Los foros electrónicos: Ejemplo de apropiación Tic para la participación

Los foros electrónicos: Ejemplo de apropiación Tic para la participación

Dentro de toda la gama de posibilidades que nos brinda la incorporación de las TIC en la vida cotidiana, tal vez la más relevante y significativa es la oportunidad de poder intervenir de una manera directa en los diferentes fenómenos sociales en los cuales nos vemos inmersos. Ya que gracias a las tecnologías de la información y la comunicación podemos extender y globalizar nuestro conocimiento sobre el mundo, logrando percibir sus impactos positivos y negativos, enterándonos de inmediato y sobre todo encontrando un espacio de participación y de libre expresión.

 

 

No se puede negar, claro está, que el proceso ha sido demorado y dispendioso, pues esto supone el ‘injerto’ de un nuevo modelo (con sus conceptos, discursos y prácticas) que tiene que relacionarse sin generar mayor traumatismo en ámbitos como la libertad de expresión e información, la forma de comunicarnos, la privacidad, la propiedad intelectual, la seguridad de las comunicaciones, la diversidad lingüística y cultural, el respeto, la moral, entre otros.

Uno de los ejemplos más evidentes de esta imbricación Tic-Sociedad, son los foros electrónicos, un recurso que ofrece la web 2.0 en los periódicos online, donde se permite la interacción del medio y su información con sus lectores, dándoles la posibilidad de ejercer una participación activa en lo referente a contenidos y opinión. Sin embargo, estos espacios han abierto el debate entre los que le encuentran beneficios porque consideran que la apertura de nuevos espacios de participación revolucionan el periodismo, y los que no están del todo convencidos, ya que para ellos estos espacios evidencian una degradación social, generan un manto más de impunidad producto del anonimato, hacen que se pierda el territorio democrático en la red para convertirse en un paradigma de la intolerancia, donde los argumentos brillan por su ausencia y las razones sesgadas son mayoritarias.

Lo lamentable de esto es que si usted ingresa a uno de estos sitios, se puede encontrar con una confrontación grotesca, donde los rencores, los odios y la chabacanería de muchos de estos foristas, es el pan diario. Es tal la situación que algunos columnistas, cansados de tanto insulto, han restringido completamente los espacios de comentarios en sus columnas, llevando a que se pierda terreno frente al potencial de estos foros de discusión, donde se puede construir tejido social, desarrollar pensamiento crítico y habilidades comunicativas gracias a esquemas de cooperación, participación e intercambio de ideas, opiniones y aceptación de la diferencia.

Es cierto que son difíciles de administrar, que los participantes están protegidos por unas máscaras electrónicas, que no existen muchos instrumentos para combatir los desaciertos de estos lugares, que los insultos desplazan las ideas y las ideas desplazadas ceden terreno ante los insultos. Pero no se puede bajar la guardia y desanimarse frente a estas situaciones. El buen uso de los foros electrónicos puede ser una herramienta transformadora de realidades, donde la discusión coherente y respetuosa, vehemente pero dentro de los límites de la decencia, sean una forma de construir ciudadanía del mundo.

Pero no todo es malo, hace un par de noches escogí una noticia polémica como es el caso de Nicolás Castro y estuve por 4 horas (en la noche) participando del foro y aunque algunos comentarios fueron desatinados y subjetivos, tuve el placer de encontrar gente muy interesante, abierta al debate, respetuosa, radicales y “frenteros”. Al consultarles el porqué de participar en estos sitios me manifestaron que era una forma libre de hablar, de conocer otras ideas sin explotar, de “preservar la vida” y de interpretar de cierta manera el país. No les niego que fui señalado de obtuso y en la madrugada, alguien en un escrito melancólico, nos recomendó a los pocos que quedábamos (2am), que reflexionáramos sobre nuestras vidas y empezáramos a vivir. En ese momento reconfirmé mi teoría de que las Tic dan para todo y que no aprovechar para nuestro beneficio todos los espacios de participación que estas nos propongan puede resultar un error histórico en términos sociológicos, políticos, ecológicos y obviamente tecnológicos.

 

 

 

 

 

 

Read 23968 times
Álvaro Rodríguez

@LosCuernos

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.