Innovación en Colombia: resultados de las últimas encuestas de innovación y desarrollo tecnológico realizadas en el país

Innovación en Colombia: resultados de las últimas encuestas de innovación y desarrollo tecnológico realizadas en el país

En esta ocasión, la columna Simplemente Innovar ha contado con la colaboración de Diana Lucio-Arias, Líder del área Innovación y Bibliometría, del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (www.ocyt.org.co)

La innovación tecnológica como estrategia nacional para incrementar la competitividad del sector productivo, hace necesaria una reflexión sobre las capacidades que existen en nuestras empresas en esta materia. Proponemos algunos insumos para dicha reflexión basados en el trabajo que ha realizado el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT), en el tratamiento de los datos de las últimas encuestas de innovación y desarrollo tecnológico, realizadas en el país durante el 2005, 2007 y 2009. Algunos de estos resultados fueron presentados en el reciente Foro sobre las 'Dinámicas de Innovación en el Sistema Colombiano de Competitividad' organizado por CIMANDES, capítulo de egresados de ingeniería mecánica de la Asociaciónde Egresados de la Universidad de los Andes, Uniandinos.

Las encuestas de innovación y desarrollo tecnológico tienen un carácter censal en el país. Se aplican al total de empresas industriales manufactureras del directorio oficial de empresas industriales del DANE, y han tenido consistentemente tasas de respuesta superiores al 85 por ciento.

La distribución de la encuesta es un reflejo de la estructura de nuestra economía. La mayoría de las empresas tienen menos de 50 empleados y pasaron de representar el 65,8 por ciento de las empresas encuestadas en el 2005, al 67,6 por ciento en el 2009. En el país, las capacidades de innovación pareciesen estar asociadas al tamaño, donde las organizaciones pequeñas son las que menos oportunidades de innovación tienen. En promedio, el 66 por ciento de las empresas pequeñas que respondieron las tres encuestas, no realizan ningún esfuerzo en materia de innovación.

Pero en general, los resultados de las encuestas no evidencian un panorama alentador. Los montos destinados por las empresas al desarrollo de actividades con el propósito de innovar han disminuido en casi dos puntos porcentuales, con respecto al PIB Industrial del 2003 al 2008 (Gráfica 1).

 

Gráfica 1. Montos declarados en actividades de innovación y desarrollo tecnológico como porcentaje del PIB Industrial

S gráfico1


Es importante señalar, que entre las actividades de innovación y desarrollo tecnológico existen muchas más relacionadas con la innovación, que otras. Mientras que la I+D está estrechamente ligada con la innovación; la inversión en maquinaria y equipo puede estar destinada a la reposición de equipos viejos y no necesariamente, a la generación de capacidades de innovación en las empresas. La gráfica 2 indica que más del 65 por ciento de la inversión se encuentra encaminada a la adquisición de maquinaria y equipo. No negamos que en esta operación pueda existir un componente importante de transferencias de conocimientos incorporados, pero dados los resultados de innovación declarados por las empresas, podemos esperar que la mayoría de esta inversión no resulte en innovaciones. De otro lado, es importante resaltar el incremento que ha tenido la inversión en actividades de I+D (tanto internas como externas) y en asistencias técnicas y consultorías, las cuales están estrechamente relacionadas con la innovación.

 

Gráfica 2. Distribución de la inversión según tipo de actividad

S gráfico2


La clasificación de grados de innovación permite distinguir entre empresas de acuerdo con sus estrategias y resultados de innovación. Las empresas pueden ser:

1. Innovadoras en sentido estricto cuando han introducido un bien nuevo o significativamente mejorado en el mercado internacional, y además han realizado actividades de I+D.

2. Innovadoras en sentido amplio si han introducido un bien nuevo o significativamente mejorado para el mercado nacional o para la propia empresa; o han incorporado procesos nuevos o significativamente mejorados a sus rutinas productivas, o han realizado innovaciones de organización o comercialización.

3. Potencialmente innovadoras, si han realizado esfuerzos conducentes a la innovación sin obtener resultados para el periodo de observación.

4. No innovadoras cuando no han realizado esfuerzos en materia de innovación. La estrategia de innovación de las empresas varía de acuerdo a sus distintos grados, tal como se evidencia en la Tabla 1.


Tabla 1. Distribución de la inversión en actividades de innovación y desarrollo tecnológico según grado de innovación

S tabla1

Las empresas más exitosas en materia de innovación dan mayor importancia a la I+D, actividad que es realizada al interior de las grandes compañías (más de 200 empleados); o a través de outsourcing de la I+D cuando estas son pequeñas (sobre todo en los últimos años encuestados). Esto último, nos permite sugerir que una forma de incidir en las capacidades de innovación al interior de las organizaciones es fortaleciendo el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y creando una coyuntura adecuada para que se establezca un vínculo real de colaboración entre las empresas del sector productivo y las universidades, y centros de investigación y desarrollo tecnológico del país.

Si la apuesta es por la innovación, debe ser una apuesta transversal que considere las heterogeneidades de las empresas y las diferencias en sus capacidades y necesidades específicas; debe ser una apuesta sostenible en el largo plazo, con instrumentos focalizados a superar las distintas fallas de mercado. El fortalecimiento de los procesos de medición de la innovación proveerá los insumos necesarios para la evaluación de las políticas implementadas.



Diana Lucio-Arias
Líder área Innovación y Bibliometría
Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología


e-max.it: your social media marketing partner
Read 26899 times
Artífice Innovación

Columnista
Corporación Colombia Digital