Educar con perspectiva de género en la sociedad digital

Educar con perspectiva de género en la sociedad digital

Educar con perspectiva de género en la sociedad digital

El papel de la educación con tecnología frente al empoderamiento de las mujeres y los colectivos minoritarios.

Una de las asignaturas pendientes de muchos países es conseguir la igualdad de género en todos los ámbitos de la sociedad y evitar la violencia de todo tipo contra las mujeres. A estas alturas del siglo XXI aún estamos así. En Estados como España, desgraciadamente aumentan cada año los asesinatos de mujeres a manos de hombres. Una lacra que se reproduce en muchos otros lugares, independientemente de su grado de desarrollo económico. Hoy los estereotipos sexuales actúan de forma muy potente, con un grave perjuicio sobre las mujeres y donde la educación en ocasiones ayuda a mantener el sistema.

Abordaremos el tema a partir de tres paradas en muestras gráficas que simbolizan una realidad. La educación es el mejor antídoto a favor de la igualdad pero necesita de la implicación de toda la sociedad. Con las tecnologías los mensajes positivos se amplían pero también los negativos.

{quote}

Primera parada: en la histórica foto de la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC no había ninguna mujer. Las mujeres no fueron la cara visible de la paz, no estaban sentadas allí pero, tal como escribe la periodista Catalina Ruiz-Navarro, en el proceso de paz “están las mujeres combatientes (en ambos bandos), las sobrevivientes, las desplazadas, todas esas mujeres a quienes el conflicto les pasó encima de los cuerpos. Así que las mujeres colombianas comenzaron a organizarse”. Asegura que esto es síntoma de que en Colombia aún no tienen un papel protagónico en las discusiones sobre lo público “pero fueron miles y miles de mujeres de rostros anónimos las que trabajaron a diario para que en las conversaciones de La Habana escucharan sus voces y les hicieran caso”. Según escribió Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en Colombia, en el diario EL PAÍS de Madrid “la participación de las mujeres en todo el proceso de paz y en la posterior implementación de los acuerdos no es un asunto menor”.

La referida foto es una prueba más de que aún hay mucho que hacer en las políticas de género para conseguir esa igualdad de oportunidades deseada en todos los órdenes. La sociedad ha de reflexionar sobre muchos aspectos claves: quién trabaja en cada familia y cómo se distribuyen las actividades diarias entre el padre y la madre, o quién interviene en la educación de hijos e hijas; por qué aún se sigue separando el alumnado por sexos en muchos centros educativos, sobre todo en los de ideología religiosa y en los de clase alta; cuántos maestros hombres y maestras mujeres hay en los centros educativos y cómo trabajan el rol de género; quién atiende a las personas ancianas, enfermas o discapacitadas; cómo se concilia la vida laboral y familiar en la pareja; el sexismo en el lenguaje; los estereotipos de género en la publicidad, el periodismo o el deporte; quiénes suelen ser víctimas habituales del bullying y del cibernullying; quiénes entran o les hacen entrar en el mercado de la cirugía estética por supuesto descontento con la imagen física, a edades muy tempranas; o, para no extendernos más, cómo nos manifestamos de forma refleja en comportamientos de la vida diaria respecto al género.


Género, educación y TIC

La educación tiene el compromiso de corregir una situación de la que ya no se debería hablar debido a su normalización respecto al género y al trato del colectivo LGTB en la sociedad (que también salía reforzado en el mencionado acuerdo de paz). Las escuelas aportarán pocas soluciones si son islas en medio de comportamientos sociales machistas y discriminatorios, con actuaciones que a veces desvirtúan y anulan el trabajo hecho en las aulas. El alumnado a menudo es testigo o víctima de situaciones y escenas familiares y sociales con un potente efecto negativo. Tal como manifestaba una mujer de Bucaramanga hace dos años en un artículo de prensa, en la violencia de género "nos falta más educación".

La declaración de los derechos humanos, las leyes y el sentido común son poderosas herramientas a las que remitirse para saber qué hay que hacer. Sin embargo, a lo largo de la historia, nacer mujer es un condicionante.

Segunda parada: hasta mediados de este mes se puede ver una exposición titulada (en catalán) “Per ser nena” (por ser niña, en castellano) en la Biblioteca de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona. En su presentación se afirma: “Si las mujeres han estado discriminadas, las niñas lo han sido doblemente: por ser pequeñas y por vivir en un cuerpo femenino”. Los diferentes paneles exponen algunas muestras de los condicionantes de las niñas, desde su nacimiento y desde la antigüedad. Y se detiene en realidades tecnológicas que están ocurriendo hoy a nuestro alrededor: “La tecnología ha hecho posible que circulen imágenes de niñas pequeñas con una alta carga sexual. Estas niñas van asumiendo con naturalidad ser objetos sexuales y van aprendiendo que la identidad femenina se basa solo en la imagen corporal, lo que les impedirá desarrollar capacidades mentales y espirituales importantes”. Esas niñas y esos niños necesitan mucha educación tecnológica (la tecnología hoy ya no es una opción , es una necesidad en las aulas y fuera de ellas), para conseguir el uso responsable de las TIC, pero no desde su prohibición.

