La prevención del ciberbullying: una tarea de todos

La prevención del ciberbullying: una tarea de todos

La prevención del ciberbullying: una tarea de todos

Comprender el panorama actual del acoso a través de medios digitales para generar estrategias de prevención y apoyo a las víctimas.

El acoso es una realidad de la que actualmente se tiene un mayor conocimiento gracias a la superación del silencio y del anonimato, a los servicios de ayuda telefónica o personal, a la explicación de los casos para enfrentarse a los acosadores, a las denuncias, a las campañas preventivas y al eco de algunos casos en los medios de comunicación y redes sociales, aunque a veces sean contados de forma tan espectacular que crean preocupación social. Este fenómeno se da en los centros educativos y también fuera de ellos, de forma presencial o por medio de los recursos que ofrece Internet. Sin llegar a crear ni caer en alarmismos innecesarios, la sociedad ha de estar en guardia e implicarse para que el respeto a las personas prevalezca por encima de actuaciones puntuales de quienes se aprovechan del poder de Internet. Los casos más espectaculares deberían servir para comprender la importancia de la educación en prevención. Existen víctimas, agresores, testigos, docentes y familias que a veces ignoran los pasos que han de dar y, sobre todo, un determinado entorno social propenso a la creación de ese ambiente, dando un mal uso a herramientas digitales que son capaces de hacer mucho daño.

Según las declaraciones del director de la Fundación Amigos Unidos , Ricardo Ruidíaz, “El ciberbullying es uno de los fenómenos que más está afectando emocionalmente a los niños y adolescentes de Colombia”.


Ciberbullying

El acoso por Internet entre menores es el resultado de muchos factores: el mencionado entorno social, el acceso a los celulares y otros dispositivos a temprana edad sin control ni normas de ningún tipo, el poder del anonimato, la influencia de programas de televisión, videos o redes sociales, donde se difunden juegos de moda que pueden conducir al suicidio - como el de la Ballena Azul-, la falta de programas educativos preventivos, la escasa formación del entorno familiar o como consecuencia de la imitación adolescente de ciertos comportamientos del mundo adulto.

{quote}

El acceso a la red comienza desde muy temprana edad. Este inicio precoz genera que las supuestas habilidades y destrezas del niño ante la máquina se conviertan en el caldo de cultivo para comportamientos posteriores que no respeten a las otras personas. La libertad de acceso a Internet exige responsabilidad en el uso y alguien tiene que enseñar y educar a los jóvenes en este aspecto. Familias y educadores necesitan formación y actuaciones. Actualmente existen buenos manuales o guías, cursos, webs especializadas como ‘ciberbullyng’ o ‘Informática forense de Colombia’ y grupos como la Fundación Amigos Unidos –Stop Bullying Colombia, que aportan medios para la prevención y la orientación para la búsqueda de soluciones. No obstante, el profesorado y las familias han de ser conscientes de que su papel presencial es básico.


Realidades

Los problemas relacionados con la ciberseguridad afectan a todos los países. En España, por ejemplo, según noticias de prensa, una de cada cuatro personas ha sido víctima de una ciberamenaza en los últimos meses.

La familiarización de los niños con los celulares y con las redes sociales puede desembocar en la exposición pública de la privacidad, sin atender a las normas de uso de cada red ni haber tenido un acompañamiento por parte de los adultos. Un clic gratis es una fuente de información para las aplicaciones que utilizen los usuarios y a medida que más información se aporte, más vulnerable puede llegar a ser. Los datos personales se cotizan muy alto y la responsabilidad en su manejo a menudo se origina después de ver las consecuencias de una mala utilización: hackeo de cuentas, virus, fraudes, publicidad engañosa o en casos más extremos caer en la órbita de redes de pedófilos, venta de drogas o traficantes de intimidades.

