Programación: ¿qué es?, ¿sobre qué se hace?, ¿para qué?

Programación: ¿qué es?, ¿sobre qué se hace?, ¿para qué?

Programación: ¿qué es?, ¿sobre qué se hace?, ¿para qué?

Planear tareas y ejecutarlas de forma ordenada es la base del pensamiento humano y de la lógica de programación.

En un lenguaje sencillo y de manera general, la programación se asimila a la planeación, diseño y ejecución de un conjunto de tareas en un orden y determinada lógica, orientadas a obtener un resultado final. ¿Por qué algo tan cotidiano se vuelve tan atractivo en el ambiente de TIC?, ¿para qué sirven los programas?, ¿qué lenguajes de programación existen?

Históricamente, el atractivo de ‘programar’ en el ambiente de la tecnología electrónica y las TIC proviene del hecho que desde hace décadas la electrónica nos mostró que esas tecnologías superaban ampliamente, en algunos aspectos, a los seres humanos, entre ellos dos en particular dentro del procesamiento de información: primero, la velocidad, entendida como el número de operaciones por segundo que puede realizarse; y segundo, en capacidad de almacenamiento, como la cantidad de información que puede ser almacenada en dichos artefactos. Ambos índices han crecido de manera exponencial con el paso del tiempo para el caso de las TIC y, sin embargo, los índices equivalentes para nosotros como seres humanos no han cambiado sustancialmente.

Por ello ‘planear’, ‘diseñar’ y ‘ejecutar’ una serie de tareas simples, es decir, ‘programar’ sobre el ambiente de las TIC y sus artefactos es muy efectivo para soportar muchas de las tareas ‘repetitivas’ del cotidiano de individuos y organizaciones. De allí que cada vez más llenemos nuestras vidas de artefactos ‘programados’ aprovechando estas características.

{quote}

Ahora bien, el esfuerzo de programar en el contexto de las TIC se recompensa no solo con la obtención del objetivo buscado, sino además en el hecho de permitir al usuario ejecutar el programa un sinnúmero de veces, alcanzando en cada ejecución, el objetivo buscado. Resulta extraño adelantar una labor de programación para que sea ejecutada tan solo una vez, por el contrario, un programa se ejecuta infinidad de veces y siempre de la misma manera.

 

¿Para qué son útiles los programas? ¿En qué los usamos?

Los programas se utilizan para ‘programar’ dispositivos con las características descritas. Inicialmente, estos fueron dispositivos complejos y costosos, que solo resolvían problemas de grandes organizaciones (el primer computador de IBM se diseñó para ayudar a consolidar la información de un censo, en 1890). Después, cuando se fomentaron nuevos usos y se bajó el costo y la complejidad, estos dispositivos ‘programables’ penetraron el mundo cotidiano de empresas y de hogares. Desde hace unos años, y aprovechando que los dispositivos como los celulares tienen estas características y están al alcance de todos, hay una gran corriente de programación sobre ellos, fomentada también por sus posibilidades de integración y convergencia con las tecnologías de Internet.

Hoy estamos viendo llegar la proliferación del ‘Internet de las cosas’ para que las características de velocidad, almacenamiento y comunicación alcancen también muchos de los artefactos de nuestra vida cotidiana: el automóvil, la nevera, la puerta de la casa, para mencionar solo algunos. La programación ha permitido automatizar efectiva y eficientemente tareas cotidianas, pero también ha incursionado para apoyar muchos procesos complejos humanos, como lo pueden ser el aprendizaje y la educación, campos donde hay un universo aún por descubrir (referimos un artículo anterior de esta columna relacionado con el tema: “El para qué de la Robótica Pedagógica”).

 

¿En qué lenguajes programar?, ¿los lenguajes son cada vez más simples?

Inicialmente, la programación era un tema para expertos, básicamente porque había que ‘traducir’ las nociones humanas de planear tareas a lenguajes complejos propios de las máquinas y dispositivos (programación de lenguajes de máquina o hardware, como ‘assembler’). Sin embargo, con el avance tecnológico se han creado los lenguajes de alto nivel, que pretenden acercar más la programación de tareas a nociones normales del ser humano, para que luego estos mismos programas ‘traduzcan’ al lenguaje de las máquinas las tareas que deseamos sean ejecutadas.

La programación es un recurso y una competencia de gran relevancia, puede ser aprendida por personas corrientes, como usted o como yo, que sin ser ingenieros de sistemas podemos aventurarnos a planear, diseñar y organizar ‘tareas’ que resuelvan necesidades propias o de muchos, mediante la programación y la pluralidad de dispositivos programables a nuestra disposición. Iniciarse en ello utilizando plataformas de programación simples e inclusive gratuitas, como las que se describen en varios artículos del especial del mes ‘Aprender a programar’, es un excelente punto de partida.

 

Rodrigo Álvarez
Director Artífice Consultoría

e-max.it: your social media marketing partner
Read 9351 times
Artífice Innovación

Columnista
Corporación Colombia Digital