¿Usted lee los términos y condiciones? Yo tampoco

¿Usted lee los términos y condiciones? Yo tampoco

Son muchas las herramientas tecnológicas que utilizamos a diario, sea que se descarguen en los dispositivos móviles, que se instalen en el computador o que se puedan utilizar en línea.

Estas aplicaciones siempre traen consigo un tipo de contrato a manera de aviso legal o de 'Términos y Condiciones', incluso, en el caso de Android, el sistema abre una ventana emergente informando las aplicaciones ya instaladas a las que debe acceder para su correcto funcionamiento. ¿Podría recordar el título de esta ventana emergente?

Es seguro que todas las personas que hayamos instalado algún programa hemos visto los mensajes a los que se refiere el tema; quienes desarrollan las aplicaciones, bien sea para Windows o Android, las programan para que dichos avisos aparezcan antes de acceder y comenzar a utilizarla, pero es muy común en los usuarios (incluyéndome) que las ignoremos. Por lo general se acude en primera instancia al botón que permita continuar con la instalación, dando 'clic' hasta que indique que la instalación ha sido finalizada, pero nadie, o por lo menos la mayoría de personas, no sabe qué es lo que contiene ese contrato.

A menudo también sucede a través de las redes sociales, con cuentas de correo o servicios de almacenamiento en la nube: registramos nuestros datos, compartimos imágenes, subimos fotografías, pero no sabemos lo que le estamos permitiendo hacer a las grandes empresas tecnológicas con esa información.

Se podría pensar que, de ponerle atención a este tipo de condiciones, que en algunos casos son cosas mínimas, no nos va a permitir disfrutar de las herramientas. Pero podríamos verlo de este modo: ¿usted firmaría un contrato de trabajo o de compra de inmueble, o la adquisición de un servicio sin leerlo previamente? Probablemente la respuesta sea "no", pero incluso después de leerlo, usted decide aceptar y firmar. Entonces, también podríamos leer el contrato del servicio tecnológico que estamos adquiriendo, pero no es así. ¿Las razones?, la información está en un idioma que desconocemos, nos quita tiempo leerla o simplemente no nos interesa, y terminamos dando un "acepto" a ciegas, sin embargo esto no nos exime de tener que acatar la ley en un caso dado.

{quote}

Hace unos años, Aleecia McDonald y Lorrie Faith Cranor, investigadoras de la Universidad Carnegie Mellon, realizaron un estudio sobre –"El costo de leer las Políticas de Privacidad", en el que evaluaron el tiempo promedio que toma leer los anuncios legales, teniendo en cuenta la velocidad de lectura que normalmente tiene una persona y la extensión que suelen tener este tipo de documentos, determinaron que leer una política de privacidad le cuesta a una persona 10 minutos de su vida. Al pasarlo al promedio de servicios a los que se accede al año, se requeriría de 76 días laborales de 8 horas, por lo que se podría pensar que el problema también está en el formato y la extensión que tiene la información. A lo que más y mejor se suele atender es a los mensajes cortos, entonces podría pensarse en modificar el formato arcaico por notificaciones puntuales y así se atendería a recomendaciones importantes. Otra opción que ya se ha dado pero que de igual manera poco se conoce, es la implementación de íconos, así lo hizo la agencia Ocupop, Disconnect y Mozzilla, quienes crearon una serie de imágenes que informan los alcances de un sitio web con la información de los usuarios.

Recuerdo hace un tiempo una noticia que leí, en la que daban a conocer la prueba que realizó la compañía PC Pitstop, con la intención de saber si realmente sus usuarios leían los términos y condiciones, por lo que accedieron a mencionar dentro de esta información que darían mil dólares a la primera persona que los leyera. Tuvieron que esperar cuatro meses para recibir un correo electrónico de una persona pidiendo su dinero.

Por otro lado, el portal terminosycondiciones.es fue creado por Jorge Morell Ramos, licenciado en Derecho y especialista en Derecho de Internet, quien indica que lo creó con el fin de "analizar y comentar los montones y montones de páginas y páginas de términos, condiciones y políticas que invaden nuestra vida digital y que aceptamos sin mayor miramiento", lo que podría resultar como una ayuda para entender lo que le estamos permitiendo al acceder a los servicios.

Por lo general estas políticas son más para las mismas empresas, que buscan de alguna manera "curarse en salud", que para los mismos usuarios. Sin embargo, si ponemos el ejemplo de videojuegos o redes sociales, les estamos dando vía libre de hacer uso de nuestra información, suministrarla a terceros con fines publicitarios, e incluso conocer nuestra ubicación, como por ejemplo en el juego Angry Bird.

Hablando de las redes sociales, vale la pena mencionar la potestad que se les está concediendo a estas compañías con la licencia de uso de los videos y fotografías que se suben a la plataforma. Cualquier empresa que desee hacer un estudio de mercado puede tener acceso a nuestra información a través de las plataformas sociales y transformarse en "adivinos", como en el caso que se muestra en el video. Lo peor de todo es que las mismas multinacionales son conscientes de que la gran mayoría de personas no leen sus políticas.

 

Adivino asombroso revela su poder - https://www.youtube.com/watch?v=_t71ABc9GaU

 

Es difícil cambiar la manera en que las empresas muestran sus avisos legales, y aún más que los usuarios seamos conscientes de que todo contrato se debe leer antes de aceptarlo, sobre todo cuando las compañías actualizan constantemente estas mismas políticas.

Pulsar el botón de "Aceptar" continuará siendo mecánico por unos cuantos años, o por lo menos mientras compañías como Google, Facebook o Twitter decidan implementar una mejor manera de presentar las implicaciones que tiene el usuario al usar tales servicios. Y por otro lado, que empresas como Apple estén en la obligación de visualizar los Términos y Condiciones, porque esta compañía ni siquiera proporciona ventanas emergentes en sus dispositivos móviles que muestren la información.

 

*Blog publicado en El Espectador

e-max.it: your social media marketing partner
Read 6474 times
Mayra González

Asesora
Corporación Colombia Digital