¡En el bus de la victoria!

¡En el bus de la victoria!

Terminó una nueva edición del Giro de Italia, una de las carreras emblemáticas de la UCI y que siempre ha estado ligada a La Gazzetta dello Sport, periódico deportivo emblemático.

De allí, que desde 1931 el líder de la clasificación general de esta carrera de tres semanas de duración, use la maglia rosa, una camiseta rosada, que fue diseñada en honor al color de las páginas de la publicación y que en este 2104 fue dominada por los "escarabajos" colombianos.

Acepto que aunque tengo muy poca "fibra patriotera" la carrera de este año, me robó más de un frito, una lágrima y un "¡viva Colombia!", porque aunque en algunos instantes, aunque el dolor de patria que llevamos en el corazón por nuestra realidad, se trunca de esos "momentos de momentos" en los que se sale todo el orgullo patrio.

El ciclismo siempre me ha llamado la atención, aunque no puedo negar que me he sentido presionado por el ambiente de sospecha que rodea este deporte. Los controles antidopajes son constantes y las noticias desagradables son permanentes, como la del "gran" Lance Armstrong, que hizo historia por superar un cáncer, ganar las etapas, carreras y Tour de Francia y por saltarse olímpicamente la ética deportiva.

Pero es en esos momentos de desilusión donde se hace más fuerte esa máxima popular que dice: "todo no es maravilloso, es cierto, pero en la vida no hay nada totalmente maravilloso"; más allá de las dudas y las sombras que aún persigan al ciclismo, me quedo con lo positivo que me da este deporte.

Lo otro que no me puedo negar es que el ciclismo me ata a Colombia, a mi historia de vida y a mi viejo: Cuando fui niño en los años ochenta, la Vuelta a Colombia todavía paralizaba al país. Cuando el Alto de Rosas era una etapa durísima, la gente rodeaba las vías por donde pasaba la caravana y cuando "Rubencho", Carlos Arrastia y Héctor Urrego hacían el cambio con rimula (un aceite de tractomulas) en los distintos departamentos donde se pedaleaban grandes proezas.

El país entero estaba pegado a un transistor. Uno, además de enterarse de las hazañas del jardinerito de Fusagasugá, del "Cebollita Cárdenas" (el gregario de Oro), de Alfonso Flórez y escuchar las historias de los héroes de otras épocas como el "Ascensor de Cundinamarca", del "Ñato", del "Flaco", del "Niño de Cucaita", "el Príncipe Estudiante", "el Zipa", entre otros nombres que han surgido en mi cabeza en estos días.

{quote}

Pero infortunadamente el ciclismo "murió" en la mayoría de los medios de comunicación colombianos y son esporádicas las reseñas y notas que se hacen sobre este deporte, demostrando que siempre estamos acomodados al mejor postor.

Como ha pasado a lo largo de la historia del ciclismo, y por lo general en el deporte, cada década trae su genio: estábamos en el repuntar de los días gloriosos de Nairo Quintana, quien pedaleaba tras su primera corona, después de un segundo lugar en el Tour de Francia el año pasado, apoyado por el equipo telefónico que lidera.

En marzo iniciaron un proceso de adaptación a las condiciones climáticas que suelen presentarse en el mayo europeo, con una herramienta que usa el equipo de la Fórmula 1 Mercedes AMG Petronas que es el túnel del viento de Silverstone donde se desarrollan temas de aerodinámica, respiración y fuerza a la hora de enfrentar los vientos de la montañas itálicas.

Todo esto se hace durante tres días de intenso trabajo, con la supervisión de un ex -ingeniero de Red Bull. Se prueban las bicicletas Pinarello a Canyon y la ropa diseñada con alta tecnología para la pruebas, con un buzo especial para las etapas contrarreloj diseñado por la empresa Endura, con los últimos adelantos tecnológicos en la materia, que incluyen el tratamiento Coldblack, capaz de reducir hasta en 4ºC la temperatura sobre la piel ante la exposición directa al sol. (Esta información se puede profundizar en el portal del Equipo Movistar).

También pusieron a su disposición, el ciclo-computador con GPS, un dispositivo pensado para registrar toda la actividad física realizada sobre la bicicleta, como velocidad, pendientes, distancia, recorrido, calorías consumidas, etc. Estos aparatos son compatibles con otros accesorios adicionales, como sensores de cadencia o pulsómetros, que registran las evoluciones sobre los pedales.

Así que la tecnología no está lejos de este deporte y es por esta razón que la Unión Ciclística Internacional ha cambiado con cierta "demagogia populista", las reglas de competencias tan importantes como la del Récord de la Hora, que es otra competencia insigne del ciclismo mundial.

Mientras todo esto se da, llega el equipo de carreras del piloto de F1 Fernando Alonso, quien quiere adaptar toda la estructura de la su trabajo al ciclismo, disfrutemos de Nairo, Rigo, Bananito, Arredondo, Duarte, Pantano y todos esos "escarabajos" colombianos que vienen con toda la "tecnología" que da una aguadepanela y un bocadillo.

 

*Blog publicado en El Heraldo

Read 2213 times
Álvaro Rodriguez Diaz

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.