Consejos para la gestión de Derechos de Propiedad Intelectual

Consejos para la gestión de Derechos de Propiedad Intelectual

Consejos para la gestión de Derechos de Propiedad Intelectual

Guía general de registro y administración de marcas, patentes y derechos de autor en las organizaciones.

Uno de los activos con mayor potencial para generar valor en las empresas son los derechos de propiedad intelectual (PI), que incluyen marcas, patentes y derechos de autor. De hecho, constituyen el principal activo para emprendedores que incursionan en el mercado de las aplicaciones móviles, nuevas tecnologías o la industria artística.

Constantemente las compañías desarrollan invenciones y lanzan al mercado productos o servicios innovadores. Protegerlos con un sólido portafolio de derechos de PI genera valor agregado para su titular. No obstante, las compañías deben implementar una estrategia de gestión de derechos de PI con el fin de mantener una ventaja competitiva y lograr posicionar el negocio en el mercado. Una adecuada gestión de derechos de PI debe comprender por lo menos los siguientes temas.

1. Titularidad

La ley presume que el empleador o el contratante es el titular de los derechos de PI que recaen sobre los desarrollos. Sin embargo, para que dicha presunción opere, la compañía debe analizar en cada caso que se cumplan ciertos requisitos legales. Con el fin de evitar ambigüedades y posibles conflictos, las compañías deben incluir cláusulas de PI en los contratos laborales y en los de prestación de servicio. La cláusula de PI debe establecer que las obras e invenciones desarrolladas en el curso del contrato son propiedad de la empresa, tales como software, diseño de página web, estudios técnicos, entre otros.

2. Búsquedas de anterioridades

Generalmente las compañías realizan investigaciones de mercado antes de emprender un proyecto de investigación y desarrollo, para determinar la utilidad del proyecto y evitar la inversión de recursos en la invención de tecnologías que ya se encuentran en el mercado. Es igualmente importante elaborar búsquedas de anterioridades antes de solicitar el registro de una marca o una patente. Esto con el fin de establecer una estrategia de registro que permita superar eventuales obstáculos que generen costos adicionales o demoras innecesarias en el proceso de registro.

3. Confidencialidad

En el curso del proceso de investigación y desarrollo de un proyecto, se genera información sensible que tiene valor comercial, siempre y cuando se mantenga en secreto. Las compañías deben implementar políticas claras para la protección de la información confidencial que incluya medidas de seguridad físicas y tecnológicas, tales como dividir la información, incluir avisos de confidencialidad y restringir el acceso con seguros y claves.

{quote}

Adicionalmente, las compañías deben celebrar acuerdos de confidencialidad con las personas que tengan acceso a la información, indicando de manera clara las obligaciones con respecto a su custodia. Finalmente, antes de divulgar información relevante sobre una invención, las compañías deben determinar si están interesadas en obtener una patente o mantener un secreto industrial. Participar en ferias, exposiciones, conferencias o reportes es importante para promover y posicionar la invención; sin embargo, la publicación de información sensible puede generar la pérdida del secreto industrial o afectar la viabilidad de obtener una patente.

4. Derechos de terceros

Los empresarios deben abstenerse de usar marcas, patentes, derechos de autor, secretos industriales o cualquier derecho de PI sin autorización del titular. Los procesos de infracción de PI son costos y tienen un impacto negativo en diferentes áreas de la compañía. Por un lado, el infractor deberá modificar procesos de producción y comercialización, campañas de publicidad o cualquier otra actividad empresarial asociada a la infracción. Así mismo, el infractor tendrá que soportar y lidiar con la mala publicidad que desencadena la infracción en los medios de comunicación y el gremio. Entonces, los empresarios deben asegurarse de adquirir los derechos de PI o las licencias correspondientes y vigilar que su equipo cumpla con los términos y condiciones establecidos por el titular.

5. Auditorías

Las compañías deben auditar periódicamente el portafolio de derechos de PI. Las auditorias deben analizar principalmente la titularidad, vigencia y explotación de los derechos de PI. Esto permite identificar contingencias que afecten la propiedad de los activos intangibles y tomar las medidas necesarias para sortear las consecuencias de manera favorable para la empresa. Adicionalmente, los resultados de la auditoria deben ser compartidos con las áreas de mercadeo y finanzas, así como con el equipo de investigación y desarrollo, para alinear la gestión de la PI con los intereses comerciales de la compañía.

Visto 1719 veces
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.