Pioneros en educación con el dominio de la competencia digital

Pioneros en educación con el dominio de la competencia digital

Los docentes frente a las competencias digitales.

Hace unos días una alumna adolescente me pedía que le explicara los avances del proceso de paz en que vive su país, Colombia. Había nacido en Cali, pero casi toda su vida ha transcurrido en Barcelona. Conocía mis excelentes relaciones con este gran país y con sus amables gentes, había oído hablar de mis visitas académicas a algunas de sus universidades y recordaba mi insistencia en que será un ejemplo muy positivo para otras naciones que también ansían vivir en paz.

La joven domina las competencias digitales y, por medio de diversas herramientas, redes y aplicaciones, contacta semanalmente con su familia. Se enorgullecía de que su grupo de clase había ganado el premio a la mejor presentación en inglés de una app educativa que habían diseñado para celulares en el marco de un concurso escolar celebrado en Barcelona. Sus padres le prometían que la próxima visita a Colombia sería diferente a las anteriores. Se encargaba de estar al día de los avances para un futuro mejor y compartíamos algunas iniciativas puestas en marcha que denotan la paulatina consecución del objetivo deseado.

{quote}

El entorno digital hoy es fundamental para conocer la realidad que nos rodea. Como observador de Colombia desde el exterior, Internet nos permite profundizar en prioridades que son urgentes. La paz es la principal. Los programas del Ministerio de Educación Nacional ratifican aquella frase de Paulo Freire: “La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. Invertir en la paz por medio de la educación es la mejor manera de hacer realidad mensajes esenciales que solo se conseguirán con la implicación colectiva. “Todos queremos un país en paz, reconciliado y mejor educado” transmiten los tuits del Ministerio al resto del mundo.

Pensar en digital también significa apoyar y difundir la inclusión, la tolerancia, la no discriminación, construir desde las diferencias y que la difícil tarea de la reconciliación sea una rápida realidad. Muchos centros educativos colombianos ya saborean la ansiada paz porque la trabajan desde las aulas como la mejor inversión para el futuro desde el presente. La alumna adolescente veía desde aquí que la mejor “arma” es hablar y entenderse.

Otra iniciativa del Ministerio de Educación no menos loable es la Estrategia llamada “Colegios Pioneros”, para mejorar el desempeño académico de 370.000 estudiantes de primaria, con una filosofía y proyecto enfocados a mejorar la calidad de las Instituciones Educativas (IE), y con el apoyo de toda la comunidad. Ya hay centros educativos que publican testimonios de sus beneficios, como es el caso de la rectora de la Institución Educativa Alfonso López Pumarejo, de Medellín.

El programa se basa en cuatro pilares fundamentales. El uso intensivo de las TIC es uno de sus puntos estratégicos, no más importante que los otros tres componentes del programa: formación docente de excelencia, uso de textos escolares de primer nivel y participación de los padres de familia. En realidad, las cuatro líneas de trabajo tienen una base digital de primer orden que no hay que olvidar: la formación del profesorado hoy no se entendería sin el dominio del componente digital, si queremos educar desde el presente para la sociedad del siglo XXI, igual que las herramientas on line que fomentan y completan la participación presencial de las familias, o los debates en torno a los libros y textos escolares. En más de una ocasión hemos tratado temas afines en este portal: el uso de las TIC incrementan la formación de las familias o la transformación de los centros educativos en la era digital. Añadimos otra reflexión propia publicada en la revista “Ruta Maestra” de la editorial Santillana en Colombia: las TIC actualizan el curriculum escolar.

¿Hablar de textos escolares es imaginarlos solo en papel, en Internet y en papel o solo en Internet? ¿Tienen sentido hoy los manuales tradicionales y encima en papel cuando todo está en Internet?

Competentes en competencias

Hoy la formación en la competencia digital va más allá del uso diario de los celulares, tabletas y otros dispositivos electrónicos. Cada vez que salimos de viaje llevamos más cables, cargadores, baterías y todo tipo de dispositivos, con una selección de aplicaciones y programas que completan otros recursos que tenemos en la nube. Quizá tanto material solo sirva para usar las herramientas de siempre, para asegurar el funcionamiento ante posibles problemas y para no explorar muchas otras posibilidades. En temas digitales al mundo adulto a veces le cuesta salir de la zona de confort. No así a los adolescentes y jóvenes, que se atreven a explorar y probar novedades. Los centros educativos tienen la responsabilidad de ser pioneros y dar una buena formación digital.

El resto de la sociedad también se ha de preocupar por interiorizar aquellos aspectos que la conforman. De hecho, cada vez cuentan más las competencias digitales para el éxito profesional: el conocimiento digital, la gestión de la información, la comunicación digital, el trabajo en red, el aprendizaje continuo, la visión estratégica, el liderazgo en red y la orientación al cliente. Entonces, ¿quién las ha de enseñar?

Las autoridades educativas y el profesorado han tener en cuenta cómo se introducen en el currículo y se llevan a la práctica las competencias para los alumnos del siglo XXI. Pero, para que sean una realidad, los profesores tienen que desarrollar la competencia digital docente para trasladarla a los procesos de enseñanza, centrada en la información, la comunicación, la creación de contenido, la seguridad y la resolución de problemas. En 2014 se publicó en este portal un libro gratuito del Ministerio de Educación Nacional que abundaba en la importancia de esta competencia para el desarrollo profesional docente.

Su trabajo en clase implica la definición y gradación de las categorías y subcategorías de forma progresiva en todos los cursos escolares. Lo lógico sería que las instituciones oficiales aportaran documentos marco, de donde saldrían las programaciones de cada IE, adaptadas a sus aspectos diferenciales. Pero a veces no ocurre así. Por ejemplo, en la IE Torre del Palau elaboramos el primer documento en el curso 2011-2012 y se ha ido revisando y actualizando en cursos posteriores. Las demandas sociales en el ámbito digital están sujetas a cambios periódicos y actualizaciones constantes. Las IE han de estar atentas si no quieren quedar atrás. Posteriormente, en 2014, la institución educativa oficial de Cataluña, el Departamento de Enseñanza, publicó dos acertados documentos. En Colombia, el Ministerio de Educación Nacional también avanzó documentos elaborados por mesas de trabajo en 2013.

En el mundo docente y en la sociedad en general existe a menudo cierta desconfianza ante las declaraciones altisonantes de las autoridades cuando anuncian proyectos innovadores o actuaciones con supuestos efectos mágicos y rápidos. Aunque las críticas pueden venir tanto por actuar como por no hacerlo, se necesita contar con una gran responsabilidad individual a la hora de comprometerse en que la sociedad avance. Todos podemos hacer más y convertirnos en un ejemplo positivo.

Mi alumna adolescente de Cali está pendiente de la evolución de los acontecimientos y en ver cómo se resuelve cualquier dificultad de un proceso de paz sin marcha atrás. El gran ejemplo de Colombia ante el mundo demuestra un poder que se ha de trasladar a otros ámbitos. Ser pioneros en educación también es una apuesta imprescindible.

Read 2860 times
Evaristo González Prieto

Profesor y periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor de español, director y gestor del proyecto TIC de la Institución Educativa pública Torre del Palau, de Terrassa (Barcelona – España). Investigador en comunicación y educación, conferencista, formador en TIC y educación, colaborador con universidades y en estudios internacionales sobre educación y TIC. Blog: http://cibercomunicacioneducativa.blogspot.com.es/

@EvaristoG