Aprendizaje Itinerante

Aprendizaje Itinerante

Educando más allá de las pizarras y las lecciones de clases. 

Cada vez me convenzo más de la necesidad de ampliar la mirada que se tiene sobre lo que es la educación, porque aún estamos centrados que cuando se hace referencia a esta, inmediatamente la relacionamos con escuela. Surgen entonces: un espacio físico delimitado, aparecen maestros, horarios y materias. Pero, la verdad va más allá, ¿cierto?

En ocasiones anteriores he abordado una serie de reflexiones con respecto a lo que sería el ideal, si el lugar donde los niños son formados, se eliminaran los grados, la separación de los menores por edades, la división del conocimiento por materias y los horarios para aprender contenidos específicos. Asimismo, que el papel del maestro fuera el de un cómplice creativo que acompañe el proceso de exploración y oriente el desarrollo de proyectos colaborativos que involucren las diferentes habilidades de los niños. Bueno, ahora quisiera agregar a los anteriores elementos, los cuales pudieran tener cierto toque de ambiente de aprendizaje itinerante, la siguiente idea:

Damos por hecho que el lugar para ir aprender es un lugar estático y fijo en un punto geográfico de una ciudad o un territorio. Pero podría ser móvil. ¿Por qué no? En el transcurso del año cada cierto tiempo, grupos de niños y jóvenes podrían viajar y participar con adolescentes de otra región compartiendo y desarrollando proyectos conjuntos. El viaje, no asociado como una experiencia turística y de reconocimiento de lugares históricos, sino como una experiencia vivencial, de interrelación con la cultura local, de intercambio de saberes y costumbres de una forma natural y cotidiana. Que no fuesen actividades realizadas por unos pocos, sino por el contrario, un ejercicio generalizado donde la movilidad se encuentre dentro de la propuesta para el aprendizaje de un país.

De acuerdo a lo anterior, sería posible que se establecieran colaboraciones entre regiones, a fin de adelantarse actividades de acompañamiento a los proyectos que surjan entre los jóvenes; y al mismo tiempo, proporcionar varios momentos de intercambio y aprendizaje durante algunos años. Facilitar en sí, que puedan crecer y conocer juntos las particularidades de cada contexto, reconociendo que cada uno comprenda de forma real el significado de diversidad, diferencia y riqueza cultural.

Es posible también imaginar, que en los viajes los padres de familia puedan hacer parte de ellos durante la estadía en una región, e igualmente se involucren con los actores locales, como el alcalde, líderes comunitarios, artistas, gestores culturales, científicos, empresarios y personajes, quienes finalmente hacen parte de la construcción política y social de un territorio. ¿Creen que este aprendizaje itinerante podría ser más enriquecedor? Ahora que lo veo plasmado en estas letras, yo creo que sí y me gustaría vivenciarlo con mi hija. Como el título de una película colombiana: 'Soñar no cuesta nada'.

 

Oswaldo Ospina
Economista - Magister en Educación
Experiencia en diseño y gestión de proyectos de apropiación de TIC

 

*Blog publicado en El Heraldo

Read 2865 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.