Alibaba, el milagro del comercio digital

Alibaba, el milagro del comercio digital

¿Cómo esta empresa de e-commerce se prepara para tomar el mundo?

En 1999 Jack Ma, cuyo nombre real es Ma Yun, en la ciudad China de Hangzhou, situada a 1.600 kilómetros de Shanghia, fundó a Alibaba, junto con su esposa y 17 amigos, con un aporte total de 60.000 dólares.

Alibaba nació como un sitio Web, basado en el e-commerce B2B, es decir ‘Business to Business’. La empresa, a través de su portal, ha logrado intermediar productos chinos de todo tipo de bienes industriales con los compradores del resto del mundo y de esa manera ha contribuido al éxito de innumerables empresas chinas de tamaño mediano, que sin Alibaba jamás hubieran podido abrirse paso en los mercados internacionales.

{quote}

Así mismo la competencia entre los potenciales proveedores también ha sido saludable para los compradores del resto del planeta y ellos han podido escoger entre una amplia gama de oferentes. En otras palabras, Alibaba ha abierto la China al resto del mundo y también ha permitido que empresas extranjeras entren a este mercado.

Pequeños negocios con compradores muy reducidos ha encontrado en Alibaba una oportunidad excepcional para expandir el mercado. Al hacer sus ventas por este medio los compradores pueden ver todos sus productos y ahorrar tiempo y energía

Quince años después de creada, Alibaba presenta un crecimiento espectacular. Tiene 26.846 empleados, 279 millones de compradores al año y su ingreso para el año fiscal que terminó el 31 de marzo pasado fue de 8.5 billones de dólares. Pero su gran logro fue el que alcanzó el pasado viernes 19 de septiembre al llegar a la Bolsa de Nueva York. La primera venta pública de los títulos de la empresa, conocida como Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés) superó todas las expectativas en su primer día de cotización en la Bolsa, cuando el título se trepó 38 por ciento y cerró con un valor de 93,89 dólares, habiendo empezado en 68 dólares. En comparación, las empresas tecnológicas han crecido un promedio de 26 por ciento durante 2014, de modo que la compañía excedió las tendencias.

El gigante chino, valorado inicialmente en 168.000 millones de dólares, ha disparado su capitalización hasta 231.000 millones, superando con holgura los cerca de 200.000 millones de Facebook y los 150.000 millones de Amazon, uno de sus grandes rivales en el comercio online. En el caso de eBay la valoración de Alibaba ha llegado casi a cuadrupicar a su competidor.

¿Pero cómo ha podido Alibaba en tan poco tiempo llegar a ser el líder mundial del comercio electrónico y convertirse en una compañía gigante, con un mercado gigante y con ambiciones globales?

Mientras las compañías de comercio electrónico, como Amazon.com, son la tienda de todo, Alibaba aspira también a ser una compañía de todo.

Como tienda de todo en el comercio digital, Alibaba en la actualidad no es solo el mercado B2B online más grande del mundo sino que con la creación de Taobao ha incursionado en el comercio B2C (Business to Consumer) y C2C (Consumer to Consumer). Taobao es ya la más visitada en el mundo y la tercera en China.

Como compañía de todo, el gigante de tecnología, a través de una cadena de inversiones y adquisiciones, está invirtiendo en una gran variedad de empresas digitales en el campo de los medios, de logística de transporte, cartografía electrónica, análisis de datos y comunicaciones. Está también entrando en el comercio de dispositivos móviles, particularmente en el mercado de smartphones.

Para alcanzar todas estas metas Alibaba está comprando participaciones en empresas de China y los Estados Unidos, principalmente en móviles y e-commerce. En este proceso, está invadiendo a sus competidores gigantes, Baidu y Tencent en China, y potencialmente a Amazon y eBay en Estados Unidos.

Alibaba revolucionó el comercio en China mediante la construcción de confianza en una sociedad altamente prevenida, donde la mayoría de la gente confía solo en su familia inmediata y no suele hacer negocios con terceras personas. Esta ‘arquitectura de confianza’ la construyó a través de las garantías de los pagos en línea, calificaciones y otros mecanismos que dan seguridad y certeza, las cuales le han permitido empoderar a los consumidores y comerciantes.

En la actualidad sus ganancias provienen de una mezcla entre publicidad y comisiones por venta. Sin embargo, el principal desafío redunda en que logre adaptarse al universo móvil. La enorme inversión de la compañía en este rubro ha supuesto que los márgenes de ganancia se reduzcan. En este ramo, enfrenta una dura competencia de otras firmas como Tencent.

Otro de sus desafíos radica en acabar con la proliferación de copias en sus sitios de comercio electrónico. Además, al igual que Apple con Apple Pay, quiere dominar el escenario de pagos en línea, mediante su firma AliPay.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 6755 times
Manuel José Cárdenas

Abogado
Especialista en legislación y comercio internacional