Internet obliga a enseñar en las aulas otras formas de leer y escribir

Internet obliga a enseñar en las aulas otras formas de leer y escribir

“La escuela ha de enseñar a leer y escribir no solo el código escrito, sino también todos los códigos que influyen en los niños”, decía Marta Mata, pedagoga catalana.

Cuando los alumnos de 12 años llegan a mi institución educativa para seguir con la enseñanza obligatoria (procedentes de las escuelas donde cursaron la enseñanza primaria), se encuentran con un gran cambio: han dejado atrás los libros en papel y se han de familiarizar con su computadora personal, la herramienta básica para el aprendizaje en los próximos cuatro cursos, el lugar donde ‘se hallan’ los contenidos.

Aunque todos ya han usado dispositivos fijos y móviles, parece obvio que tendrían que saber moverse con estos gadgets pero no es verdad. Aquella distinción de Mark Prensky en 2011 entre nativos e inmigrantes digitales está llena de matices, incluso entre los más jóvenes. Haber nacido casi con un celular en la mano no implica ni dominarlo ni saber descubrirle sus posibilidades, más allá de la comunicación instantánea o como diversión social (en un artículo anterior ya expusimos que los celulares también sirven para educar y aprender en clase).

La formación con actuaciones curriculares prácticas es importante para ‘aprender haciendo’, para descubrir las potencialidades educativas de las máquinas, aprender a responsabilizarse ante las ‘nuevas esclavitudes’ de la conexión constante y educar en esas otras alfabetizaciones desde el aula. Las previsiones de los expertos sobre cómo será la educación en 2030 recogen estas líneas de trabajo, entre muchas otras.

Centrémonos en el tema que nos ocupa: la lectura y la escritura. Los que ya hemos cumplido algunos años y nacimos en el siglo XX, amamos la lectura en papel porque forma parte de nuestro imaginario, mientras que las nuevas generaciones ya están más acostumbradas al formato digital.

Como dijo McLuhan: ‘Un cambio en el medio implica un cambio en el contenido’. Cuando Internet acoge un medio sufre modificaciones debido a las propias leyes de la red. Es una realidad que hay que explicar y ayudar a entender a los alumnos: si prefieren leer y escribir en soportes digitales antes que en papel hay que prepararles para que comprendan su usabilidad. No es lo mismo leer en papel que en la pantalla.

Entre las 16 competencias clave para el alumnado del siglo XXI, la lingüística y la digital están relacionadas y ocupan un lugar predominante.

{quote}

A mis alumnos les invito a reflexionar sobre los viejos y los nuevos hábitos de lectura. Hay contenidos actuales que aún no se han incorporado al currículum real de la enseñanza: los cambios que se producen entre la lectura en papel y la digital, los elementos que componen la información digital (en un libro, diario digital, enciclopedia, web comercial, blog, audiolibro, etc.), cómo se estructura según el formato y la finalidad para la que se escribe (no es lo mismo para un trabajo, una entrada en un blog, un curriculum vitae, para WhatsApp, Facebook, Twitter, el perfil en Linkedin o para enviar un correo electrónico), qué estrategias y recursos se usan al escribir para la red (es interesante la consulta gratuita del libro de Guillermo Franco titulado ‘Cómo escribir para la web‘), cuál es la importancia de los correctores ortográficos y cómo las aplicaciones condicionan el discurso.

Por la misma línea, esa otra asignatura pendiente que cada vez es más fundamental: cómo se busca y se selecciona información en Internet (estrategias y niveles de búsqueda), cómo se analiza esa información encontrada, cómo se gestiona y cómo se llega a resultados nuevos, con aportaciones novedosas que generen nuevo conocimiento: nos referimos a la competencia ‘Aprender a Aprender’. La saturación informativa exige establecer pautas que respondan a objetivos concretos, algo para lo que los docentes a veces aún no estamos formados y también somos ‘víctimas’ de la misma realidad que los demás. Tendremos que aprender antes de enseñar.

La lectura y la escritura digitales están interrelacionadas. ¿Cómo leer y escribir en pantalla? Autores como Jakob Nielsen, experto en usabilidad, o Ramón Salaverría lo explican en sus libros y en algunas referencias digitales. Como dice el profesor y lingüista Daniel Cassany, en Internet los lectores también escriben; no es posible ser pasivo o silencioso. Además, leer y escribir en la red implica unos conocimientos y representa una actividad práctica más difícil y compleja que cuando solo era en papel.

