Nuevas competencias para sobrevivir en el mundo digital

Nuevas competencias para sobrevivir en el mundo digital

Nuevas competencias para sobrevivir en el mundo digital

La vertiginosa migración de diferentes servicios y disciplinas a entornos virtuales exige el desarrollo de nuevas competencias para interactuar con estos medios.

El mejoramiento de los niveles de seguridad y el aumento paulatino de la conectividad en términos de cobertura, velocidad y acceso han propiciado un incremento exponencial en la migración de la oferta de servicios presenciales a entornos virtuales, lo cual ha facilitado el posicionamiento de una cultura virtual.

Ya no se trata solo de desarrollar competencias tecnológicas para operar adecuadamente las diferentes herramientas y moverse libremente por el ciberespacio, por el contrario, hoy se hace necesario consolidar una nueva cultura caracterizada por nuevos comportamientos y variaciones en el lenguaje.

Cada vez es más común la comunicación escrita por medio de dispositivos móviles, los cuales cuentan con mecanismos de ingreso de texto que limitan la velocidad de escritura y por ende, promueven el uso de abreviaciones, nuevos términos y símbolos gráficos que van más allá de toda escritura tradicional. Este cambio ha propiciado nuevas formas de comunicación e interrelación entre las personas, quienes hoy pueden construir comunidades de acuerdo a sus intereses y círculos temáticos. Tales transformaciones han redefinido inclusive, el significado de la amistad, al propiciar otros niveles de relacionamiento.

En los canales virtuales existe un alto grado de impersonalidad, por lo tanto, cada día es más común conectar personas con diferentes fines; y sucede que mientras en la Web a cualquiera que sea nuestro "amigo" le decimos "hola" o viceversa, en la calle no pasa igual.

Por otra parte, en la medida en que hacemos más presencia en la Red, aumenta nuestra huella digital y nuestra información empieza a trasladarse a escenarios públicos. Por lo tanto, es importante implementar nuevos hábitos, competencias y habilidades que permitan, de cierta forma, contrarrestar los peligros y vacíos de exponer información personal en la Web. Como primera medida es necesario discernir entre las probabilidades de riesgo de lo publicado/posteado, de igual forma, y no menos importante, identificar acciones riesgosas que permitan el acceso de virus, malware o actividades delictivas como phishing, pharming, vishing, smishing, etc.

Otro aspecto importante consiste en aprender más allá del funcionamiento de herramientas específicas y comprender la lógica aplicada a las diferentes opciones que ofrece el medio, esto nos proporcionará un manejo cómodo de opciones no exploradas con anterioridad sin necesidad de re-aprender cada vez que incursionamos en algo nuevo.

Interactuar en el universo digital y apropiarse de él, conlleva a nuevos retos que de alguna manera, seguirán modificando las costumbres de los ciudadanos digitales, quienes cada vez más se encuentran aptos para convivir con las nuevas tendencias.

Acciones como repartir hojas de vida impresas para buscar empleo, van perdiendo vigencia. Hoy existen múltiples plataformas online especializadas y segmentadas para este fin, tanto así que los contratistas o reclutadores de personal consultan en la Web, información sobre los perfiles de los candidatos para identificar qué habilidades y experiencia les resultan en común con la búsqueda. Estos elementos terminan manifestándose a través de su participación en redes sociales, aportes en blogs, post, trinos e inclusive citas de otras personas o instituciones que dan cuenta sobre ciertos rasgos de su personalidad. Toda esta información es la construcción de una huella e identidad digital, que se suma como un nuevo aspecto a cuidar y a gestionar, dado que va adquiriendo características similares a las de un tatuaje, que estarán presentes por un tiempo considerable y que serán difíciles de borrar.

De acuerdo a las tendencias actuales, en los próximos años se vislumbra la fusión de diversos canales de comunicación y una disponibilidad de cobertura de conectividad casi total. Así las cosas, encontraremos nuevos servicios y una considerable evolución de los actuales, de forma que adoptar las competencias propias de un ciudadano digital será un requisito de supervivencia.

Visto 6553 veces
Marcelo Gómez

Asesor
Corporación Colombia Digital