Opinión

Opinión

Campañas electorales en la Web

Tras una semana de gran incertidumbre sobre el rumbo de las elecciones presidenciales por los problemas de conteo de votos en la consulta conservadora a definirse el próximo mes de mayo, los ánimos no se asemejan a los de cuatro años atrás. Ninguno de los participantes a la contienda tiene claridad sobre su suerte con el voto popular y mucho menos sobre las posibles alianzas a fraguar. Esta situación de incertidumbre ha llevado a algunos cambios en las estrategias electorales, pues en esta ocasión el voto de opinión no solo se logrará capturar con la imagen renovada y fresca, o académica, sino poniendo cada vez más en marcha las redes sociales.

Notificaciones bancarias ¿a qué costo?

 

Cada vez que hago un retiro por cajero automático o una compra en cualquier establecimiento del comercio llega a mi celular un mensaje de texto informándome acerca de la transacción que acabo de realizar.

Para mi sorpresa, más me tardo en terminar la operación que en recibir el mensaje vía telefónica, hecho que me ha llamado fuertemente la atención en varios sentidos. Por una parte, me parece interesante que el sector financiero evolucione en el uso de plataformas tecnológicas para mantener informados a sus clientes, pero por otro me pregunto si en caso de suplantación o robo de mi tarjeta Davivienda la entidad me va a responder por el dinero sacado sin mi autorización, o si por el contrario se ‘lavará las manos’ diciéndome que para eso se envía el mensaje y que no hay nada que ellos puedan hacer.

Internet como herramienta de divulgación musical

El sábado pasado tuve la oportunidad de asistir a uno de los mejores conciertos de mi vida: Franz Ferdinand. Sí, ya sé que no es una megabanda como Metallica o cualquier otra, pero el significado que tiene su música es para mí mucho más trascendental que el de otras bandas más sonadas y que además, cobran más cara la entrada. A pesar de la fila, el estar de pie por mucho tiempo y una gorda gritona que no nos dejaba en paz, pudimos ingresar al concierto en primera fila y disfrutar de un espectáculo digno de recordar.

110K: un proyecto educativo TIC mirando hacia la elaboración de contenidos.

La Fundación Alberto Merani viene desarrollando una importante labor en el trabajo con jóvenes y niños en el ámbito de las Tecnologías de Información y Comunicaciones – TIC. Esta no solo cuenta con un departamento especializado para esto, sino que hay un importante grupo de personas que están innovando en la forma de acercar el proceso de formación a los involucrados a partir de contenidos haciendo uso de  las TIC. En este ámbito se enmarca el proyecto 110K, para el cual hemos invitado a Jorge García[1] a que nos hable al respecto.

El reto esta en los contenidos

 

Aventurándome a pensar a largo plazo y con la esperanza de que en un futuro no muy lejano la mayoría de las sedes educativas públicas de Colombia tendrán acceso a los servicios de conectividad, me arriesgo a decir que el reto de la sostenibilidad del servicio estará determinado no sólo por la disponibilidad de los recursos necesarios para garantizar su pago recurrente, sino por la calidad y difusión de los contenidos que se puedan proveer a través de este medio.

 

Córdoba y Sucre en la era de la e–ganadería

Durante esta semana tuve el placer de visitar y conocer las ciudades de Montería y Sincelejo, dos capitales de nuestra región caribe que hacen parte de ese selecto grupo que ven en las TIC una posibilidad de crecimiento y desarrollo, para lo cual hacen inminentes esfuerzos para fortalecer sus recursos y transformarse en verdaderas ciudades digitales.

Las TIC: cada vez más útiles en temas de salud

La telemedicina y la telesalud son temas de los que se viene hablando desde hace algunos años y Colombia no es ajena a estos. Las TIC se han presentado como la oportunidad de llevar servicios con la mejor calidad a lugares alejados o con presencia de actores armados que hacen más difícil la estadía de especialistas o incluso su desplazamiento.

Varicela en la era digital

El diagnóstico fue fulminante e inesperado: a mis 23 años era portadora del virus de la varicela. Desde niña siempre tuve la habilidad de eludir todas esas populares enfermedades que muchos de mis compañeros sufrieron como sarampión, paperas y por supuesto varicela. Al pasar la adolescencia creí haber cantado victoria pero ¡Oh sorpresa!, dicha enfermedad es también un mal posible en adultos.