Agresividad en la Red: una práctica que debe cesar

Agresividad en la Red: una práctica que debe cesar

¿Cuántas veces no hemos visto en Internet comentarios agresivos, insultantes, ofensivos que tienen incluso hasta amenazas de muerte? Seguramente, muchas.

Es cada vez más común que en sitios de medios de comunicación como periódicos o revistas, blogs personales, páginas de empresas, grupos en Facebook y perfiles en otro tipo de redes, no solo se encuentren amables sonrisas o guiños, sino palabras hirientes que rayan en el irrespeto y el desprecio por el otro.

Muchas ocasiones, estas personas que se encargan de crear un mal clima virtual, se esconden bajo el anonimato que les brinda un seudónimo y el estar detrás de una pantalla para desahogarse de la manera más voraz, como si quisieran comerse a quien critican, sin tener en cuenta que los están detrás de los diversos perfiles de la Red son seres humanos, con sentimientos que pueden ser fácilmente heridos.

En este sentido, sería conveniente por ejemplo, realizar en las escuelas más ejercicios de debate donde la argumentación esté basada en ideas sólidas que se relacionen con el tema del que se habla y no con la persona que está en una posición diferente. Por ejemplo, si estamos hablando de un debate sobre el aborto, la idea es hablar sobre las razones por las que se asume una u otra postura, no acusar a los ponentes de "moralistas" o "religiosos" (si se está en contra) o de "asesinos" e "inhumanos" (si se está a favor). Atacar al argumento, pero sin ofender a quien lo emite.

Jamás una discusión cibernética debe llegar a los límites de degradar a las personas, así como esta premisa es lógica en la vida real, lo es también en el ámbito virtual. En el mundo existe una diversidad tal de pensamiento que si no se aprende a ser tolerante y a contemplar la posibilidad de otras formas ideológicas, no tiene sentido entonces debatir o llegar a un acuerdo democrático si todo lo que se pretende es imponer la voluntad del otro y no respetarlo. Es de cierto modo, una especie de dictadura mental intentar obligar a otros a pensar de la misma manera e ignorar que existen argumentos válidos y contextos diferentes. Valdría la pena entonces recordar la teoría de la Acción Comunicativa propuesta por el filósofo alemán Jürgen Habermas, que hace referencia al: "Estado comunicativo que se da cuando dos hablantes entablan una conversación y emiten sus discursos dejando de lado su posición sociocultural (edad, género, nivel socioeconómico, cultura de origen..., entre otros) permitiendo un entendimiento inteligible, veraz y racional entre ellos".

Por último pero no menos importante, para desenvolverse en la Red no debemos olvidar ser coherentes con lo que decimos. Si por ejemplo, acusa a un blogger o forista de ser bruto, hágalo sin tener en cuenta el anonimato bajo el que está. ¿En la vida real sería capaz de usar esta terminología tan fuerte y sin mayores argumentos contra otra persona? Internet no debe convertirse en otro entorno de guerra más en medio de un país en el que ya, nos sobra bastante conflicto.

 

*Blog publicado en Vanguardia Liberal

Read 3117 times
Ángela Bohórquez Suárez

Asesora
Corporación Colombia Digital