Derechos de autor sobre bases de datos

Derechos de autor sobre bases de datos

Derechos de autor sobre bases de datos

No todas las bases de datos son susceptibles de ser protegidas por derechos de autor, deben contener una serie de elementos originales que ameriten dicho amparo

La información es fundamental para el proceso de toma de decisiones, especialmente en el ámbito empresarial. Cuando la información se encuentra completa y sistematizada, se facilita su análisis para ser utilizada como fundamento en las decisiones estratégicas. Por esto, las bases de datos físicas y digitales son uno de los activos intangibles más preciados en la economía de la información. Por ejemplo, en el contexto del mercadeo las bases de datos son herramientas de gran utilidad para ejecutar estrategias de fidelización de clientes y posicionar las marcas en el comercio. Adicionalmente, las bases de datos digitales constituyen el soporte del comercio electrónico, ya que funcionan como el pilar de la sociedad de la información.

Desde el punto de vista del derecho de propiedad intelectual, las bases de datos son colecciones o compilaciones de obras o materiales ordenados y almacenados en un soporte tangible que permite su consulta posterior. Si bien el contenido de las bases de datos tiene gran valor para una compañía, la manera en la que éste se encuentra organizado puede facilitar el análisis de la información e incrementar la utilidad de la base de datos. Cuando la disposición de los datos es original, la base de datos es susceptible de ser protegida por derechos de autor.

{quote}

En Colombia no existe un sistema de protección sui generis para las bases de datos como se ha implementado en Europa. No obstante, la normativa sobre derechos de autor reconoce que las bases de datos que por la selección o disposición del contenido constituyan obras originales, son susceptibles de protección. De acuerdo con la interpretación del Tribunal de Justicia de la CAN, la originalidad de la selección hace referencia a que el compilador de la base de datos ha escogido el material conforme a un criterio y metodología que reflejan un acto creativo; mientras que la originalidad de la disposición indica que no se protegerán las meras acumulaciones de datos, sino que se deben clasificar de manera que conformen una creación personal.

Teniendo en cuenta lo anterior, no todas las bases de datos son susceptibles de ser protegidas por derechos de autor pues deben recoger el sello personal del autor y distinguirse de otras por la selección o la disposición de sus contenidos. Por ejemplo, colección no curada de datos ordenados en orden alfabético no sería original. Sin embargo, la originalidad de una base de datos se debe analizar caso por caso teniendo en cuenta la destreza, el esfuerzo, la contribución del compilador en la selección, distribución y orden sistemático de la información, sin que sea posible identificar de manera general y abstracta las bases de datos que cumplan con este requisito.

Vale la pena mencionar que la protección por derechos de autor sobre la base de datos es independiente de los derechos conferidos sobre el contenido. Así, los derechos de autor que recaigan sobre los materiales que integran la base de datos son independientes de los conferidos sobre la base de datos. De igual forma, una base de datos protegida por derechos de autor puede estar compuesta por contenidos que no están protegidos. Adicionalmente, el alcance de la protección sobre una base de datos original, no impide que terceros elaboren otras sobre el mismo tema.

El titular de los derechos morales y patrimoniales sobre la base de datos sería la persona que coordinó y dirigió la labor de compilación de la información, salvo que los colaboradores se hayan reservado expresamente algún derecho sobre la base de datos. Como otras obras protegidas por derechos de autor, las bases de datos originales se protegen desde su creación sin necesidad de formalidades adicionales. En todo caso, es recomendable realizar el depósito de la base de datos ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor (DNDA) con el fin de establecer un medio probatorio idóneo de la titularidad de tales derechos. Así, las bases de datos se pueden depositar ante la DNDA como obras literarias.

Por lo tanto, los emprendedores y empresarios que elaboren bases de datos originales pueden encontrar en los derechos de autor una herramienta legal de protección adicional a la que se puede establecer en virtud de secretos industriales, contratos de confidencialidad o el derecho de la competencia desleal.

Visto 710 veces
Cristina Narváez

Abogada, Magíster en Propiedad Intelectual de la George Washington University, Especialista en Derecho Comercial de la Universidad de los Andes.