Yo con yo, en fotos

Yo con yo, en fotos

Yo con yo, en fotos

Detrás de la palabra del año: selfie.

Internet es egoísta y aunque se dice que el ser humano es un ser social, el ser humano digitalizado resulta ser un extraño espécimen que disfruta de la observación de su entorno pero prefiere limitar sus interacciones con él al filtro que supone la pantalla.

La prueba reina: el selfie. La reciente adquisición del Diccionario de Oxford, que aceptó el término junto a su respectiva gramática y definición, ahora la elige por unanimidad como palabra del año.

Selfie. Fotografía tomada por uno mismo, generalmente a través de un teléfono inteligente o una cámara web, para luego ser subida a redes sociales (Traducción libre del inglés).

“Parece que todos los que son alguien han publicado un selfie en algún lugar de Internet. Si es lo suficientemente bueno para los Obama o el Papa , entonces es lo suficientemente bueno para ser la ‘Palabra del año’”, afirma sin reparo el blog del Diccionario de Oxford.

Sustentado en un aumento exponencial de su uso en lo corrido de 2013, selfie es el término que podría llegar a, literalmente, mostrar cómo se ha transformado la mirada sobre sí mismo en la era digital, al punto de no necesitar de otros para tomar una foto digna de ser mostrada y, especialmente, de llegar al extremo hedonista de retratarse y publicarse con el simple propósito de ser admirado.

¿Por qué nos gustan los selfies? Tal vez yo no soy la más amiga de ellos y si quisiera justificarme diría que algunas veces por mera necesidad de guardar un recuerdo he decidido capturar(me) un selfie, pero de ahí en adelante no hay más para decir porque todo se trata de dar respuesta al afán por encapsular y mostrar, el mismo que soporta la existencia de las plataformas de redes sociales desde sus orígenes.

Según Oxford el término apareció por primera vez en un foro australiano en 2002. De algún modo la palabra autorretrato (self-potrait) mutó de su forma original, hoy más que nunca cargada del apelativo ‘artístico’, para adaptarse a las necesidades de la era digital.

El selfie es un yo con yo; yo me tomo la foto de mí y para completar la publico en mis redes y hasta le doy ‘me gusta’. Satisfacción garantizada.

Internet aguanta todo, mucho más que el papel, y en medio de la combinación entre auge de la fotografía digital (con la consecuente pérdida de los límites de tomas aceptadas), y crecimiento de las redes donde el centro de atención es el usuario (o así lo creemos), es apenas lógico que el selfie, o cualquier otra manifestación que combine posibilidades de expresión personales, donde el contenido somos nosotros, tenga un presente asegurado y un futuro tan incierto como cualquier otra tendencia digital.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 4263 times