Volando con las TIC

Volando con las TIC

Tengo la fortuna por cuestiones laborales, de ser un viajero frecuente a nivel nacional a través de las aerolíneas que surcan nuestro cielo colombiano. Esto me permite pasar largos ratos de espera en las salas de los aeropuertos, además de los prolongados momentos de “meditación” en los trayectos que eran interrumpidos en el instante en que las aeromozas daban las indicaciones de seguridad antes de despegar, del servicio durante el vuelo, de la ojeada a la revista (cuando está), del consabido dormir o de la plegaria al cielo, cuando alguna turbulencia agita la aeronave.

Desde que tengo la oportunidad de viajar en avión, a principios de los noventa, independiente de la tecnología de uso exclusivo de la tripulación, las posibilidades de entretenimiento por medio de recursos tecnológicos era un privilegio en los vuelos internacionales. Escuchar música, ver algunos videos, observar películas,  realizar llamadas pagadas con tarjetas de crédito, era una opción de aerolíneas con unas características muy especiales y con tarifas bastante altas para el bolsillo del colombiano promedio.

Más adelante, algunas compañías como British Airways, comenzaron a ofrecer sistemas personales de entretenimiento a sus pasajeros en algunos vuelos, como aquellos con destino Asia, donde las oportunidades de entretención eran más amplias, se tenían mucho más en cuenta las necesidades de sus usuarios y se iban optimizando de acuerdo al avance de las TIC. En algunos vuelos hay disponibles auriculares para escuchar música en los vuelos intercontinentales y en los vuelos chárter. En los vuelos regulares los auriculares son gratuitos, mientras que en los vuelos chárter se puede comprar los auriculares para utilizarlos en el viaje de vuelta. La selección de música a bordo es contemporánea, versátil e internacional y tiene siempre algo atractivo para niños, jóvenes y adultos. Infortunadamente este tipo de servicios eran monopolizados por los vuelos internaciones y en algunos casos por las primeras clases de algunas empresas aéreas.

Por suerte, los tiempos cambian y los vuelos nacionales entran en la era TIC, como una opción de entretenimiento a bordo, ya que puede ser utilizado una vez inicie el vuelo, accediendo a éstos sin ningún costo y teniendo así la oportunidad de disfrutar de un moderno y sofisticado sistema que incluye: pantallas individuales touch screen en todas las sillas, con música, videos, películas, videojuegos, series de televisión en video on demand y en varios idiomas; posibilidades de conexión a la red eléctrica y Usb para portátiles; así como monitores con puerto Usb e Ipod en Clase Ejecutiva.

Los fabricantes de aviones como el Airbus y su modelo A340-300 y A330-300 tienen 20 canales de música y una colección de 60 álbumes que puede utilizar para crear sus propias listas de reproducción. También brindan la opción de ver producciones cinematográficas recientes destinadas a una amplia audiencia y apropiadas para el entretenimiento a bordo. Las demás películas y programas de corta duración cambian cada dos meses.

Por último, los usuarios de aerolíneas en trayectos nacionales, podrán contar con el I xplore, un emulador del Google earth, que muestra el mapa del vuelo; puede verificar las conexiones de su vuelo a través del Connecting Gate y podran dejar su opinión gracias al Passenger Survey.

De esta manera y con las TIC en las nubes, se vuelven una realidad tangible permitiendo que su vuelo sea agradable y demostrando nuevamente que en todos los espacios la tecnología tiene su hora.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 15978 times
Álvaro Rodríguez

@LosCuernos

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.