Nuestro proyecto de sociedad

Nuestro proyecto de sociedad

 

La víspera del fin de semana de elecciones en el cual millones de colombianos acudirán a las urnas para votar por sus representantes para senado y cámara, así como por los candidatos presidenciales de los partidos en las consultas internas, se convierte en un momento ideal para reflexionar en torno a los asuntos que como sociedad privilegiamos cuando elegimos a nuestros representantes y frente al proyecto colectivo que queremos ver edificado a través de los esfuerzos de nuestros gobernantes.

 

Poco se ha hablado sobre los retos que enfrentamos como país en materia del fortalecimiento en el uso y apropiación de las tecnologías de información y comunicaciones, o sobre cuales deben ser las estrategias a desarrollar con el fin de mejorar el acceso de la población a estos servicios.

 

Cada vez más la interdependencia mundial y las dinámicas de la globalización ponen en evidencia la necesidad de promover la implementación de las TIC en los distintos sectores y procesos cotidianos, y sin embargo aún en la arena pública no hemos planteado el debate de consolidar un proyecto de sociedad que nos permita avanzar hacia una sociedad de la información.

 

En la economía moderna el conocimiento es un factor productivo tan importante como los factores de producción tradicionales y la competitividad depende cada vez más de la posibilidad de acceder al conocimiento y la información de manera ágil, en tiempo real, de manera interactiva y dinámica.

 

sociedadEn este sentido me pregunto ¿Cómo estamos midiendo nuestros éxitos como sociedad? ¿Existe un proyecto de sociedad al que le estemos apostando? ¿Cuál es y quién lo abandera? ¿Cuál es el compromiso de quienes dicen representarnos frente al avance de Colombia en su reto por convertirse en un país a la vanguardia del avance de las TIC, consideradas una herramienta cuyos efectos  se extienden entre la educación, la salud, el gobierno, el comercio y la administración de justicia?

 

Saber es poder, la información es un recurso escaso pero indispensable para la toma de decisiones, razón por la cual los esfuerzos que se hacen y se hagan para masificar y difundir  su uso más allá de las fronteras físicas, sociales y económicas son un tema que vale la pena rescatar, pensar, exigir y explorar. Sin duda  en Colombia hay quienes le apuestan a este reto, entonces ¿Por qué no hacer visibles las obras y esfuerzos que no necesariamente se inauguran con el corte de una cinta, sino aquellos cuyos impactos están cambiando la vida de las comunidades y su forma de relacionarse con el mundo en el marco de su propia cotidianidad? ¿Porqué no convertir a este en nuestro proyecto de sociedad?

 

Es solo una reflexión, la mía. ¿Cuál es la suya?

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
Read 10173 times
Conexión

Columnista
Corporación Colombia Digital