Fotografías en Internet

Fotografías en Internet

¿Cómo asegurarse que las imágenes incluidas en las páginas web no incurran en una infracción de derechos de autor o vulneren el derecho a la propia imagen?

El uso de imágenes en las páginas web permite desarrollar un diseño creativo, de acuerdo con el look and feel que se pretende transmitir a los usuarios. La mayoría de los empresarios incorporan fotografías en sus páginas web para ilustrar sus productos o servicios de una manera atractiva para los consumidores. En otras ocasiones, las organizaciones utilizan imágenes para dar cuenta de sus proyectos e incrementar la consciencia sobre diversas problemáticas sociales, políticas, ambientales o culturales.

Generalmente, los titulares de páginas web utilizan fotografías propias. Sin embargo, en varias ocasiones utilizan imágenes que encuentran en redes sociales o sitios web de terceros. Independientemente del fin que tenga el uso de imágenes en la web, se debe tener en cuenta que las fotografías son susceptibles de protección por derechos de autor, siendo necesario solicitar autorización a los respectivos titulares. De igual forma, cuando las fotografías retratan a personas, se debe contar con la autorización de uso del derecho de imagen de quienes aparecen en la foto.

En efecto, las fotografías son susceptibles de protección por derechos de autor en tanto sean originales. Si una fotografía recoge el sello personal del autor y permite distinguirse de otras, el fotógrafo sería titular de los derechos patrimoniales y morales conferidos en virtud del derecho de autor. Así, la mayoría de las fotografías estarían protegidas desde el momento de su creación sin requerir registro u otra formalidad adicional. Solo en contadas excepciones las imágenes podrían ser utilizadas sin autorización del titular de los derechos, como aquellas relativas a acontecimientos de actualidad.

{quote}

Teniendo en cuenta lo anterior, los empresarios titulares de páginas web deben asegurarse de obtener una autorización para la explotación de los derechos patrimoniales que recaen sobre la fotografía. Así, se debe celebrar un contrato de cesión o una licencia de derechos patrimoniales con el titular de los mismos, ya sea el fotógrafo o la agencia de publicidad. En todo caso, se debe indicar el nombre del autor y el año de creación con el fin de reconocer los derechos morales y establecer la vigencia de los derechos patrimoniales. Vale la pena tener en cuenta que en Internet se encuentran bancos de imágenes que permiten el uso libre y gratuito de las fotografías por disposición de los titulares de los derechos. No obstante, deben seguirse los términos y condiciones establecidos para el uso de tales imágenes con el fin de evitar infringir los derechos de autor.

Aunado a lo anterior, las personas que son retratadas en una fotografía tienen derechos sobre su imagen, con base en el derecho constitucional a la propia imagen y las normas de datos personales. En Colombia, el derecho a la propia imagen se entiende como la facultad que tiene una persona de disponer de su apariencia, autorizando o no su captación o difusión. De esta manera, cuando un rasgo de la identidad de una persona ha sido plasmado en una fotografía, se requiere de su autorización para hacer uso de su imagen y poder publicarla. Por lo tanto, se requiere consentimiento expreso, libre e informado que cuente por escrito de parte de las personas que figuren en las fotografías y previo a la publicación de las mismas. Es decir que se debe suministrar la información necesaria para que las personas puedan analizar las consecuencias de otorgar dicha autorización, la cual debe darse de manera voluntaria sin que las personas sean coaccionadas de ninguna manera.

En relación con el uso de imágenes en donde aparezcan menores de edad, es indispensable contar con la autorización de sus padres o tutores. No obstante, en Colombia está prohibida la publicación de fotografías en donde aparezcan menores de edad que hayan sido víctimas, testigos o autores de delitos.

Vale la pena mencionar que el derecho a la propia imagen debe ceder frente al derecho de libertad de expresión, por lo que es posible publicar fotografías sin consentimiento de las personas retratadas para:
1. La divulgación de hechos noticiosos derivados de la actuación pública de la persona.
2. La exhibición de fotografías como expresión artística en la que no se revela la identidad o características personales de los transeúntes.
3. La exposición de fotografías que resaltan acontecimientos ocurridos o momentos de camaradería social, sin reflejar una cualidad especial de una persona.
4. La publicación de imágenes de personajes públicos difundidas en razón del rol que desempeñan.

En conclusión, las páginas web deben abstenerse de utilizar fotografías disponibles en redes sociales o sitios web de terceros sin obtener autorización de los titulares del derecho de autor, la propia imagen y los datos personales. De no obtener tales autorizaciones, podrían estar incurriendo en una infracción de derechos de autor o vulnerando el derecho a la propia imagen y la privacidad de las personas.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 4407 times
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.