiencias culturales como ellos las llaman, y la mayoría de ellas parecen haber sido gratas en parte por la buena recepción y acompañamiento por parte de los anfitriones.

Couchsurfing funciona a través de un sitio web donde se registran perfiles e itinerarios de viaje. El registro es sencillo, tal como en otras redes sociales, y entre los datos solicitados se puede incluir información sobre los intereses personales, los gustos y todo tipo de datos que puedan generar confianza entre los demás miembros, porque para ser recibido lo único que se necesita es que éste quiera invitar al huésped, es decir, que le parezca una persona grata para ser recibida en su casa.

Como señala el Diario Nómada, en la red se pueden configurar tres tipos de perfiles según la contribución que cada usuario esté dispuesto a hacer a la comunidad:

  • Hoster (anfitrión), pone a disposición de los demás miembros un ‘sofá’, que también puede ser una habitación de huéspedes o incluso una colchoneta.
  • Coffee or drink (compañero de café), son aquellos quienes no disponen de un espacio para alojar a nadie pero sí están dispuestos a acompañar los recorridos en las ciudades o brindar cualquier tipo de apoyo requerido por el viajero.
  • Traveling (viajero), es el estado de quienes están viajando y aunque no pueden ofrecer apoyo a otros viajeros en este momento, luego podrán convertirse en hosters o compañeros de café.
     

Al interior de la red existe un abierto y transparente sistema de recomendaciones que les permite a todos los usuarios comentar y conocer las experiencias en cierto sofá o con cierto viajero, de modo que quien esté buscando dónde hospedarse pueda tener no solo el perfil del ‘hoster’ sino también conocer la opinión de quienes ya se hayan hospedado con él; así mismo, las recomendaciones resultan ser un punto de seguridad adicional para los anfitriones.

La seguridad durante el viaje resulta ser el tema más sensible de toda la red. Para quienes no conocen su funcionamiento es difícil entender que alguien decida invitar a un desconocido a quedarse en su casa, con los riesgos que ello puede implicar; sin embargo, a través de las comunidades CS, organizadas generalmente por países, es posible buscar referencias de cada usuario y ganar confianza frente a la honorabilidad de los viajeros.

Hasta aquí todo es gratuito, entonces ¿cómo se financia la red? En los últimos años la combinación entre publicidad, donaciones y el servicio de verificación de datos de los usuarios registrados, que por U$25 otorgaba una insignia que reafirma la credibilidad del viajero, fueron las únicas fuentes de financiación de Couchsurfing. Pero recientemente dejó su estatus de organización sin ánimo de lucro, para convertirse en una corporación con una primera inyección de capital por 7,6 millones de dólares provenientes de Benchmark Capital y Omidyar Network, expertos en proyectos digitales como Facebook y LinkedIn.

Sin lugar a dudas Couchsurfing se aferró al gran mercado interesado en viajar y conocer nuevas culturas y personas, ofreciendo en simultánea una atractiva oferta que incluye hospedaje gratis y contactos en los lugares a los que se llega. Con Couchsurfing el mundo está abierto.

 

 

Sitio web: www.couchsurfing.org
Contacto:  Centro de Atención CS

 

*La información publicada por Colombia Digital corresponde a la suministrada por las fuentes primarias y se pone en conocimiento del público con el objetivo de promover el uso y apropiación de las TIC en el país

e-max.it: your social media marketing partner
Read 11853 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.