El momento coyuntural de la factura electrónica en Colombia

El momento coyuntural de la factura electrónica en Colombia

El momento coyuntural de la factura electrónica en Colombia

Colombia podrá ser referente mundial en la adopción de facturas electrónicas para el comercio tradicional y en línea.

El pasado mes de febrero la DIAN emitió la Resolución 0019 de 2016 que definió como mecanismo de firma de la factura electrónica, a la firma digital o firma electrónica avanzada, por lo que el reto tecnológico es evitar el riesgo de suplantación del emisor y la alteración del contenido del título, siguiendo estándares internacionales.

La factura electrónica ha tenido un desarrollo normativo de larga traza en Colombia. Desde el Estatuto Tributario y el Código de Comercio se reconoce la existencia de ésta. Posteriormente, se expiden el Decreto 1929 de 2007 que define de manera específica a la factura electrónica y la Resolución 14465 de 2007 que establece sus características técnicas. Finalmente, se expidió la Ley 1231 de 2008 que unifica la factura electrónica como título valor, siendo mecanismo de financiación para las pequeñas y medianas empresas.

El desarrollo que se ha realizado sobre esta materia se encuentra respaldado en la Ley 527 de 1999, por la cual es viable jurídicamente hacer uso de mensajes de datos y documentos electrónicos en cualquier actividad, siempre y cuando se cumpla el principio cardinal de la 'equivalencia funcional', conforme al cual el documento electrónico podrá recibir el mismo tratamiento jurídico que su semejante en el mundo físico. De igual forma, se cuenta con el CONPES 3620 de 2009, que da los lineamientos de política para el desarrollo e impulso del comercio electrónico en Colombia.

En la actualidad, encontramos el Decreto 2242 de 2015 que reglamenta las condiciones de expedición e interoperabilidad de la factura electrónica; así mismo, el Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018 en su artículo noveno crea un registro centralizado para aquellas facturas electrónicas emitidas que vayan a ser negociadas y sobre las cuales se pudiera llevar a cabo la consulta y verificación de su trazabilidad; este artículo hoy en día es objeto de reglamentación por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

La facturación electrónica en el mundo

Los analistas internacionales afirman que el mercado de la facturación electrónica está creciendo por todo el mundo. El pasado año, la firma suiza Billentis, experta en análisis de mercado, publicó el informe “Facturación electrónica, entrando en una nueva era 2015”, en el que afirmó que casi 42 millones de los 500 mil millones de facturas expedidas en todo el mundo fueron emitidas sin uso de papel.

Por su parte, la Asociación Europea de Proveedores de Servicio de Factura Electrónica (EESPA, por sus siglas en inglés), anunció una tasa de crecimiento del 17%, en los próximos 5 años, basada en un análisis comparativo de 2013 y 2014. En estos años, se identificó también que Latinoamérica fue la líder de la región en materia de facturación electrónica.

La firma digital o electrónica avanzada se puede observar internacionalmente en Chile, regulada por la Ley 20727 de 2014; en Perú por la Ley 27269 de 2000; México, en el Título 2° del Código de Comercio; España con la Ley 34 de 2002; y en la Unión Europea bajo el Reglamento 910 de 2014, entre otros.

{quote}

Siguiendo el flujo del título, el Ministerio de Industria y Comercio de Colombia está definiendo lo relativo al registro de la factura electrónica, donde uno de los aspectos centrales a destacar, además de la negociación, es la aceptación del título, cuya certeza es vital a fin de garantizar la adecuada ejecución del mismo. Para este efecto existen diferentes mecanismos usados a nivel internacional, como plataformas que permiten la aceptación vía web en entornos con un alto grado de seguridad y donde los certificados de firma electrónica avanzada o firma digital también cobran especial importancia y relevancia.

El registro de las facturas electrónicas, consagrado en el artículo 9° del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2014 - 2018 será novedoso y revolucionario, y además de garantizar la unicidad del título, permitirá la negociación en bloque de las facturas electrónicas lo cual representará un significativo beneficio para las Mipymes del país, que tendrán a la mano una fuente de financiación antes impensable.

Facilitar y fortalecer el control fiscal, evitar la evasión de impuestos y el fraude de la doble venta de facturas, incrementar la confianza en el mercado de factoring y mitigar riesgos asociados, están entre los objetivos de los desarrollos normativos que se han venido trabajando, entonces la factura electrónica será el estándar que en pocos años abarcará el mercado.

Las Cámaras de Comercio del país jugarán un papel trascendental para el éxito y masificación de la facturación electrónica considerando que las transacciones de venta de bienes y servicios dejarán de soportarse en facturas por computador y talonario, para trasladarse al ambiente electrónico, donde se llevará a cabo su emisión, registro, circulación y conservación.

La buena noticia es que existen mecanismos idóneos, como firmas digitales, estampas cronológicas o firmas electrónicas certificadas, que pueden blindar las transacciones y que son provistos por autoridades de registro y de certificación digital en el país que fungen como terceros de confianza, ajenos a las partes, y que dan garantía de la seguridad en ambientes electrónicos.

Latinoamérica avanza en uso y apropiación de la factura electrónica

Nuestro país no ha sido pionero en materia de facturación electrónica, otros en la región como Chile, Perú, México, Uruguay y Paraguay, han realizado significativos avances; incluso si nos vamos más lejos, países como España, China y los que conforman la Unión Europea también han realizado importantes desarrollos, unos más recientes que otros.

De Chile, modelo que se ha tenido en cuenta para el desarrollo técnico y normativo en nuestro país, se puede exaltar que pasó en una década de tener cero incidencia de la factura electrónica a contar con el 89% de las empresas facturando por esta vía y la normatividad habilitó el uso de la firma electrónica avanzada o firma digital como indispensable para asegurar la autenticidad e integridad del título.

Perú por su parte cuenta con una estrategia que permitirá, según la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), que más de 12.000 empresas estén obligadas este año a acogerse a la modalidad de factura electrónica, y para el 2017 tienen la meta de que todas las organizaciones y personas naturales se encuentren emitiendo documentos electrónicos.

En derecho comparado, naciones como México, Uruguay, Paraguay, España, Hong Kong y las pertenecientes a la Unión Europea tienen algo en común, sus leyes y resoluciones han establecido el uso de firmas electrónicas avanzadas como mecanismos tecnológicos esenciales para el desarrollo seguro y confiable de las plataformas de factura electrónica. Nuestro país cuenta con las mismas garantías y es por esto que autoridades de certificación digital actualmente expiden alrededor de 80.000 facturas electrónicas mensuales con atributos de autenticidad, integridad y no repudio.

Si seguimos por el buen camino, en un par de año seremos referentes mundiales en la adopción de factura electrónica para el comercio tradicional y electrónico, con un valor adicional que es la negociación de estos títulos en bloque a través del registro de facturas electrónicas.


Héctor José García
Director Académico del Centro de Estudios de Derecho y Tecnologías de la Informaciones y las Comunicaciones – CEDT - de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Javeriana. Actualmente Presidente de Certicámara S.A., Colombia. (Entidad de Certificación Digital y Autoridad de Registro).

Read 2863 times
Certicámara

Artículos de contenido técnico-jurídico sobre seguridad informática, comercio y gobierno electrónico, dirigidos al sector público y privado, y en general a consumidores digitales y usuarios finales. Los textos son escritos por expertos profesionales en Derecho y Tecnologías de la Información.