Los niños y su 'chip' tecnológico

Los niños y su 'chip' tecnológico

En la actualidad es frecuente escuchar a los niños y niñas hablar con toda claridad y con muchas muestras de conocimiento sobre redes sociales, videos, computadores, celulares y videojuegos; evidenciando que hoy día están creciendo en una fuerte relación con la tecnología y una serie de aparatos que sus padres aprendieron a usar ya adultos, y que para ellos a su corta edad, son obvios y cotidianos.

Ellos, hacen parte de una generación revolucionaria: 'los niños digitales'. Estas personitas probablemente tienen en sus venas el famoso, pero poco conocido 'chip tecnológico', que los ayudan fácilmente a aprender y apropiarse de cualquier dispositivo y recurso digital que se les atraviese en el camino, sin importar su nivel educativo o estrato social. Es tan simple, como que una vez toman el aparato en sus manos sin ningún miedo y experimentan infinidades de sensaciones hasta encontrar a su modo espontáneo, la manera de sacarle el mejor partido.

ninos-chip-tecologicoEsta facilidad, a la hora de enfrentarse a las TIC ha llevado a muchos gobiernos a que imbriquen en sus políticas públicas de infancia y educativas, para que niños desde los dos años de edad cuenten con tabletas, computadores y otras herramientas con las que puedan experimentar, jugar y construir conocimientos con la variedad de aplicaciones que traen para ellos. En ese sentido, se pretende que al utilizar la tecnología al servicio del aprestamiento y la educación, los menores ingresen a la sociedad creativa a través de la innovación. Obviamente, articuladas con sus derechos fundamentales y otras variables que les permitan crecer con calidad de vida.

Infortunadamente con la rápida llegada de las nuevas tecnologías, cometemos el error de hacer muy poco para preparar a los niños para la vida en el mundo inalámbrico, lo que ha propiciado que los adultos a cargo de su formación (padres) y educación (docentes) tengan un inmenso conflicto en relación con el uso de Internet y, en general, de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en los procesos pedagógicos, lo que genera miedos y demoras a la hora de aceptar el reto de interactuar con estas por medio de sus hijos y estudiantes. Sin embargo, el quehacer de estos recursos permite que se desarrollen nuevos ámbitos y ambientes a fin de facilitar la comunicación, la formación en valores, la motivación por la investigación, la creatividad y sobre todo se construyan normas colectivas para proteger a los niños de los peligros en la web y de otra índole. (No olvidemos que muchos padres "viven" pegados todo el tiempo a sus dispositivos).

Nuestra responsabilidad como adultos es tener presente, que a diario surgen centenares de servicios, aplicaciones, juegos, gadgets y sitios en línea, todos ellos con una gran cantidad de opciones para conectar, comunicar, interactuar o compartir información. Igualmente, otras plataformas y dispositivos ya existentes se perfeccionan y se actualizan continuamente.

Ante el desconocimiento de todo esto, los adultos solemos prohibir, bloquear o ignorar los nuevos desarrollos. Pero funciona mejor si padres e hijos aprenden sobre estos productos; así estarán mejor preparados para tomar decisiones asertivas. Además de ser una forma discreta de 'potencializar el chip', y así como compartir y prestar atención a los temas de alta tecnología que le interesan al niño. El diálogo informado, constructivo y la curiosidad genuina de los padres sobre la tecnología le muestran a los hijos que sus padres se interesan en las actividades importantes para ellos.

Para esto, es importante que tengamos presente que sistemas operativos como el OS X Lion de Apple y Windows 7; dispositivos como el iPhone, el iPad y las consolas de videojuegos (por ejemplo, PlayStation 3, Wii y Xbox 360) ofrecen control parental integrado, al igual que los operadores de cable, que traen un software con contraseña opcional para regular el acceso a un contenido en específico o incluso al mismo hardware. Estos controles ayudan a regular la conectividad a internet, los horarios preestablecidos y sus límites de uso.

Es evidente que un computador normal le sirve a un adolescente en bachillerato para interactuar con los otros y con el mundo, pero para sacarle el mejor provecho a ese joven frente a esta herramienta, es clave cambiar la manera de pensar de un niño de primaria al cual hay que enseñarle a 'aprender a aprender', buscando que este, al pasar a la adolescencia tenga claro que él es el arquitecto de su propio destino.

No hay que olvidar que las nuevas tecnologías ya no son propiedad exclusiva de los niños mayores de 10 años o de los adolescentes. Desde la primera infancia forman parte de su vida diaria, como puede ser para sus padres un televisor o una lavadora y todo gracias...¡al bendito chip!

e-max.it: your social media marketing partner
Read 17708 times
Álvaro Rodríguez

@LosCuernos

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.