Los casos que se publican demuestran una realidad de acoso, de soledad y de desamparo familiar, así como de la crisis en que cae quien es víctima de los mensajes que se comparten por las redes. Las denuncias abundan, se han de hacer ante las autoridades, y descubren el sufrimiento que se provoca. La dureza de los testimonios (como el de la adolescente colombiana de 14 años que sufrió acoso escolar físico y luego virtual) puede servir para convertirlos en estudios de caso en aulas y familias , de los cuales se pueden extraer grandes aprendizajes y criterios de actuación. Las cifras publicadas en la prensa digital son preocupantes: más de 400 niños en Colombia se han suicidado por el ciberbullying. Según la ONU, el 55% de los jóvenes latinoamericanos han sido víctimas del ciberacoso.


Prevención y medidas

Los expertos en la materia han llegado a la conclusión de que la prevención es fundamental, tanto para las familias como para las instituciones educativas. La práctica diaria exige seriedad, criterio y conocimiento, ya que la vida de un adolescente puede depender de la forma que se actúa ante una situación de ciberbullying.

Prevenir significa:

• Conocer y educar en los derechos de las personas, que también llegan al mundo digital. Se deben determinar límites y formas de actuación.
• Explicar qué es la privacidad personal, qué significa y dónde están los límites cuando se interactúa en Internet. La identidad digital debe ser cuidada en todos los detalles, puesto que el rastro que las personas dejan en la red dice mucho de cada uno.
• Acompañar a los niños y adolescentes desde la práctica, no solo con consejos teóricos. Se recomienda analizar casos con espíritu educativo a fin de ayudar a extraer enseñanzas.
• Analizar los factores de riesgo y potenciar los factores de protección de los alumnos.
• Unificar los criterios de actuación en los centros escolares, con el compromiso de priorizar el tratamiento de aquellos casos que se presenten.
• Respetar las normas de las redes sociales, límites de edad y consejos de seguridad o sistemas de denuncia. Muy a menudo, hay niños que presumen de su presencia en las aplicaciones a edades que no les tocaría. Infringen la normativa pero también el sentido común. Detrás debería haber familias que supieran cómo actuar antes de que se presente un problema.
• Valorar las implicaciones y responsabilidades como usuarios activos de Internet, un espacio donde hay de todo pero a donde no se deberían trasladar las discusiones, los desacuerdos, la violencia, los problemas sentimentales o personales. Las simulaciones y la suplantación de personalidad son fuente continua de problemas. Internet tiene muchos aspectos positivos pero también existen muchos riesgos para los niños.
• Buscar la implicación de todo el entorno: charlas impartidas por policías y expertos, reuniones con familias, información de ex alumnos mayores que conozcan el tema.
• Aprovechar las reflexiones de los adolescentes ante la realidad para convertirlas en aprendizajes. Los jóvenes saben deducir actuaciones, aunque después algunos no las cumplan como consecuencia de la presión del grupo o al dejarse llevar por actos reflejos.
• Crear mediadores entre los mismos alumnos. Se debe generar una implicación entre iguales de los adolescentes en la lucha contra el ciberacoso. En la Comunidad de Madrid existe un programa llamado Cibermentores, una experiencia que funciona y da buenos resultados.

¿Cómo saber si un adolescente o niño está siendo víctima de ciberacoso? Actualmente se dispone de muchos y valiosos documentos que ayudarán a los padres y docentes descubrirlo con pautas claras sobre qué hacer en estas situaciones. Existe un decálogo de prevención contra esta práctica, así como información sobre los peligros del sexting o el grooming, la pornografía infantil en Internet o el uso de redes sociales para adultos. A su vez existe una presentación sobre el cyberbullying que fue mostrada como parte del Encuentro de Directivos USDIDEA de Medellín en Barcelona, el pasado mes de julio.

En la sociedad digital actual, los derechos de las personas siguen vigentes. Internet debe convertirse en una escuela de valores humanos y en una fuente de conocimiento, nunca de acoso. Esta práctica nos afecta a todos.

Visto 377 veces
Evaristo González Prieto

Profesor y periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación, profesor de español, director y gestor del proyecto TIC de la Institución Educativa pública Torre del Palau, de Terrassa (Barcelona – España). Investigador en comunicación y educación, conferencista, formador en TIC y educación, colaborador con universidades y en estudios internacionales sobre educación y TIC. Blog: http://cibercomunicacioneducativa.blogspot.com.es/

@EvaristoG