¿Qué es el oscurantismo digital?

¿Qué es el oscurantismo digital?

Leí el término en un artículo en Internet. Aunque en el momento no supe muy bien cómo descifrarlo, me di a la tarea de investigar cuál era en realidad su significado.

Partiendo del concepto original, el oscurantismo a secas era la restricción y oposición a la difusión del conocimiento al público. Fue un período que se dio en la Edad Media donde el poder, las doctrinas e ideas intelectuales residían en la iglesia y no en el pueblo. Todas las explicaciones racionales se orientaban en la teología y nada más, es decir, Dios era la respuesta a todo.

Para los teístas podría haber sido una época dorada y de gloria. Sin embargo es bien claro que los excesos tienden a atrofiar la razón (que era lo que sucedía en aquel período) y afortunadamente nos liberó el Renacimiento. Después vinieron la Revolución Industrial, la globalización e Internet. Hoy estamos en una época donde difícilmente se pueden guardar secretos, por así decirlo. Lo demostró el año pasado el destape de Edward Snowden frente a las chuzadas que estaba haciendo la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) a los ciudadanos no norteamericanos y a otros países a nivel mundial. Ese fue el escándalo del 2013 y aún se siente su coletazo.

{quote}

El tema de la seguridad de la información y la privacidad de datos en la Web empezó a hacer parte de la agenda pública. Se pusieron en cuestionamiento los intereses de los Estados frente a la protección nacional y el derecho a la intimidad de sus ciudadanos. Si lo analizamos a simple vista, podríamos decir que en pleno siglo XXI no hay rastros de ningún oscurantismo digital. Pero la cuestión es lo opuesto.

La Internet profunda es una muestra de ello. De acuerdo a datos de la Universidad de Berkeley en California, a 2003 la Web profunda contenía 91.000 terabytes de información, lo que corresponde a 500 veces más el tamaño de la Web superficial. Ello significa que solo accedemos a un 10 por ciento del contenido total que aparece online. Hay un entramado y laberinto detrás de aquel universo de bytes que como usuarios comunes y corriente ignoramos.

Ahora lo veo de otra manera. El oscurantismo digital no es solo aquella parte invisible que no conocemos de la Web, sino lo que sucede detrás de ella. Por un lado se habla de las libertades de acceso a la información, pero por el otro también se evidencia la misma restricción que algunos gobiernos han impuesto a los individuos, como por ejemplo, China o las leyes gubernamentales que buscaban controlar las publicaciones de los usuarios en Internet: la ley SOPA, Lleras o PIPA. Si bien, el trasfondo de estas legislaciones era luchar contra la piratería, trasgredían significativamente una serie de aspectos importantes para los internautas como libertades y principalmente el derecho a la información.

Hicieron eco a nivel mundial y hubo una movilización alrededor de sus efectos. Sin embargo el concepto del oscurantismo digital, pareciera tener varias connotaciones. El bloguero Demian Marín lo explica desde otra percepción: "Si anteriormente era la ausencia de educación e información lo que mantenía a las masas controladas, es ahora precisamente el exceso y la manipulación de información lo que nos venda los ojos. El Oscurantismo Digital".

Aunque difícilmente creo que los grandes medios de comunicación logren manipular a los usuarios, ya que la gran diferencia entre el pasado y el presente es que los ciudadanos digitales hoy tienen la capacidad de producir y publicar los contenidos. Hay cierto tipo de información que se viraliza en Internet que en ocasiones resulta siendo una cortina de humo para tapar la realidad coyuntural. Pero, el poder de las redes sociales ha demostrado que así como todo se divulga tan rápido, al tiempo termina siendo efímero.

Entonces quedamos en un círculo entre lo que deja de importar y lo que empieza a ser relevante otra vez gracias a la masificación de la Internet. Y tal como lo dijo en algún momento Álvaro Mutis: "El hombre ha perdido su noción de humanidad. Nos hemos convertido en sombras movidas por máquinas e instrumentos electrónicos que nada tienen que ver con nosotros". Les dejo la reflexión abierta a sus interpretaciones.

 

*Blog publicado en El Heraldo

e-max.it: your social media marketing partner
Read 5235 times
Eliana Álvarez

Asesora
Corporación Colombia Digital