'Hazlo tú mismo': aprender construyendo con tecnología

'Hazlo tú mismo': aprender construyendo con tecnología

'Hazlo tú mismo': aprender construyendo con tecnología

Tecnologías y pedagogías emergentes para preparar a los estudiantes de cara al futuro laboral

El mundo económico y el mercado laboral necesitan profesionales con una buena formación académica y con capacidad para crear, innovar, construir, desarrollar y mejorar aquellos procesos y actividades de su campo de trabajo.

Las áreas tecnológicas son de las más demandadas actualmente y en las que la preparación es fundamental, con un alto grado de renovación y actualización de los conocimientos. En este portal hace unos días se planteaba una gran pregunta: ¿La educación está cambiando por la tecnología? Hoy se aprende, o se debería aprender, de otra manera.

¿Nuestras Instituciones Educativas (IE), las políticas estatales que rigen la enseñanza y los mismos docentes impulsan el aprendizaje con apps, robots, impresoras 3D o drones como medios para formar atendiendo a las demandas de la sociedad?

{quote}

Una de las bases en que se fundamenta la enseñanza es en el aprendizaje a través de la acción. Desde épocas antiguas los niños ponían en práctica aquello que les mandaban a hacer y la manipulación de objetos formaba parte de la metodología habitual. Las denominadas pedagogías emergentes insisten hoy en la importancia del constructivismo en las aulas pero ya antes se adoptaban sus principios, de forma diferente a la actual, con dinámicas que respondían a sinergias que se movían por la tradición, si bien la renovación pedagógica poco a poco se fue abriendo paso, a veces en medio de las dificultades propias del sistema y en otras ocasiones removiendo la 'zona de confort' de algunos docentes.

Ya se habla del DIY ('Do It Yourself': hazlo tú mismo) en las clases de tecnología de algunos centros educativos y del llamado Movimiento Maker o 'Maker Movement', con una filosofía concreta, basada en el trabajo en equipo, el valor del conocimiento en comunidad y la evolución hacia el DIWO ('Do It With Others': hazlo con otros). Sus principios: crear, aprender, compartir, usar herramientas, jugar, participar, apoyar, cambiar si es necesario.

Aplicar la filosofía de 'hazlo tú mismo' abarata los costes y está al alcance de la mayoría. Podemos hacerlo aún más accesible si se establecen redes colaborativas, si se comparten gastos o los materiales se adquieren directamente a las distribuidoras, los grandes mayoristas o incluso a los fabricantes, todo a través de Internet.

Además, la incorporación de las TIC ha impulsado un modelo de aprendizaje donde la acción es fundamental, los resultados demuestran la interiorización de contenidos y, si se comparten, sus efectos serán multiplicadores. En continentes como África el 'hágalo usted' se interpreta como una forma de resolver problemas ante la escasez económica: es la reutilización de materiales cuando existen pocos recursos, algo que siempre se ha hecho en muchos países de todos los continentes para subsistir.

La filosofía Maker se puede trasladar fácilmente al mundo educativo, en asignaturas y proyectos relacionados con las tecnologías pero también en otros más transversales. Este movimiento, surgido en EEUU, no quiere ser tratado como un hobbie o como una forma alternativa de producción. Puede llegar a ser un negocio sostenible con cierto impacto en la economía de un país, para el que hay que formar en los centros educativos, y convertirse en una fuente de creaciones alternativas o paralelas a la industria tecnológica de las empresas de cada ramo. Cada vez se consolidan más los llamados 'makerspaces', con interesantes ejemplos en los makerspaces colombianos, centrados no solo en la actividad comercial sino también en la investigación, el desarrollo y la enseñanza.


Tecnologías emergentes para la pedagogía

Para ejemplificar, centrémonos en algunas propuestas: drones, robótica educativa e impresoras 3D. Aunque también podríamos incluir la gamificación o las apps, de las que trataremos en colaboraciones posteriores.

La formación con drones un buen inicio. Ciertas noticias de actualidad nos recuerdan su importancia comercial en sectores como el transporte, la fotografía o la vigilancia. En el futuro más cercano, empresas como Amazon ya han presentado un sistema de reparto de paquetes con un dron. La industria militar hace años que los utiliza, incluso a veces como parte de estrategias que provocan la muerte y la destrucción en guerras alejadas de los centros de decisión de los conflictos.

La IE Torre del Palau de (Terrassa) Barcelona, un centro público situado en un entorno de clase social media y baja, los ha introducido en las clases. Su construcción ha implicado el uso de las impresoras 3D del centro y el encargo de algunos componentes a lejanos productores de materiales, vía web. Los profesores de tecnología los programaron en las clases con explicaciones previas y luego desde la práctica personal. Fueron los primeros en construir uno y demostrar sus posibilidades con la grabación de imágenes aéreas del centro y de la ciudad, publicadas en las redes sociales.

