Entornos convergentes y regulación

Entornos convergentes y regulación

Hace algunos años cada servicio de telecomunicaciones (telefonía fija, telefonía móvil, datos, radio y televisión) utilizaba su propia Red, sin embargo la famosa convergencia ha desdibujado las fronteras entre productos, mercados y medios, permitiendo a las empresas incursionar en la prestación de diversos servicios y reduciendo con ello las barreras de acceso, obligando a las agencias reguladoras a redefinir mercados y sus ámbitos de servicio. Los famosos triple play, el Internet móvil, la radio en la Web, la IPTV y la televisión digital son algunos ejemplos de que tan lejos ha llegado este proceso de convergencia.

La tendencia a la convergencia de redes, plataformas, tecnologías de recepción y contenidos marca día a día el horizonte de evolución de las tecnologías de la información y las comunicaciones, proceso que exige un marco regulatorio que pueda adaptarse al entorno cambiante con el fin de permitir la expansión de los mercados, incentivar una mayor oferta para los consumidores y protegerlos a éstos de los posibles abusos que puedan cometer los operadores de telecomunicaciones en su afán por competir.

En particular, la regulación del servicio de Internet en Colombia obedece a un esfuerzo por parte de la Comisión de Regulación de Comunicaciones por establecer las “reglas de juego” bajo las cuales los operadores que prestan el servicio de Internet deben regirse.

Teniendo en cuenta que en Colombia la estructura de oferta del servicio de Internet no presenta características de monopolio natural, la regulación se ha dedicado a promover la competencia entre operadores con el fin de fomentar la efectiva prestación de los servicios, crear entornos de inversión que promuevan la ampliación de las redes y la universalización del servicio, y prevenir los abusos  de los operadores de telecomunicaciones.

En el país contamos con un esquema regulatorio pro competencia, basado en un régimen de libertad de tarifas, en el cual se busca promover la masificación del servicio y garantizar la calidad del mismo y la protección de los usuarios.

En este sentido, en Colombia como en el resto del mundo, hemos entendido que parte del reto esta en mantener un marco regulatorio que incentive la universalización de la oferta del servicio de Internet y garantice la presencia comercial de operadores en la totalidad de los municipios del país.

En países como Colombia los mercados de telecomunicaciones, especialmente del servicio de Internet, enfrentan un doble problema: el de fortalecer la oferta y el despliegue del servicio a lo largo del territorio, y el de incentivar y consolidar una demanda interesada en acceder a estos servicios.

Bajo este panorama la orientación del regulador deberá continuar siendo aquella que busca garantizar la competencia entre operadores de tal manera que se mejore la oferta tarifaria y el servicio de acceso a Internet sea cada vez más asequible para el conjunto de la población colombiana.

Sin embargo, si bien parte de los problemas de acceso y uso del Internet efectivamente se podrán resolver a través de esquemas regulatorios que incentiven la competencia y permitan a los usuarios disfrutar de tarifas más cómodas, los problemas relativos a la demanda deberán ser abordados a partir del desarrollo de políticas públicas que promuevan el uso y apropiación de las TIC entre la población, esfuerzo que si bien tanto el sector público como el privado ya están realizando  tiene todavía un largo camino por recorrer.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 16096 times
Conexión

Columnista
Corporación Colombia Digital