La exposición se detiene en el paso de estas niñas a adolescentes: “Las chicas adolescentes tienden más a coquetear y a compartir imágenes suyas de contenido sexual que los chicos, porque creen que así serán más aceptadas y populares. Esta práctica (sexting) testimonia la sexualización prematura de las niñas. La difusión descontrolada de las fotografías a menudo acaba convirtiéndolas en motivo de vergüenza y fuente de humillación para las mismas niñas. Cada vez son más frecuentes los casos de niñas que sufren acoso, insultos y burlas de carácter sexual ante toda su escuela”. Muchos centros educativos ya disponen de programaciones para trabajar la Internet segura y responsable con el apoyo de programas como En TIC confío, manuales policiales y, repetimos, con la insistencia en el respeto a los derechos humanos, a la responsabilidad y al sentido común. Determinados comportamientos sociales y personales son tóxicos para la gran labor del profesorado.

Tercera parada: enfrente de la exposición “Per ser nena”, hasta el 19 de marzo de 2017 se puede visitar otra exposición, titulada “1.000 m2 de deseo, arquitectura y sexualidad”, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). Una curiosa y didáctica coincidencia, muy útil para observar cómo los espacios sirven al deseo con la mujer como referente, al servicio del hombre. Según el programa, su objetivo es “explorar el poder de los espacios como motor del deseo, y muestra que la arquitectura ha actuado en el control de las conductas y ha sido fundamental en la construcción de los estereotipos de género en nuestra sociedad patriarcal”. Dos interesantes muestras culturales de una realidad actual.


Perspectivas a futuro

En cuanto a la mujer en Internet, existen espacios digitales en Colombia que aportan mucha información y recursos para usar en las aulas y fuera de ellas, por ejemplo la web dedicada a los derechos de las mujeres en los espacios digitales, con actualización constante de la información en su cuenta de Twitter. Destaquemos una de sus reflexiones en un tuit: “En redes sociales y en internet los discursos de odio y discriminación contra las mujeres representan lo que se vive en espacios presenciales”.

El compromiso educativo de la sociedad también ha de prestar atención al papel de la mujer en el campo tecnológico. De acuerdo con la Fundación Mujeres por Colombia, el país necesita más mujeres profesionales en el sector TIC. La Fundación Corona cita un estudio de la consultora Deloitte, en el que se afirma que, a finales de 2016, menos del 25 por ciento de los puestos en la industria de las tecnologías de la información (TI) en los países desarrollados estarán ocupados por mujeres -y en Latinoamérica- ese número es aún menor. Ángela Escallón, directora de la Fundación, anima a las mujeres colombianas a que se capaciten en tecnología para completar aspectos en los que laboralmente son mejores que los hombres: en las llamadas competencias “blandas” como la honestidad, el trabajo en equipo, cumplimiento y resistencia a la frustración. El Ministerio TIC ya dispone de programas y actuaciones para que las mujeres colombianas se apropien de la tecnología. Pero todo no es suficiente si no se cambian actitudes individuales y sociales.

El futuro necesita de actuaciones urgentes que tengan como efecto la igualdad y la erradicación de todo tipo de violencias. En el campo educativo y social, la exposición “Per ser nena” nos aporta líneas de actuación para conseguir cambios: “Hace falta construir capacidades para cuestionar modelos actuales de desarrollo, en vez de fomentar la conformidad con el orden existente. Por eso hay que educar a las niñas no solo en la alfabetización, las matemáticas y las materias escolares convencionales, sino también en los estudios críticos de historia, colonialismo, economía y globalización”.

Quedémonos, para finalizar, con todo un ejemplo. Un panel expuesto destaca a Malala, Premio Nobel de la Paz en 2014, la joven de Pakistán atacada a tiros por jóvenes talibanes por ir a la escuela y por hacer campañas a favor de la escolarización de las niñas. Ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y de 400 jóvenes dijo: “Un niño o una niña, un maestro o una maestra, un libro y un bolígrafo pueden cambiar el mundo”.

Visto 1461 veces
Evaristo González Prieto

Profesor y periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor de español, director y gestor del proyecto TIC de la Institución Educativa pública Torre del Palau, de Terrassa (Barcelona – España). Investigador en comunicación y educación, conferencista, formador en TIC y educación, colaborador con universidades y en estudios internacionales sobre educación y TIC. Blog: http://cibercomunicacioneducativa.blogspot.com.es/

@EvaristoG