Telemedicina a caballo: grandes paradojas de nuestro país

Telemedicina a caballo: grandes paradojas de nuestro país

La capital del Valle del Cauca, Cali, vio nacer la semana pasada, un proyecto piloto de Telemedicina que beneficia a trece corregimientos, Montebello, Golondrinas, La Paz, Felidia, Saladito, La Leonera, Pichindé, Los Andes, El Hormiguero, Villa Carmelo, la Buitrera, Pance y Cascajal. Lo sorprendente de la noticia, sin menospreciar la llegada del servicio de salud a estos lugares de difícil acceso, fue que la entrega de computadores, cámaras Web, equipos de comunicación a los médicos generales encargados de la misión, estuvo acompañada de caballos y sillas de montar. “Paloma”, la yegua del médico rural John Fredy Piedrahita, será su fiel compañera en este nuevo trabajo, que le Secretaría de Salud de la localidad le ha encomendado.

La estrategia que tiene como nodo central el Hospital Cañaveralejo, el cual cuenta con una red de conexión a través de quince antenas ubicadas en cada uno de los corregimientos, pone en evidencia que para brindar soluciones apropiadas no basta con aportar los mejores recursos tecnológicos, sino conocer el entorno de los lugares a impactar y determinar lo realmente necesario para los mismos.

En otras palabras, las personas que habitan estos corregimientos, aparentemente, podrían acceder a un servicio de salud en Cali con un recorrido no mayor de cuarenta y cinco minutos o una hora. No obstante, la realidad no es tan sencilla y dichas personas se ven abocadas a toda medicinauna travesía cuando una enfermedad o una molestia de salud los aqueja. El transporte no es el más indicado, ni ofrece diferentes rutas en el día, y claro está hace incurrir en gastos en los que los habitantes de ladera difícilmente pueden sortear. Más aun cuando en los centros de atención las largas horas de espera o las cancelaciones de cita, son cosa de todos los días. Pero, si los siete médicos empoderados del proyecto, como John Fredy, tuvieran que vivenciar estas mismas dificultades, los éxitos de la telemedicina serían escasos y estarían viciados por los problemas de movilidad.

Ante esta panorama, los caballos y herramientas de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC – están poniendo al servicio de la comunidad la posibilidad de atención en sus lugares de vivienda, solución que seguramente ayudará a mejorar las tasas de atención y salubridad en las zonas. Contar con un especialista a través de una cámara Web, con la disponibilidad para brindar el diagnóstico adecuado y en el momento justo, hará que las condiciones de estas personas sean dignas y apropiadas.

Celebro entonces, con gran regocijo y admiración, la llegada a lomo de la telemedicina, por más paradójico que pueda sonar. La tecnología es llamada a apoyar diferentes ámbitos de la vida cotidiana en los que se presentan dificultades, ofreciendo nuevas formas de gestionar la información y las relaciones entre los seres humanos, y en este caso puntual, el acceso a la salud. Pero nunca, a de dejar atrás las utilidades y beneficios de las herramientas tradicionales.


María Juliana Tobón F.

Asesora Proyectos Especiales

Corporación Colombia Digital

www.colombiadigital.net

e-max.it: your social media marketing partner
Read 7914 times
Juliana Tobón

Asesora
Corporación Colombia Digital