Cinco retos educativos en el marco del TLC con Estados Unidos

Cinco retos educativos en el marco del TLC con Estados Unidos

Al realizar un análisis sobre la educación colombiana una vez entrado en vigencia el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, algunas de las reflexiones preliminares permiten establecer que esta es fundamental para mejorar la competitividad de un país. 

 

Así como es necesario incrementar la formación de ingenieros, tecnólogos y técnicos, igualmente se debe trabajar por mejorar desde la educación básica el nivel de aprendizaje en matemáticas y ciencias básicas. Si bien, para lograr lo anterior deben dirigirse acciones, existen otros frentes en educación que merecen la atención para que un tratado comercial pueda propiciar las condiciones de desarrollo y bienestar que se esperan lograr. A continuación, una reflexión de cinco retos educativos por enfrentar.

1. Ciencias. La mejora en el desempeño de los estudiantes en las áreas de ciencias básicas y matemáticas no está en duda. Estos conocimientos permiten tener las bases para desarrollar ciencia, inventar y generar productos de valor en un mercado altamente innovador. Si Colombia le apuesta por el éxito en el intercambio comercial, se tiene que pensar estratégicamente en el tipo de productos que vamos a ofrecer, porque no podemos quedarnos únicamente en el café, las flores y el petróleo; debemos orientarnos a producir bienes con mayor valor agregado en conocimiento y que por lo tanto, puedan ser fruto del saber de las personas.

Ahora, para mejorar los conocimientos en ciencias básicas se requiere más que el simple deseo o aumento de horas académicas en estas áreas; se necesita un cambio en las metodologías de enseñanza y propiciar un acercamiento diferente a los niños y jóvenes al saber científico, a experiencias concretas de aplicación y de impacto en el entorno cercano. Se debe trabajar para que literalmente, los jóvenes se apasionen por la ciencia y encuentren incentivos de proyectos de vida en apostarle a su estudio.

retos-educativos

 

2. Aprendizaje de inglés. Desde hace unos años atrás, en las agendas educativas tanto del gobierno nacional como de varias entidades territoriales, el bilingüismo ocupa un lugar recurrente, aunque aún esté lejos de ser una realidad. En esa medida, no se visibiliza que las acciones adoptadas procuren arrojar resultados positivos en la envergadura requerida. El aprendizaje de inglés debe transcender la escolarización y abordarse desde una órbita más integral y holística, que involucre el desarrollo de contenidos para medios masivos de comunicación, establecimiento de espacios comunitarios, como clubes de conversación y video foros; y una política de incentivo dirigida a angloparlantes para que vengan al país a contribuir con el aprendizaje del idioma en diferentes escenarios.

 

3. Fomento a la cultura de la creatividad y la innovación. Con la posible mejora del desempeño en las competencias científicas y el aumento de estudiantes de ingeniería, de por si no se asegura el incremento en patentes. Es necesario fomentar la cultura de la exploración, la investigación y la producción de conocimiento. Por ello, se deben adelantar acciones para cambiar el 'chip' cultural al respecto y que los parques interactivos (ejemplo Maloka en Bogotá, Explora en Medellín) pueden contribuir, así como el desarrollo de ferias de ciencia y tecnología con altos estándares de calidad y reconocimiento, y el establecimiento de centros de creatividad comunitarios que les permita a los jóvenes aprender con otros, explorar y llevar sus ideas a la práctica. En últimas, se trata de producir un cambio cultural y que podamos pasar de la cultura del consumo a la de la creación de conocimiento.

 

4. Identidad cultural. En el proceso de globalización y en particular en lo relacionado con los Tratados de Libre Comercio, es necesario prestar atención a la cultura, más cuando en estos acuerdos comerciales también se negocian los espacios de reproducción cultural, como son los productos audiovisuales, los cuales son el canal para posicionar imaginarios colectivos. Por lo anterior, elaborar y promover espacios que fortalezcan la identidad cultural ante la avalancha audiovisual extranjera, es un reto educativo no menor. Señal Colombia es una muy buena muestra de lo que se puede hacer al respecto, lo cual implica continuar apoyando la producción de contenidos con enfoque local y por ende, también al fortalecimiento de la televisión regional.

 

5. Formación en ciudadanía global. Se requiere que nuestros ciudadanos puedan interpretar los acontecimientos que suceden en el mundo y en especial, en aquellos países con los que se tienen firmados acuerdos comerciales, de manera que puedan tener criterio y opinar sobre cómo determinadas decisiones o situaciones influirán de forma directa en la realidad social y económica de sus contextos. Lo anterior, permite tener posiciones críticas y manifestarse frente aquellas medidas que puedan afectar el bienestar.

 

e-max.it: your social media marketing partner
Read 5340 times
Oswaldo Ospina

Asesor
Corporación Colombia Digital