En las clases de español mediadas por TIC, mis alumnos conocen nuevos elementos digitales que les enriquecen el discurso y les provocan cambios muy importantes a la hora de leer y escribir:

- Hipertextualidad: creación de diferentes capas informativas con los enlaces. Se navega de un sitio a otro con la incorporación de otros planos informativos (la lectura fragmentada y selectiva), pero con el peligro de que el alumno se pierda en la inmensidad y le cueste volver a su punto de origen. Componer con hipertextos obliga a planificar la información y saber situarse en el lugar del lector para guiarle con aquellas aportaciones que consideremos necesarias.
- Multimedialidad: la comunicación formada por audio, texto, fotos, vídeo o mapas. Utilizar bien estos recursos a la vez implica una estructuración previa, una alta capacidad en el manejo de dichos recursos y una previsión del resultado final, teniendo en cuenta sus efectos.
- Interactividad: la posibilidad de participar y ser un público activo con comentarios responsables y respetuosos, compartir publicaciones, referenciarlas, enlazarlas y enriquecerlas con otras visiones acerca del tema.
- Actualización del contenido: preocuparse por seguir la evolución de las informaciones y de los recursos. Los contenidos en Internet han de estar siempre abiertos a la novedad o a la aparición de nuevos conocimientos. Para ello se necesita que el alumno se forme una mente abierta, progresista, innovadora, capaz de ser flexible para tener en cuenta los cambios y reconstruir todo con las últimas actualizaciones.
- Multicanal: adaptación a las características de los canales de difusión y a los géneros, como productor y como receptor de contenidos.

Desde la práctica del aula, las propuestas innovadoras con las TIC le aportan nuevos elementos al aprendizaje del alumnado y los impulsan a embarcarse en procesos activos de aprendizaje.

He aquí algunos ejemplos de actividades realizadas con mis alumnos, recogidas en el artículo titulado ‘La enseñanza de la lengua desde la ‘prácTICa’ del aula en la sociedad global’: Ejercicios de escritura creativa (como muestra el texto escrito por una alumna hace unos años: ‘Billete de ida‘); propuestas para el uso de Twitter: la tuiteratura; utilización de los celulares y las APPS; WhatsApp para aprender; el lenguaje de la publicidad; el uso de la prensa digital en la Escuela 2.0.

Bastantes ejemplos de actividades de clases de español en aulas colombianas están disponibles para su consulta en las Memorias del Segundo Congreso Internacional ‘Lectura y Escritura en la Sociedad global’, organizado por la Universidad del Norte y celebrado el pasado mes de junio en Barranquilla.

Las opiniones sobre la lectura en papel y digital se suceden y se concentran en estudios variados: si al cerebro le cuesta más o menos leer en pantalla o en papel, los efectos de la exposición a Internet y a las pantallas en la lectura profunda, la capacidad de retención si leemos en un dispositivo electrónico o cómo la tecnología está cambiando la literatura y nuestra forma de leer. De lo que no cabe duda es que la comparación entre un formato u otro está descompensada por la antigüedad del papel frente a la novedad de las pantallas.

Hay otras manifestaciones fuera del aula que potencian la lectura y la escritura, en las que los alumnos pueden participar. Suelen ser urbanas, unas espontáneas y otras preparadas, en formatos diferentes. Es el caso del picnic de palabras, que inspiró a iniciativas posteriores, o la excelente experiencia mundial titulada Al Aire Libro, con la reciente participación de 65 ciudades en Colombia y la vistosidad de la ocupación de la Carrera Séptima de Bogotá el pasado 14 de agosto para leer en silencio. O las poesías que un día aparecieron en algunos pasos de peatones de céntricas calles de Madrid, actuación urbana denominada ‘Te comería a versos‘.

Nuestros alumnos hoy leen y escriben sin parar pero de manera muy distinta a como se hacía unos años atrás, con otros recursos y en nuevos soportes. El sistema educativo actual es responsable de atender las demandas de la sociedad y formar en las nuevas alfabetizaciones al ritmo de los tiempos actuales. La oportunidad es única: ellos ya hace tiempo que nos llevan la delantera, no nos quedemos atrás.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 10408 times
Evaristo González Prieto

Profesor y periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor de español, director y gestor del proyecto TIC de la Institución Educativa pública Torre del Palau, de Terrassa (Barcelona – España). Investigador en comunicación y educación, conferencista, formador en TIC y educación, colaborador con universidades y en estudios internacionales sobre educación y TIC. Blog: http://cibercomunicacioneducativa.blogspot.com.es/

@EvaristoG