Financiación respaldada por derechos de propiedad intelectual

Financiación respaldada por derechos de propiedad intelectual

Financiación respaldada por derechos de propiedad intelectual

¿En qué consiste el Registro de Garantías Mobiliarias y el Registro Especial, y cómo se relacionan?

La financiación apalancada por derechos de propiedad intelectual (PI) hace referencia a la práctica cada vez más común de utilizar los activos derivados de las marcas, patentes y derechos de autor para tener acceso a créditos para incentivar el crecimiento de una compañía.

La importancia de la PI en la industria se ha incrementado exponencialmente durante los últimos años con el desarrollo de nuevas tecnologías y el mercado digital. En efecto, los principales activos de grandes compañías están compuestos por bienes intangibles; por ejemplo, Uber, la compañía de transporte de personas reconocida a nivel mundial no es dueña de carros; AirB&B, la empresa de hospedaje que opera en diferentes países no es dueña de hoteles; sin mencionar las grandes plataformas tecnológicas como Google, Facebook, YouTube, iTunes, entre otras.

En este contexto, desde multinacionales hasta startups que tienen un sólido portafolio de derechos de PI han incluido sus activos intangibles en sus estrategias de financiación y el sector financiero ha respondido favorablemente a esta demanda. El uso de derechos de PI, especialmente de patentes, como garantía de obligaciones, es una forma de innovación en el mercado crediticio, con un comportamiento que no tiene nada que envidiar al mercado tradicional de créditos respaldados por bienes tangibles.

{quote}

Sin embargo, las entidades de financiación realizan un estudio exhaustivo de los riesgos asociados a cada transacción. Antes de la aprobación de un crédito es recomendable confirmar la titularidad del posible deudor sobre los derechos de PI y entender el alcance de los mismos, verificar la vigencia y validez de los derechos de PI, entender la relación entre el activo intangible y la naturaleza de la compañía, establecer el valor comercial de la PI, entre otras cuestiones que serían relevantes al momento de ejecutar la garantía. Una vez aprobado el crédito, se requiere contar con un mecanismo que permita dar publicidad y oponibilidad a las garantías constituidas sobre los derechos de PI.

De lo anterior deriva la importancia de contar con un marco jurídico que brinde seguridad a las transacciones financiadas con base en derechos de PI. La Ley 1676 del 2013 - Ley de Garantías Mobiliarias -, generó un abanico de posibilidades para que los comerciantes accedan a créditos apalancándose en derechos de PI.

Con el fin de brindar publicidad y oponibilidad a estas transacciones, la Ley de Garantías Mobiliarias creó el Registro de Garantías Mobiliarias y el Registro Especial, que permiten establecer la garantía y recogen información relevante sobre las partes y el estado actual de la transacción. A continuación se describen las principales características del sistema de registro de las transacciones financiadas con derechos de PI.


¿Cómo se constituye una garantía mobiliaria sobre un derecho de PI?

En el caso de los derechos de autor, la garantía mobiliaria se constituye en virtud de un contrato celebrado entre el acreedor y el titular de los patrimoniales, en el que se identifique plenamente el derecho de autor y la obligación que se pretende garantizar. Vale la pena aclarar que solo los derechos patrimoniales pueden ser objeto de gravámenes, pues los derechos morales son inalienables e irrenunciables.

Con el fin de establecer la prelación de los derechos a favor del acreedor y para efectos de la oponibilidad de la garantía frente a terceros, el contrato debe inscribirse ante el Registro de Garantías Mobiliarias.

Respecto de las marcas y patentes, la garantía a favor del acreedor se constituye con la inscripción del contrato ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). En el contrato las partes deben identificar plenamente el derecho de PI con el número de registro correspondiente y la obligación que se pretende garantizar. El registro ante la SIC también establece la prelación del crédito y surte efectos de oponibilidad ante terceros.

La inscripción del contrato ante el registro correspondiente debe realizarse en línea, a través de un formulario que recoge información sobre las partes, la naturaleza de la obligación garantizada y la identificación de los derechos de PI.

¿En qué consiste el Registro de Garantías Mobiliarias y el Registro Especial, y cómo se relacionan?

La Ley de Garantías Mobiliarias estableció dos tipos de registro: por un lado, creó el Registro de Garantías Mobiliarias, que es un sistema de archivo único y público que permite consultar la información relevante sobre el estado de las garantías mobiliarias, incluyendo aquellas constituidas sobre derechos de PI. La administración del Registro de Garantías Mobiliarias está a cargo de Confecámaras.

Por otro lado, en materia de PI, el Registro Especial hace referencia al sistema de registro a cargo de la SIC respecto de las marcas y las patentes. Con el objeto de consignar de manera unificada la información relativa a las obligaciones apalancadas en bienes muebles, la SIC debe comunicar la inscripción de la garantía al Registro de Garantías Mobiliarias.


¿Quién debe constituir la garantía y realizar la inscripción?

La garantía sobre derechos de propiedad intelectual debe constituirla el titular de los mismos. En el caso de las marcas y patentes, el acreedor debe verificar que el garante figure como titular en el certificado de registro.

Por su parte, el certificado de depósito de derechos de autor es el medio probatorio idóneo para constatar la titularidad sobre los derechos patrimoniales en una obra. Debe tenerse en cuenta que si el autor es una persona diferente al titular de los derechos patrimoniales de una obra particular, el primero no estaría facultado para constituir una garantía mobiliaria. La inscripción del contrato ante el respectivo registro puede realizarla el acreedor o un tercero con su autorización.


¿Cuál es el término de la inscripción de la garantía?

La vigencia de la inscripción en el registro será el establecido por las partes en el contrato, el cual puede prorrogarse indefinidamente antes de la expiración, por periodos de hasta tres años. Si las partes no establecen la vigencia de la garantía, las normas establecen un plazo de cinco años prorrogable por acuerdo entre las partes.

Los procedimientos de ejecución, modificación y terminación de la garantía serán comentados en otra columna. Por ahora basta advertir que en el caso de la ejecución de garantías mobiliarias sobre marcas que tengan como consecuencia la cesión de las mismas, la SIC tiene la facultad de negar la transferencia si se percata que se genera riesgo de confusión o asociación.

Visto 1424 veces
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.