Derechos de propiedad intelectual y proyectos de I+D+I

Derechos de propiedad intelectual y proyectos de I+D+I

Emprendedores y la importancia de los derechos de propiedad intelectual para proteger proyectos e ideas.

El mes pasado participé en el BootCamp de Young Americas Business Trust (YABT) y dicté dos webinars sobre gestión de derechos de propiedad intelectual para emprendedores. Me llamó la atención que en las dos sesiones diferentes participantes realizaron las mismas dos preguntas sobre el momento en que se deben proteger los resultados de los proyectos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) y cuál derecho de propiedad intelectual (PI) se debería aplicar en las diferentes etapas del proyecto. Si bien los emprendedores son cada vez más conscientes sobre la importancia de los derechos de PI para su negocio, hace falta brindarles más información sobre cómo integrar estrategias de protección a su proyecto.

Con respecto a la pregunta sobre el momento en que se debe considerar la protección por derechos de PI, la respuesta es que desde el inicio de un proyecto de I+D+I se debe considerar la protección por derechos de propiedad intelectual. Vale la pena tener en cuenta que las ideas no se protegen, pues debe haber una expresión de las mismas de manera que se pueda identificar el objeto de protección. No obstante, se debe tener en cuenta los derechos de PI con dos perspectivas, por un lado, es aconsejable que los emprendedores implementen desde el inicio una política para establecer la estrategia de protección y asegurar la titularidad de los derechos de propiedad intelectual. Esto les permitirá explotar de manera exclusiva el desarrollo en el mercado, y así, establecer y mantener una ventaja competitiva frente a sus competidores.

Por otro lado, se debe analizar si terceros han protegido con derechos de PI desarrollos similares que podrían ser infringidos con el proyecto que se emprende. Esto no sólo evitará costosas contingencias legales, también será un insumo adicional para el análisis del mercado y así confirmar la viabilidad del proyecto. Es recomendable que los emprendedores realicen búsquedas de antecedentes para establecer si terceros han registrado patentes, signos distintivos e incluso derechos de autor similares a los que pretenden desarrollar. De ser así, los emprendedores podrían realizar ajustes al proyecto de I+D+I con el fin de evitar infringir derechos de terceros o explorar la posibilidad de establecer una alianza estratégica con el titular de dichos derechos.

Frente a la pregunta sobre cuál derecho de PI se debería aplicar en las diferentes etapas de un proyecto de I+D+I la respuesta es más compleja porque es necesario determinar cuál derecho de PI se debería aplicar, pues esto depende de las características del proyecto y los intereses comerciales del emprendedor. No obstante, es posible establecer ciertos parámetros con base en la función y el alcance de protección de los diferentes derechos, de manera que se tenga unas reglas de juego básicas al momento de establecer la estrategia de protección. Vale la pena mencionar que los tipos de PI son las patentes de invención, incluyendo modelos de utilidad; los diseños industriales, los derechos de autor y conexos, los secretos industriales, y los signos distintivos, incluyendo marcas, lemas, enseñas y nombres comerciales.

{quote}

Teniendo en cuenta lo anterior, durante la etapa de investigación, pueden protegerse los resultados en virtud de secreto industrial o derechos de autor. En esta etapa inicial, es recomendable realizar búsquedas de antecedentes, celebrar contratos de cesión o de licencia con terceros titulares de derechos que resulten relevantes para el desarrollo del proyecto y celebrar contratos de confidencialidad con las personas involucradas en el mismo. Si bien es posible que en esta etapa no se obtenga un prototipo del producto final o una versión inicial del proceso definitivo, es importante empezar a considerar la posibilidad de proteger el producto o proceso que se pretende desarrollar en virtud de una patente, modelo de utilidad o diseño industrial.

En la etapa de desarrollo, en la que se utilizan los resultados de la investigación para elaborar los prototipos o diseñar bosquejos de los procesos, se deben adelantar las gestiones para obtener el registro de una patente, modelo de utilidad o diseño industrial. De no ser conveniente, se debe consolidar la protección de la información en virtud de secreto industrial o derechos de autor. Para tomar esta decisión resulta crucial integrar el área legal con el área comercial, de manera que la estrategia de protección de los derechos de PI se encuentre alineada con los intereses económicos del emprendimiento.

Finalmente, en la etapa de aplicación, en la que se inicia la comercialización del producto o proceso desarrollado, deben realizarse las gestiones para registrar los signos distintivos que identificarán el producto o servicio en el mercado. En este punto, es importante celebrar contratos de transferencia de tecnología con terceros que vayan a operar la tecnología desarrollada, estableciendo de manera clara la titularidad de la misma y el alcance de la autorización de su explotación.

En todo caso, la gestión de la PI es un asunto que se debe considerar desde el inicio y debe integrarse a las decisiones del negocio durante el transcurso del proyecto de I+D+I. No hay una regla general para establecer una estrategia de protección, no obstante es importante que los emprendedores tengan en cuenta el ámbito de protección de los diferentes derechos de propiedad intelectual para aplicarlos de manera estratégica en las diferentes etapas del proyecto.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 4275 times
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.