Lenguajes y símbolos: mutaciones

Lenguajes y símbolos: mutaciones

Actualmente parece existir un consenso sobre los beneficios que la tecnología brinda para la realización de las actividades cotidianas.

Esta realidad ha introducido numerosas transformaciones en el estilo de vida de las personas y de esta manera, en las formas desde las cuales se concibe la vida social.

Es este el punto que me inquieta: la llegada avasallante de la tecnología ha generado mutaciones profundas en los lenguajes y los símbolos que como sociedades hemos construido para relacionarnos. Solo pretendo iniciar la reflexión, en la que seguro, habrá mucho más para decir, por la velocidad en la que los cambios vienen presentándose e instalándose en las vidas cotidianas.

Una de las transformaciones más evidentes, al que ya parecemos estar acostumbrados es la cantidad de información disponible para el acceso libre, esta mutación es nombrada por Jesús Martín Barbero como el descentramiento de los saberes por fuera de las instituciones sociales establecidas para su conservación como eran las bibliotecas y los colegios. Esto trae consigo a su vez, la difuminación de las fronteras del conocimiento, en ese sentido al encontrar información de forma cotidiana se construyen otro tipo de conocimientos, que no se enmarcan en la estructura decimonónica de las ciencias. Un ejemplo de esto son los recientes estudios americanistas que vinculan la investigación antropológica y la histórica para generar un único corpus conceptual.

Este acceso ilimitado a la información ha generado cambios también en las concepciones sobre la educación, que en siglos anteriores tenía la función social de reproducir el conocimiento construido por la humanidad sobre los diferentes aspectos de la realidad, pero que ahora, se ve enfrentada a los "Saberes Mosaico" que Jesús Martín Barbero define como las construcciones que han adquirido los estudiantes en contacto con escenarios no-educativos y que deben ser puestos en debate en las aulas. Lo enunciado, ha desdibujado el rol que tradicionalmente se había asignado al docente como replicador de los contenidos, generando tránsitos hacia un maestro que reconoce las ventajas de la tecnología y desde su conocimiento cuestiona los saberes éticos, reflexivos, críticos, estéticos, que deben ser puestos en debate.

Otro elemento de gran importancia que está mutando en la 'era digital', es la forma de relacionamiento ente los ciudadanos y las organizaciones – representantes del Estado. Con la introducción de las redes sociales como espacios de participación, se están evidenciando las percepciones que los ciudadanos tienen sobre los diferentes estamentos sociales y sobre los acontecimientos de la realidad nacional.

Seguro, hace falta enunciar muchas transformaciones que en la familia, en las comunicaciones e incluso en la infancia vienen presentándose. A lo que quiero apuntar, es que la llegada de la tecnología no es un asunto instrumental, es más profundo, incidiendo en los lenguajes que como sociedad construimos y en últimas, tiene implicaciones en el pensamiento.

Recordemos, que desde la teoría de la evolución, fue el uso de la herramienta un elemento que diferenció el desarrollo del homo sapiens de otros de su especie, ya que esta incidió en el desarrollo del cerebro, tal como lo sostenía hace unos siglos Engels en 'El papel de la herramienta en la transformación del mono en hombre'.

Ahora, en el Siglo XXI vale la pena cuestionarnos sobre las transformaciones que sobre el pensamiento se introducen por las nuevas herramientas que tenemos a nuestra disposición.

 

Gloria María Naranjo Q
Licenciada en Educación Básica
Énfasis en Ciencias Sociales

 

*Blog publicado en El Heraldo

Read 2443 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.