Las culturas participativas: otra mirada de aprendizaje

Las culturas participativas: otra mirada de aprendizaje

En la actualidad son muchas las tertulias académicas donde se hace referencia a los nuevos alfabetismos y las múltiples posibilidades que estos brindan, donde obviamente el protagonista número uno es el mundo tecnológico.

Si tenemos presente que lo que denominamos como "novedoso" varía y se transforma a diario por el ritmo desbordado, el surgimiento y aparición de nuevas posibilidades, que abarcan y permean a todos los sectores sociales convirtiéndose en una fuente alimentadora de los nuevos conceptos de una sociedad expectante a los nuevos productos de la globalización. De esta manera, aunque sea doloroso decirlo, la herencia, la tradición y lo "viejo" ha ido pasando a la bóveda colectiva de los recuerdos.

Lo interesante es que estos nuevos saberes están pidiendo, aunque parece mentira, ser incluidos en el sistema educativo actual, ya que la escuela aún no ha querido aceptar el desafío que se le presenta a diario frente a las nuevas prácticas del conocimiento y que infortunadamente, en muchos lugares, se han quedado rezagadas, por ese miedo que tienen muchos docentes de salir de su zona de confort: seguir enseñando como lo dicen los cánones de la pedagogía tradicional y sus apéndices.

Es por esto que para evitar la idea de que lo nuevo reemplaza a lo viejo, como en la visión subjetiva que profetizó en la década de los ochenta, que el video eliminaría la radio o la que en esta época anuncia: la desaparición del libro de papel frente a las nueva tendencias de e-book, el pc, la tableta o el celular inteligente, es importante adaptarse y apropiar esa nueva ecología que integra a los nuevos medios, los procesos de enseñanza-aprendizaje y las dinámicas pedagógicas con el quehacer diario de la escuela, donde conviven dispositivos, jóvenes ansiosos de apropiarlas y las prácticas docentes enfocadas desde diferentes intereses y matices.

{quote}

De ahí aparece una posibilidad muy interesante, de la que se habla desde mediados del 2005, y es conocida como la cultura participativa, que se fundamenta en la capacidad de compartir toda experiencia cotidiana en el aula o en el día a día del estudiante a través de los dispositivos móviles y las redes sociales, aprovechando la experiencia significativa y enriqueciéndola en tiempo real con el compartir de lo que se está viviendo con otros grupos, ya sean cercanos, públicos desconocidos y potencialmente masivos, que tienen como centro de interés temáticas muy puntuales y afines a la del estudiante las cuales pueden ayudar a fortalecer el aprendizaje.

Esta idea de participación busca que las comunidades educativas se transformen y salga de las cuatro paredes de aula tradicional y sean más dinámicas, flexibles y evolucionen apropiando las TIC a la hora de cubrir las necesidades de un proyecto y obviamente los intereses generales y particulares del colectivo. En esta metodología de aprendizaje sus miembros deben tener muy claro que la importancia de sus contribuciones y su interrelación social con el grupo son factores fundamentales a la hora de construir conocimiento.

De acuerdo a una tipología que propone el sociólogo Henry Jenkis, quien lidera proyectos de investigación donde se discute la importancia del impacto de la tecnología que nos rodea, y la incorporación de la idea de vivir en una cultura participativa. En ese sentido, implementar este tipo de metodología tiene una serie de beneficios y oportunidades, entre las que el autor destaca:

Aprendizaje de igual a igual, de colega a colega, de aprendiz y maestro
Desarrollo de habilidades valiosas en el actual mundo del trabajo
Fortalecer la conciencia ciudadana y el compromiso

 

Lo interesante de esta propuesta es que muchas de sus estrategias pueden diseñarse, con base en la educación tradicional, articulándose con todas las herramientas tecnológicas con las que se cuentan, generando unas nuevas habilidades, según lo propone Jenkis en su libro: "Confronting the Challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century (Jenkins et al., 2006)":

  1.  Juego. La capacidad de experimentar y sorprenderse con su entorno como una forma de solución de problemas.
  2. Actuación. La habilidad de adoptar diferentes identidades con el objeto de la improvisación y descubrimiento.
  3. Simulación. La habilidad de interpretar y construir modelos dinámicos de procesos del mundo real.
  4. Apropiación. La habilidad de sopesar significativamente y mezclar el contenido de los medios.
  5. Multitarea. La habilidad de poder observar con detenimiento el entorno y poder enfocar sobre los detalles más importantes del mismo.
  6. Conocimiento distributivo. La habilidad de interactuar significativamente con herramientas que desarrollan las capacidades mentales.
  7. Inteligencia colectiva. La habilidad de poder agrupar conocimiento y comparar notas con otros para el logro de una meta común.
  8. Navegación. La habilidad de seguir un flujo de historias e información a través de diversos medios.
  9. Creación de redes. La habilidad de buscar, sintetizar, y diseminar información.
  10. Negociación. La habilidad de viajar a través de diferentes comunidades, discerniendo y respetando diferentes perspectivas a la vez de captar y seguir normas alternativas.

Para terminar, queda una gran reflexión y es posibilitar y aprovechar un mundo conectado, como en el que muchos de nuestros colegios viven en la actualidad, permitiendo la transformación de la comprensión sobre la realidad y las dinámicas sociales, mediadas por la experiencia propia y la de los demás, aprovechando la riqueza de la participación, la deliberación y el sano debate, desarrollando competencias argumentativas, lectoras, de comprensión y de investigación mediante un camino muy conveniente: una cultura participativa y respetuosa.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 4135 times
Álvaro Rodriguez Diaz

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC.  Docente de formación, autodidacta y explorador de las nuevas tecnologías. Crítico en temas de política, fútbol y educación.