La robótica educativa penetra poco a poco en las IE de Colombia. Se han realizado estudios e investigaciones desde bastantes universidades, algunas en un marco internacional, con aseveraciones tan acertadas como la del doctor Elías Said, de la Universidad del Norte (Barranquilla): “La robótica educativa es propicia para apoyar habilidades productivas, creativas, digitales y comunicativas”. En este mismo espacio web se trató sobre el para qué de la robótica pedagógica. Un hecho destacable es que Colombia consiguió una marca mundial en el Libro Guiness por el taller colaborativo de robótica educativa más grande del mundo, con la participación de 880 estudiantes y docentes.

“La impresión 3D será una revolución social”, aseguró Carlos Camargo, Director de la empresa colombiana Make-R. La disponibilidad de impresoras 3D en el centro ofrece muchas posibilidades educativas en los procesos de diseño, creación y producción de piezas para los proyectos. Los alumnos necesitan profesores guías que les orienten para explorar y desarrollar las ideas propias y otras que puedan descubrir en Internet, las cuales alimentarán a otras, se compartirán y acabarán (o no) en un proceso de fabricación que, una vez difundido, podrá servir para que la evolución del producto continúe.

Una muestra de ello son los realizados en la IE Torre del Palau, que incluyen robots y la fusión de tecnologías. Hay buenos ejemplos de trabajos hechos en clase con adolescentes, sean de IE colombianas o de otros países, presentados en jornadas y webs específicas dedicadas a mostrar producciones escolares con robots, donde abundan creaciones brillantes: arpa luminosa, impresora 3D con Arduino, guante y app para interpretar el lenguaje de los signos, camiseta antiacoso, un Smart Feed con RapsberryPi (dispensador de comida para mascotas), etc.

En la ciudad de San Francisco (EEUU), un grupo de niños con discapacidades en sus extremidades superiores han podido diseñar y hacer realidad sus propias prótesis con impresión 3D. Otra interesante experiencia es la de Johannesburgo (Sudáfrica): un grupo de chicas de una IE está construyendo un satélite espacial con el fin de incentivar los estudios de ciencias entre las mujeres.

Las previsiones con las tecnologías de cara al futuro abarcan campos diversos e incorporan novedades que salen a la luz casi cada día y que los alumnos deberían conocer para realizar extrapolaciones y reflexionar sobre sus efectos. Plantear en clase noticias médicas como la incorporación de tecnología en el cuerpo, o si es ético amputar un miembro inutilizado para sustituirlo por un equivalente biónico, son ejemplos que sirven para tener amplitud de miras y valorar la influencia de los inventos y las producciones tecnológicas en la vida.

Fuera de las IE, en los núcleos urbanos ya abundan los Fablabs, Hacklabs y otros espacios y comunidades de aprendizaje donde los alumnos se preparan para llevar a la práctica procesos creativos similares a los que se encontrarán en el mundo laboral, compartirán maquinaria e ideas y se crearán sinergias innovadoras, usarán software libre con el impulso al autoaprendizaje y al conocimiento libre. Movimientos como Xnergic son iniciativas de parques tecnológicos asociados a universidades, basados en el aprender haciendo.

Quizá con una visión muy tecnológica, capitalista y productiva, a menudo los grandes desarrolladores se ponen como ejemplo para lanzar preguntas que se destacan en titulares de artículos: “¿Está preparado el sistema educativo actual para formar a las personas del futuro?”, con fijaciones en realidades virtuales y otras proyecciones futuras. Llegados a este punto, aquí faltaría preguntarnos también por los efectos y la colaboración de la tecnología en los valores humanos, la solidaridad, la ayuda, la cooperación al desarrollo, la mejora de la calidad de vida global. O interesarnos por los empleos de transición o por el qué será de algunas profesiones cuando la tecnología despliegue todo su potencial.

El desarrollo actual va unido a la tecnología y a la educación. Hoy las metodologías del aprendizaje fomentarán la creatividad y la innovación si son capaces de incentivar a los alumnos para que desarrollen todo su potencial con ideas nuevas y útiles para la mejora de la sociedad.

Read 4857 times
Evaristo González Prieto

Profesor y periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor de español, director y gestor del proyecto TIC de la Institución Educativa pública Torre del Palau, de Terrassa (Barcelona – España). Investigador en comunicación y educación, conferencista, formador en TIC y educación, colaborador con universidades y en estudios internacionales sobre educación y TIC. Blog: http://cibercomunicacioneducativa.blogspot.com.es/

@EvaristoG